a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
 

Febrero -2009

 
       
 

16/02/2009

  Santiago (Chile)

 

Comienzo un nuevo año de viajes a lo largo del mundo. Mi primera etapa es Chile, así que ayer por la noche, salí de casa en compañía de mi familia al aeropuerto de Hondarribi con la nostalgia de las despedidas, pero mitigada por el interés que me demuestran para que disfrute al máximo de esta ilusión de viajar. El viaje ha sido largo pero estupendo, ya que al embarcar en Madrid y a pesar de tener el asiento ya cogido, me han dicho que viajaría en Business. No me han dicho el motivo, pero estaba en una lista especial, tal vez, por el tipo de billete. El caso es que las 13 horas de viaje se me han pasado bastante rápidas y cómodas. He llegado a Santiago con buen tiempo y maravillándome todavía por el hecho de, haber cenado con mi familia y desayunado casi en el otro extremo del mundo.

He llegado al hotel después de patear un rato el centro de la ciudad, porque el autobús del aeropuerto me he dejado a 1 Km a pesar de que según el chofer el hotel estaba a "4 cuadras" y es que, según he podido apreciar después, "todo está a 4 cuadras". Cuando preguntas dónde está algún sitio, la respuesta es siempre la misma, aunque realmente no lo sepan, porque te dan direcciones opuestas.

Después de dejar la cosas he salido a visitar la ciudad y como tenía hambre me he metido a comer temprano en un local de menús, donde he podido comprobar que por entre 3 y 5 € puedes comer decentemente.

Cuando estaba comiendo se ha acercado un señor y me ha empezado a hablar y la verdad es que no le he entendido nada de lo que me ha dicho, pero el repetía la pregunta que yo traducía ¡¡¡ so, a ca par apa !!! señalándome mi bebida de zumo de frutas. En ese momento se ha acercado la camarera y le ha echado la bronca, aclarándome que me estaba preguntando si el zumo había que pagarlo aparte o si entraba en el menú. Parece ser que su menú era diferente y no entraba la bebida, por lo que se la habían cobrado y quería saber si no le habían timado. Por lo menos parece que puedo pasar por chileno, porque con toda la gente que había en el local, podía haber seleccionado mejor.

Después de comer y aprovechando el buen tiempo he subido al Cerro de San Cristóbal para sacar algunas fotos de la ciudad. He pasado mucho calor a lo que me tendré que habituar de nuevo, después de estar 3 meses en casa pasado por agua y con frío. Al subir me he acordado de Donosti porque he tenido que coger un funicular idéntico al del Monte Igueldo, con el mismo sistema y cruce en mitad del camino. Al atardecer he andado por la zona del centro de la Plaza de Armas, donde con una temperatura estupenda todo el mundo se echa a la calle y se forma un ambiente extraordinario. Me ha parecido que el atardecer es la mejor hora del día para disfrutar de Santiago.

Mañana lo dedicaré a visitar la ciudad y ver los puntos de interés que tiene. La primera impresión que he tenido es de una ciudad bastante desarrollada y limpia como muchas españolas donde aprieta el calor y se aprovechan las horas más frescas para animar sus calles.

 

 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

17/02/2009

  Santiago (Chile)

 

Hoy me he levantado dispuesto a recorrer Santiago y verlo a fondo. He bajado a desayunar y había un grupo de jóvenes inglesas con quienes he empezado a hablar y resulta que conocían Donosti. Hemos estado comentando cosas de Igueldo y Urgull y se ha mezclado en la conversación una señora mayor americana. Diciendo cada uno de donde éramos, ella nos ha dicho que su pueblo no lo podíamos conocer porque era más bien pequeño. Nos ha dado el nombre de Bakersfield y yo me he acordado de que bajando de Yosemite al Parque Nacional de Joshua Tree en California hace unos años, dormimos en ese pueblo. Le he tenido que dar detalle de dónde estaba situado porque no se lo podía creer que lo conociera. Al final se ha convencido y le ha dado mucha alegría saber que su ciudad "estaba en el mundo" tal como ha dicho, poniendo cara de satisfacción.

Ha sido un desayuno muy agradable y después he salido a andar. En primer lugar he ido al Cerro Santa Lucía, que está bastante cerca del hotel y he dado un paseo por sus jardines sacando algunas fotos, porque Santiago tiene bastante buena perspectiva para los paisajes urbanos. Está rodeado de cerros que te dan la altura suficiente para tomas panorámicas. A lo lejos se divisaban los Andes, pero la gran polución que hay casi impide verlos y eso que dicen que ahora está el cielo bastante limpio y que en invierno es peor.

Después me he ido al parque de las Esculturas que está situado a la orilla del río. Un río que no lleva excesiva agua pero la que tiene baja con gran fuerza. He cogido el Metro y me he llevado la agradable sorpresa de que tanto las estaciones como los coches parecen nuevos. Sin aglomeraciones y con un precio equivalente a 1/2 € por viaje, es la mejor opción para desplazarse por Santiago.

He parado a comer en un sitio típico y por 4 €, he comido el plato del día que constaba de verduras y pollo con arroz. Así da gusto, comer bien y tan barato.

Por lo demás, Santiago me ha parecido una gran ciudad, su gente en general parece europea pero mucho más amable. Todo está limpio y se respira un ambiente en general relajado. Tiene detalles de ciudad sudamericana cuando la calle se llena de vendedores ambulantes, algunos que protestan con temas religiosos, artistas, pintores, actores y todo una parafernalia de personajes que animan al viandante.

Mañana cojo el avión con destino al desierto de Atacama, pero volveré un par de veces de nuevo a Santiago en mis desplazamientos por el país y continuaré disfrutando de esta agradable ciudad.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

18/02/2009

  Santiago - Calama (Chile)

 

Hoy me he trasladado al norte de Chile, al desierto de Atacama. He aterrizando en el pueblo de Calama, que es como un oasis en una zona dura de arena y polvo a 2250 m de altitud. Esta ciudad es muy conocida por sus minas de cobre y se nota su riqueza por los elevados precios de los hoteles, junto con una numerosa oferta de servicios ¡¡¡ exclusivos !!! para hombres. Por la calle reparten invitaciones de pubs y lugares de alterne, lo que recuerda a las ciudades mineras del oeste que salían en las películas, pero "en moderno". En la calle principal, una estatua de cobre inmortaliza a un minero taladrando el suelo, como reconocimiento a la razón de ser de la ciudad.

La mina de cobre de Chuquicamata, una de las mayores del mundo, es de dimensiones impresionantes: 4,5 Km de largo, 3,5 Km de ancho y 800 m de profundidad. Un vertiginoso abismo en pleno desierto, recorrido por camiones tan grandes como casas y que visitaré cuando me dirija más al norte, ya que me cogerá de camino.

La buena noticia ha sido que no he tenido ningún problema para montarme en el avión de la compañía aérea Lan, llevando un billete cogido por Internet en su web de Chile, lo que me he ahorrado casi la mitad de su precio, respecto a que si lo hubiera hecho desde el web de España, aunque realmente lo contraté en casa. Así que, si alguien tiene que coger vuelos interiores en Chile, que no lo dude y que se conecte a www.lan.com y elija como país Chile. En Argentina es diferente porque ya avisan de que exigirán la carta de residente argentino y que no dejarán montarse en el avión a quien no la tenga.

He llegado al atardecer y he salido a ver un par de calles animadas sin más interés que el de pasar la noche, y mañana coger el coche que tengo reservado, comenzando mi periplo por San Pedro de Atacama y los varios puntos de interés que hay por el desierto.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

19/02/2009

  Calama /Valle de la Luna / San Pedro de Atacama (Chile)

 

A primera hora me he dirigido a la Casa Álamo donde tenía reservado un coche para el tiempo que viajaré por el norte de Chile. El precio de alquiler es bastante bueno y lo amortizaré en cuanto me organice un par de visitas en lugar de contratar excursiones, aunque no siempre es posible hacerlo.

He montado toda la parafernalia del sistema de navegación con algún que otro problema de que el enchufe del encendedor del coche no daba corriente y es la toma que uso como alimentación tanto de la PDA como del receptor. Después de un buen rato de salsear he visto que en algunos momentos sí daba energía por lo que probando he dado con la posición idónea, y es que el coche aunque no tiene muchos kilómetros tiene mucho polvo e inutiliza algunos contactos.

He llegado a San Pedro de Atacama al mediodía después de un viaje sin contratiempos y me he dirigido directamente al hostal bastante barato dentro de lo cara que es esta zona y que tenía registrado, donde me he hospedado en una habitación diminuta con una sola ventanilla, cosa que se agradecía por el intenso calor que ha hecho: 30º a 2.500 metros de altitud.

He salido rápidamente para situarme respecto a las excursiones que voy hacer y ver qué problemas puedo tener con un coche normal en este desierto y hasta dónde puedo llegar sin riesgos de quedarme atascado en la arena.

Después de visitar varias agencias y de comer en un puesto callejero todo un pincho a la brasa de 5 trozos de carne, cebolla y chorizo, por el módico precio de 1 1/2 €, parece que sólo voy a tener problemas por el trazado y piso para visitar los geysers del Tatio, por lo que he cogido una excursión que me levantará mañana a las 3 1/2 h. de la madrugada. El resto de visitas parece que puedo valerme solo.

Al atardecer he realizado la primera de ellas al Valle de la Luna, porque uno de los mejores momentos es al atardecer. He andado sin problemas por el piso de arena dura y he visitado cañones, subido a dunas, y me he hartado de sacar fotografías. Todos los paisajes eran preciosos y el momento de colorido sensacional, llegando la culminación con una espectacular puesta de sol.

Bueno me marcho rápidamente a dormir porque me quedan muy pocas horas de sueño.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

20/02/2009

  San Pedro de Atacama /Geysers El Tatio (Chile)

 

Hoy no he dormido más de 2 horas seguidas, porque como siempre ocurre cuando tienes que madrugar, duermes mal. Tal vez porque ayer pasé mucho calor y sed, por lo que bebí varias Coca-Colas, el caso es que me he levantado con mucho sueño y en el viaje que ha durado 2 horas de ida, no ha habido forma de descansar. El camino era de tierra con muchísimos baches y badenes y a la velocidad que íbamos vibraba todo.

El motivo de la hora de salida tan intempestiva ha sido que teníamos que estar al amanecer en el Tatio a 100 Km de distancia para ver los geysers en su mejor momento de actividad.

El Tatio está a 4.400 m de altitud y cuando hemos llegado los termómetros marcaban -5 º. Así es como los geysers alcanzan la máxima altura que no es más que 10 metros, pero el contraste entre el agua hirviendo y la baja temperatura exterior hace que se vaporice y se formen columnas que ascienden, componiendo un paisaje realmente bonito: amanecer, más la salida del sol, más las fumarolas y todo ello en pleno desierto, crea bellísimas imágenes y mucha plasticidad.

Conforme salía el sol hemos ido entrando en calor y nos han dado un "desayuno ligero", es decir, un mini bocadillo de queso y un vaso de chocolate caliente. Menos mal que como ya he estado en excursiones similares, he aprendido a aceptar de que estás en manos de lo que come el guía, que normalmente no es mucho, y como suele pensar que los demás comen como él, lo llevas claro. He llevado galletas en abundancia, lo que me ha salvado de ¡¡¡ perecer de inanición !!! Yo y alguno más a quien le he tenido que ofrecer después de verle la cara de impotencia y súplica con la que me miraba. A mí el frío me da hambre y como ya me conozco en estas situaciones en las que no tienes a donde recurrir, suelo llevar algo por si acaso. De todas formas, ya le he dicho al guía que podía haber llevado unos huevos y los hubiésemos cocido allí en los geysers y todos tan contentos y sin hambre.

Después, parece que para compensar nos ha llevado a un poblado perdido en el desierto, donde no había más que 6 vecinos que se dedicaban a los rebaños de llamas. Bueno a eso y a vender a los turistas la carne de llama hecha a la parrilla, que es muy parecida a la de avestruz. Lo bueno que tiene Chile es que este tipo de comidas son baratísimas, menos de 1 1/2 € el pincho, pensando además que nos han cobrado el "impuesto de turista pardillo".

Curiosamente cuando íbamos a ese pueblo hemos visto junto al camino, una llama que acababa de parir y estaba la placenta todavía caliente. La cría todavía no se podía poner en pie pero la madre no le hacía ningún caso y según nos han dicho, eso era buena señal. La verdad es que después de un rato ya se ha levantado y mamaba tan tranquila.

Al mediodía hemos vuelto a San Pedro de Atacama, después de recorrer los 100 Km de vuelta por una pista infame. Pero como mi trabajo no ha terminado me he pasado toda la tarde, seleccionando las fotos para el reportaje de Atacama que espero terminar mañana, de un montón enorme de tomas que he hecho. He estado preparando las páginas y subiendo todo ello al servidor de Internet, así que estoy roto y en cuanto acabe este diario, me iré a la cama a recuperarme de la noche anterior y de este ajetreado día.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

21/02/2009

  San Pedro de Atacama /Salar / Altiuplano / Valle del Jere (Chile)

 

Esta noche he dormido más de 10 horas seguidas, por lo que me he levantado como nuevo y dispuesto a recorrer por mi cuenta, los lugares importantes que me han quedado por visitar. Primero, he salido en coche hacia el Salar de Atacama que es el salar más extenso de Chile. Dentro del salar había una reserva de flamencos y resultaba curioso que en un entorno tan árido hubiese una laguna.

En la entrada al parque he tenido otra conversación a cuenta de la marca "Quechua" de mi jersey, y es la segunda, la primera en Japón con un alemán que conocía Donosti, Ahora ha sido el guarda que sabía que esta ropa se vendía en Francia y me ha estado preguntado si era de buena calidad. Yo no entendía su interés, hasta que me he acordado que la palabra "Quechua", es el nombre de una lengua que antes se hablaba por aquí y el guarda quería saber si se estaba haciendo buen uso de ella, al menos por la calidad del tejido.

Después me he dirigido hacia el altiplano por rutas de caminos, que no daban demasiados problemas al coche, además de que como no es el mío, tampoco me importaba mucho. No obstante, he andado con cuidado porque una salida del camino suponía quedarte atascado en la arena, y no había prácticamente circulación. Circulaba a casi 5.000 metros de altura y se notaba tanto en la potencia del coche como en mí, porque cuando andaba o me agachaba, se me iba un poco la cabeza y tenía que quedarme quieto y respirar profundamente.

He comido en un pueblo llamado Socaire, en una cocinería, como aquí le llaman a los sitios donde se come, que son principalmente pequeñas casas donde viven y que destinan un cuarto grande a comedor para los visitantes. Me han dado una ensalada de varias cosas, entre las que destacaban unas "habas viejas como camiones". Creo que ha sido la única comida que desde niño he odiado, y de hecho, ni me acuerdo cuantos años hace de la última vez que la comí, pero hoy me he empeñado en no dejar ni una, sobre todo por respeto a la familia que con mucho cariño me las ha servido. La verdad es que no me han disgustado, por lo que no entiendo porqué les tenía tanta fobia. Después me han servido un plato de carne guisada con arroz y verduras, que estaba deliciosa. Y para terminar un racimo de uvas tan grandes como melones, de las que venden en Donosti y que son de aquí, pero claro, estaban mucho mejor y más dulces.

He comenzado el retorno hacia San Pedro de Atacama y me he desviado en Toconao, hacia el Valle del Jere, que es un auténtico oasis. Estaba lleno de lugareños bañándose en un precioso río que transcurría por una quebrada y con bastante agua. Es increíble que en los sitios más desérticos, la naturaleza premia con lugares irreales, en este caso, con agua que me imagino que bajaría del Volcán Licancábur que estaba nevado.

A media tarde he llegado al hostal y me he conectado a Internet para hacer videoconferencia con mi mujer Carmen, hemos estado un buen rato hablando y contándonos cosas del carnaval y me resulta todavía increíble que desde este remoto lugar, de buenas a primeras, pueda hablar y verme con mi familia.

El resto de la tarde la he tenido que dedicar a los reportajes por la cantidad de material que tenía hoy también, pero he quedado contento de las fotos que me han salido, porque este lugar lo merece.

Mañana dejaré Atacama y me iré en coche hacia el norte por la costa.

 

Ver reportaje
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

22/02/2009

  San Pedro de Atacama /Iquique - por la costa (Chile)

 

Hoy ha sido un día turístico de carretera. He salido de San Pedro de Atacama por la mañana y en Calama he cogido dirección a Tocopilla que está en la costa, para subir por una carretera en la que no pierdes de vista el mar, hasta llegar a Iquique.

Conducir en Chile es bastante cómodo y los conductores son muy respetuosos con los demás, tanto que también aquí tienes que aprender sus costumbres, porque en estos temas no hay 2 países iguales. Durante el viaje hasta la costa había rectas interminables y con muy poco tráfico, y cuando alcanzaba a algún otro coche o camión, me sacaban el intermitente de la izquierda, lo que ha hecho que la primera vez no les adelantase, aunque no venía nadie de frente. Después de unos segundos me volvían a dar los intermitentes, y claro yo, continuaba sin adelantar. Después de varias intentonas e intermitentes, me he decidido a adelantar porque no sabía cual podía ser el problema y cuando estaba a su altura, ha levantado los brazos como diciendo que ya era hora, por lo que después de varias repeticiones, he llegado a la conclusión de que es la forma de decirte que pases y que no hay problema. Es decir, lo opuesto de lo que hacemos nosotros. Una costumbre un poco extraña y me he fijado que es lo que hacían cuando venían coches, para decirte que no adelantases y realmente no han hecho nada. En algún caso han accionado las luces de parada de emergencia, pero no sé si era el caso. Tampoco comprendo qué entendían los que venían detrás mí, cuando yo iba adelantar a otro, ¿que me podía adelantar el de detrás a mí? o que yo iba a adelantar al de delante. Espero enterarme mejor de cómo funciona este tema, porque me parece peligroso.

Aquí también se llevan siempre las luces encendidas y el problema son las pocas gasolineras que hay, al menos, en el trayecto que yo he hecho. Parece que si te quedas tirado, en algunas fondas y restaurantes puedes conseguir que te vendan algo, según me han dicho. Gracias a que el coche consumía poco, he podido llegar a mi destino ya con la reserva encendida.

Por lo demás creo que hoy he visto el auténtico desierto. Enormes montes de arena y pedriza que llegan hasta el mar, con una costa de pequeñas rocas volcánicas y nada de agua dulce, poquísimos pueblos de casetas de uralita y calor, muchísimo calor. En la costa aunque había playas, la mayoría de ellas no llegaban hasta el mar, sino que había una barrera de rocas que dificultaba el acceso para bañarte, eso y la frialdad que debe tener el agua, ha hecho que prácticamente no haya visto a nadie bañándose hasta Iquique.

Una costa preciosa principalmente por su crudeza y que me ha impresionado por la fuerza del paisaje, acrecentado por la incertidumbre de si me quedaría tirado sin gasolina.

He llegado a Iquique y después de buscar un hostal, ya que el que tenía referenciado en el GPS era bastante caro, he optado por quedarme en el llamado "Las Blancas", en la zona del pueblo antiguo y a muy pocos metros del anterior.

Después de una ducha he salido a dar una vuelta y el pueblo me ha parecido un lugar muy agradable a pesar de ser turístico. Un precioso paseo de varios kilómetros por la playa, un ambiente muy festivo, una calle de casas coloniales y una puesta de sol sobre el Pacífico, han completado un día de fuertes sensaciones y de final apacible, cenando en una terraza con una temperatura ya fresca y escuchando canciones de La Tuna: Clavelitos, chotis y demás.

Mañana continuaré hacia Arica más al norte, pero a la vuelta espero estar otro día aquí en Iquique para disfrutar al menos de una tarde parecida a la de hoy y sacar algunas fotos.

 

Ver curiosidad:

Un campo de golf sólo para buenos jugadores

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

23/02/2009

  Iquique / Arica (Chile)

 

Si pensaba que ya había visto el desierto de Atacama, estaba muy confundido. El primer día vi la imagen bonita y espectacular; ayer, su crudeza en la costa; y hoy, su lado más apabullante, o a mí me lo ha parecido. Me he sentido tan insignificante dentro de tal inmensidad de montañas de arena y pedriza, con quebradas de más de 1.000 metros de profundidad, que ha habido un momento que he parado para ver el paisaje y al ver el fondo y la pendiente de arena que había, he optado por circular sin cinturón de seguridad, porque me he imaginado saliéndome de la carretera, cosa no infrecuente con el arenilla que barre constantemente la carretera en el desierto y me he sentido más seguro, sabiendo que ante una incidencia podría saltar del coche.

He llegado a Arica por la única carretera que lo une con Iquique y la zona central de Chile, ya que se encuentra a 20 Km de la frontera de Perú y es la ciudad más septentrional del país. He encontrado muy rápido el "Hostal Colonial" que lo tenía bien referenciado y me ha asombrado que por 13 € tengo una habitación con baño, televisión, garaje cerrado, Wi-Fi, desayuno incluido, y además todo muy limpio. Se aprecia bastante diferencia de precios en función del turismo y aquí principalmente vienen de vacaciones los propios chilenos.

He dado una vuelta por la tarde y he subido a un peñasco llamado "El Morro de Arica", desde donde tenía una estupenda vista de la ciudad y de la costa. Por lo demás, aparte de la curiosidad de que Eiffel construyó la iglesia de San Marcos y la Antigua Aduana, no tiene nada especial, salvo que es base para visitar el Parque Nacional Lauca y yo mañana haré un recorrido sacado de una agencia de excursiones, que suele ser otra buena fuente de información para no perderte los puntos de interés, pero lo haré por mi cuenta, llegando hasta el lago Chungara que debe ser digno de ver. ¡¡¡Mañana lo sabré...!!!

 

 

Ver reportaje

   
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

24/02/2009

  Arica / Putre / Arica (Chile)

 

Ayer terminé mi diario con la frase ¡¡¡Mañana lo sabré...!!!, y nada más lejos de la realidad. Me he levantado temprano para dirigirme al altiplano y ya he visto que había nubes en la lejanía pero no les he dado importancia. Conforme he ido ascendiendo, ha empezado a llover y cuando he parado a comprar agua antes de Putre ya me han avisado que había granizo y que no se veía nada. He seguido por eso de que ya había hecho más de 100 Km pero me he metido en una densa niebla y eso me ha parecido demasiado. Se oían truenos en la lejanía y cada vez había menos luz. Estaba a 4.000 metros y ya se notaba que el coche no respondía con normalidad, así que he tomado la decisión de darme la vuelta y cambiar de planes.

Cuando volvía he parado a fotografiar 2 tipos de cactus que me han parecido curiosos y que estaban a ambos lados de la carretera y ha parado otro coche también a fotografiarlos. Era un joven chileno que me ha aclarado entre risas el nombre de los cactus: uno se llamaba "Candelabro" y el otro me ha dicho mirando de reojo al coche, ¡¡¡El cojín de la suegra!!! y de hecho he mirado e iban en el coche una joven y una señora. Nos hemos estado riendo un rato y todavía no sé si ha parado para sacar las fotos o para hacer el chiste, pero no le he querido decir que en San Pedro de Atacama, me habían dado el mismo nombre para otro tipo de cactus y que tenía todavía más pinchos. Lo importante está claro que no es la planta, sino la figura de la madre política y el cariño que se le profesa también aquí en Chile.

¡¡¡ Adivina los nombres de los cactus !!!

 

He vuelto a Arica y he buscado la alternativa de ir a visitar el valle de Azapa, donde hay una ruta llamada "de la aceituna" y existe un museo sobre la historia y cultura precolombina, donde guardan los restos de "Las Momias de Chinchorro", que deben de ser las más antiguas del mundo, con más de 6.000 años. Realmente el museo no me ha parecido interesante, pero cuando iba hacia allí, he visto una especie de garaje con techo pero al aire libre, como un museo de coches de época, cosa que en estas latitudes me ha parecido muy inusual.

Al final, el día se ha ido arreglando un poco, gracias a la libertad que me ha dado el coche para cambiar de planes. Mañana volveré a Iquique, parando en un pueblo costero llamado Pisagua, que una amable espectadora de TeleDonosti llamada Ana, que se enteró de mi viaje a Chile, me ha recomendado de forma muy especial.

Ver curiosidad:

Un garaje de coches de época en el desierto de Atacama

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

25/02/2009

  Arica / Pisagua /Iquique (Chile)

 

Pues sí, Ana tenía mucha razón, Pisagua ha sido una preciosa excursión y que además, me ha desviado muy poco de mi trayecto de vuelta a Iquique. Le doy las gracias, porque aunque había leído algo en las guías y lo he visto como tours en Arica, no me imaginaba que este pueblo por otro lado, con una triste historia, estuviese emplazado en un lugar tan inhóspito, con una carretera de descenso por una pared casi vertical y fuese un bellísimo rincón encuadrado en una bahía de intenso color casi azul marino.

La parte histórica, por lo menos la más reciente es mejor ni recordarla, porque fue una colonia de presos, en la dictadura de Pinochet y me imagino muy efectiva por su difícil accesibilidad. Todavía quedan vestigios de las prisiones que no he querido ni fotografiar, porque parecían lamentables. También había un cementerio descubierto recientemente con fosas comunes, y que dio la voz de alarma a la comunidad internacional.

Pero bueno, en lo que se refiere al pueblo actual, es muy curioso, la mitad está derruido por el paso del tiempo de su reciente historia y en la otra mitad, existe actividad pesquera y algo turística.

He estado paseando un buen rato y todos los vecinos me saludaban muy cordialmente, por lo que ha sido muy agradable. Parece que puedo pasar por chileno y mucha gente se para a hablar conmigo. Ayer a la puesta de sol, estuve casi media hora hablando con un señor que me dio toda serie de consejos de lo que debo comer, cuando vaya a la isla de Chiloé en el sur.

En el desayuno, el dueño del hotel me ha dado unos datos curiosos. Me ha dicho que hay mucha xenofobia y que realmente hay mucho mestizo, pero que nadie quiere reconocer que lleva sangre india. Él mismo, me ha confesado que no le importaba decir, que su madre era india, aunque parecía bastante blanco, ya que sus abuelos eran catalanes.

La verdad es que antes ya comenté que Santiago tenía algunos ambientes parecidos a ciudades europeas, y parece que buena parte de los chilenos se sienten descendientes directos.

He llegado a Iquique al mismo hotel del otro día y he salido al atardecer a dar una vuelta por esta agradable ciudad, en su mejor hora, cuando ya no aprieta el calor.

Mañana muy temprano saldré con dirección a Calama, donde cogeré el avión para volver a Santiago y al día siguiente cambiar de escenario en la Patagonia.

 

 

Ver reportaje de Iquique

 

Ver reportaje de Pisagua

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

26/02/2009

  Iquique / Calama / Santiago (Chile)

 

De que iba a salir hoy temprano como dije ayer, nada de nada. Después de terminar todas mis tareas diarias con los reportajes y diario, abrí el correo electrónico y tenía una comunicación de las líneas aéreas Lan Chile, para que hiciese el autocheck-in por Internet. Cuando voy a elegir asiento, me doy cuenta de que la hora de salida del avión era a las 9 de la mañana desde Calama. Después de comprobar con mi documentación, vi que era yo el que estaba confundido porque pensaba que salía por la tarde. Ya había anochecido y se me cayó el alma a los pies, pues estaba a más de 400 Km de distancia y con desierto de por medio. Pero no tenía más remedio que intentar cogerlo, porque no había más vuelos ese día y al siguiente tenía que coger otro avión para la Patagonia.

Rápidamente, he rehecho el equipaje y he salido del hotel con un cabreo enorme, por mi mala cabeza y porque conducir tanta distancia de noche por el desierto me daba mucho respeto. Piensas que el sueño te va a vencer, que te puede salir algo y que puedes tener incidentes con muy poca ayuda. Así que con esa sensación de disgusto, he llenado el depósito de gasolina a tope y he comprado agua, galletas y chicles, porque mascar dicen que ayuda a no dormirse.

Hasta ahí parece una crónica con un presagio bastante negro, pero la realidad ha sido la de un viaje muy cómodo, sin ningún incidente, sin sueño y muy rápido, ya que a las 3 y media de la madrugada entraba en Calama y hasta me ha dado tiempo de ir al hostal que estuve antes y dormir un poco. La carretera de Iquique a Calama es estupenda y la ausencia total de tráfico y curvas, ha hecho que sacara una media extraordinaria, sin arriesgarme en absoluto.

Mientras conducía, sí es verdad que he tropezado con algunos perros salvajes que se acercaban a las luces, pero sin ningún contratiempo. Así que también he visto por decir algo, el desierto de Atacama de noche y con la negrura que da la ausencia total de luna. También es cierto que el estar solo te hace pensar que: puedes pinchar una rueda y no se veía nada, un fallo mecánico y nadie que te pueda ayudar, etc., pero todo ha salido estupendamente y gracias de nuevo al GPS he ido controlando como me desplazaba en la ruta sin perderme en ningún momento.

He entregado el coche, ya que les había avisado por teléfono de mi anticipación, he cogido el avión a su hora y he llegado a Santiago a media mañana, volviendo al mismo hostal que estuve antes. He salido a comer, y cuando estaba esperando en un semáforo con mi GPS de mano, intentando que cogiera la señal de los satélites, se me ha acercado una chica que ha dicho ¡¡¡ mira igual que el mío !!! y era cierto. Ella llevaba colgando del cuello un GPS igual, y me ha contado que era cartero y entregaba correspondencia. Me ha enseñado su sistema que con un lector de código de barras más el receptor GPS, me ha contado que sabían en la Central dónde estaba en todo momento. Se me ha quedado mirando y me ha dicho ¡¡¡pero usted no es cartero!!! y le he tenido que explicar cómo lo usaba yo.

La verdad es que en Chile estoy teniendo más contacto humano que en ninguna otra parte, tal vez por no tener la barrera del idioma. Todo el mundo es muy amable y enseguida te habla y nuestro país suena bien aquí, no como en México. Todo el día estás oyendo música hispana y los cantantes de nuestra zona son auténticos mitos.

Mañana saldré para Punta Arenas y claro, he mirado bien los horarios para que no se repita lo de esta noche. No obstante, como se suele decir, siento que ¡¡¡ estoy vivo !!! y puedo resolver todavía situaciones comprometidas.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

27/02/2009

  Santiago / Punta Arenas / Puerto Natales (Chile)

 

Ya estoy en la Patagonia. Parece increíble la velocidad con la que te puedes mover. La noche anterior atravesaba el desierto de Atacama, hoy he dormido en Santiago y ahora estoy en Puerto Natales (Tierra de Fuego). Todo ello después de haber aterrizado en Punta Arenas, haber alquilado un coche y conducido 250 Km por un paisaje inhóspito y bastante monótono, contra un fortísimo viento constante de posiblemente más de 120 Km/hora, el cual, me impedía casi salir del coche para sacar fotografías, al no poder abrir la puerta por la presión que ejercía.

El viaje ha sido cómodo y puntual, durando casi 3 horas. Continúo sin tener problemas con el billete, lo que me hace plantearme repetir la experiencia en los vuelos internos que haré en Perú. Además debo decir que por ahora la compañía LAN está funcionando muy bien.

Hemos sobrevolado el pequeño volcán que está en erupción muy cerca de El Chaitén, pero grande en polémica. El país está dividido en la visión de cómo abordar estas situaciones. Por un lado, están los que dan la razón al gobierno porque éste tiene la obligación de velar por la seguridad de los ciudadanos y por lo tanto los quiere trasladar a lugar seguro, pero no se sabe bien en qué condiciones. Por otro lado, están los que protestan porque dicen que ya somos mayores como para saber lo que hay que hacer y si alguien decide quedarse por su cuenta y riesgo, tiene todo el derecho del mundo y nadie puede quitárselo.

Cuando estaba recogiendo el coche en la Casa Álamo de Punta Arenas, el joven que me atendía al ver el pasaporte, me ha dicho que su abuelo también era de Donosti, que había emigrado durante la guerra civil y que se apellidaba Uriarte. También sabía lo bien que se come en nuestra tierra, porque el había estudiado cocina, aunque no ejercía porque estaba muy mal pagado el oficio aquí, pero que sabía de los acuerdos en materia gastronómica que había entre las 2 ciudades.

Si a eso le añades que durante la cena he escuchado todo el repertorio de Mocedades, porque los del restaurante debían ser unos auténticos seguidores del grupo, aunque un poco pasados en el tiempo, he tenido la sensación a pesar de la distancia, de estar muy próximo a mi casa. Por todos los sitios ves la propaganda de Movistar, Santander y BBVA.

Me he acercado a la Oficina de Turismo y he conseguido cantidad de información de la zona, por lo que me puedo valer solo para ver los principales sitios como las Torres del Paine. Además he tenido suerte con el coche, ya que como no tenían el que yo había reservado me han dado una camioneta pickup, que es perfecta para moverme por caminos de tierra y entrar en zonas más difíciles para los turismos.

Así que mañana haré un recorrido por las principales atracciones que son Las Torres del Paine y la cueva del Milodón.

 

Volcán en erupción en el Chaitén
El estrecho de Magallanes
 
Puerto Natales
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

28/02/2009

  Puerto Natales / Torres del Paine / Cueva del Milodón (Chile)

 

Tal como tenía previsto, he salido temprano de Puerto Natales para ir al Parque Nacional de Las Torres del Paine, que está a 130 Km . He cargado a tope de combustible por si acaso y nada más salir de la gasolinera, he visto a un par de jóvenes mochileros que estaban "haciendo dedo". Cuando me acercaba, uno de ellos se ha puesto de rodillas y juntando la manos me ha implorado. Ante esa imagen y porque aquí es muy habitual este tipo de forma de viajar, les he parado. Iban al mismo destino que yo, así que han cargado sus mochilas en la caja del pickup y nos hemos puesto en marcha. Han resultado ser israelíes, cosa que me ha sorprendido un poco y se dirigían a hacer una travesía de 9 días. Uno de ellos hablaba un poco de español y hemos estado conversando durante todo el viaje, unas veces en inglés y otras en español. Me han dicho que llevaban 6 meses viajando y resulta que aunque no conocían prácticamente Europa, si sabían del Atlethic de Bilbao y del País Vasco.

A la entrada al parque nos hemos despedido y yo he seguido mi ruta admirando los impresionantes bloques de granito tan característicos del Parque Nacional. El tiempo no era bueno y las cimas estaban cubiertas, por lo que no he podido captar toda su espectacularidad, aunque tampoco me puedo quejar del tiempo. Como siempre ocurre, las imágenes que esperas encontrar son las que has visto en las fotografías, siempre con sol, en la mejor temporada y hora del día. En cualquier caso, he disfrutado mucho moviéndome por esta zona, aunque haya sido casi siempre en coche. Hoy aquí también ha hecho un viento terrible con el que era muy desagradable caminar, ya que siempre pegaba de frente. Incluso sacar fotografías con el trípode ha sido un martirio, porque tiraba la máquina.

En un punto del camino me he salido al arcén y luego no conseguía volver a la carretera. El coche se ha hundido en la grava y patinaba. He tenido que parar un autobús para que me echara una mano y ha resultado ser militar y lleno de mujeres. Aquí en Chile, las mujeres voluntariamente pueden hacer el servicio militar. El único hombre era el chófer y ha dudado riéndose de que fueran a ser de alguna ayuda. Pero enseguida me han empujado y me han resuelto el problema, eso sí, he tenido que posar muy gustoso con ellas para las fotos de rigor y como constancia de su fortaleza y eficacia.

Hoy parece que ha sido el día de la "ayuda en carretera", porque cuando salía del parque he parado a 2 chicas que "hacían dedo" y querían ir a Puerto Natales, también mi destino. Eran chilenas y venían de hacer un recorrido de varios días por el parque y me han estado contando cosas de Chile que me han venido bien, como el que encontrar israelíes aquí es muy común, porque éstos creen que en el holocausto su tierra prometida está en esta zona, y debe haber una amplia diáspora que debe estar comprando terrenos. También me han reconocido su cierto racismo, pero únicamente con los peruanos porque sólo "vienen a jodernos". Ellos son indios incas y aquí somos indios mapuches que no es lo mismo, me han dicho con orgullo.

He parado un rato para ver la cueva del Milodón, que es donde se encontró la piel de un animal enorme y desconocido, con cierto parecido al oso pero mucho mayor. Lo mejor era la enorme cavidad en la roca formando una gran cueva sin continuidad.

Mañana volveré a Punta Arenas, porque aquí el tiempo empeora todavía más y hay algunos sitios interesantes para visitar allí.

 

Ver reportaje

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 
© Viendomundo.com
Volver