a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
 

Octubre - 2008

 
       
 

01/10/2008

  Kioto (Japón)

 

Hoy he comenzado el día mal, pero después se ha arreglado hasta ser posiblemente el día más bonito de mi visita a Japón. He salido temprano dispuesto a comprobar si todo lo que se dice de Kioto es cierto y me gusta, porque ayer el tiempo lluvioso restó muchos puntos en mi apreciación.

Por la mañana el tiempo volvía a presentar mala cara y aunque no llovía estaba muy oscuro. He comenzado con el Palacio Imperial y cuando he llegado me han comunicado que era necesario apuntarse a un recorrido guiado y que hasta las 14 H. no podría hacerlo. Primera visita fallida y primer cabreo, así que he decidido olvidarme del palacio y continuar mi itinerario porque tenía otros muchos lugares por ver.

El siguiente destino ha sido el castillo de Nijo-jo, que es otra de las visitas obligadas en Kioto. He cogido la entrada y he accedido al interior en el que no se podía sacar fotografías, aunque también es cierto que no lo hubiera hecho, porque el contenido era salas con tatamis y paredes pintadas con motivos de paisajes japoneses de valor artístico, a lo que yo no le he encontrado ningún interés especial. Dentro de esta visita se recomendaba ir a los jardines del palacio de Ninomaru y cuando he llegado ¡¡¡ me he quedado boquiabierto !!! Allí estaba delante de mis ojos, el jardín japonés de mis sueños. Una autentica preciosidad a la que no le faltaba de nada. No es que hiciese falta recorrerlo para ir disfrutando de pequeños rincones bucólicos, sino que en una sola imagen el paisaje lo tenía todo. Como es natural he estado muchísimo tiempo disfrutando de esta vista y sacando fotos desde todos los ángulos y distancias. Después me he enterado que su diseñador fue un maestro de té y paisajista, llamado Kobori Enshû. Creo que a este señor le debieran haber dado un premio por esta auténtica obra de arte. Hasta el tiempo se ha puesto a mi favor y ha salido el sol, que ha permanecido durante el resto del día.

Uno de mis objetivos al venir a Japón era visitar los 3 jardines considerados más bellos de Japón, de los que he estado en 2. Éste, tal vez por sus pequeñas dimensiones, no estaba entre los elegidos, pero en belleza es inigualable. Creo que esta visita se me quedará grabada para siempre.

He continuado mi programa de visitas a templos y he ido encontrando jardines por todas las esquinas: Heian Jingu, Konchi-in y Tenjuan, y no he estado en más por falta de tiempo. Todos ellos con sus particulares y preciosas características, aunque para mí, no del nivel de belleza del de Ninomaru.

Un maravilloso día, posiblemente el que más he disfrutado en mi estancia en Japón, que ha comenzado con malos augurios pero que ha cambiado de forma radical, acompañándome hasta el buen tiempo.

Como las predicciones meteorológicas continúan siendo buenas para ascender el monte Fuji, mañana cogeré el tren con destino a Gotemba, para desde allí el viernes subir al volcán.

 

   
Reportaje de Kioto
Especial jardines de Kioto
 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

02/10/2008

  Kioto / Gotemba (Japón)

 

He abandonado Kioto para acercarme al monte Fuji y concretamente a la ciudad de Gotemba, desde donde salen autobuses con destino a la estación nº 5 del volcán y que es el sitio más común, desde el cual partir.

Durante todo el viaje ha hecho un tiempo estupendo, hasta que he llegado aquí y el Fuji estaba cubierto de una densa capa de nubes. Todavía no lo he visto, salvo desde el avión en una imagen irrepetible. No hay forma de que muestre la cara y mira que lo he intentado en repetidas ocasiones.

Pero ahí no acaba la cosa. Lo primero que he hecho al llegar ha sido acercarme a la Oficina de Turismo para preparar el viaje hasta dicha estación nº 5 y me han dado la noticia. "No es posible subir hasta la cima del Fuji porque está cubierto de nieve". Al oír esto no me lo podía creer y se lo he hecho repetir de diferentes formas por si lo había entendido mal, pero no, durante estas 2 semanas que he estado esperando para que mejorara el tiempo, ha debido estar nevando continuamente.

Después de pensarlo me ha parecido lógico y aunque normalmente en esta época suele poderse subir, esta vez la borrasca ha enfriado la temperatura en la montaña, con estas consecuencias. Está visto que estoy gafado con este tema que me hacía tanta ilusión, pero que se le va hacer. Lo que sí haré mañana es ir hasta la estación nº 5 y ver si tengo suerte y al menos puedo ver el volcán de cerca, aunque ya no lo tengo claro ni esto último, a pesar de que continúan las buenas previsiones meteorológicas. Subiré aproximándome hasta donde pueda, lo que me permita tanto el camino como el tiempo disponible, ya que también los horarios del autobús se han reducido a un solo servicio, tanto para ir como para volver al pueblo y el tiempo entre ambos no da para mucho.

Por lo demás Gotemba parece un pueblo fantasma, nada que ver con hace un par de semanas que estuve en coche aquí mismo y había atascos descomunales.

¡¡¡ A mal tiempo buena cara !!! Mañana veré la forma de disfrutar todo lo que pueda, pese a estas importantes limitaciones.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

03/10/2008

  Monte Fuji (Japón)

 

Parece que el Fuji y yo, tenemos una batalla montada. Me he acercado a la hora de salida del autobús a la estación y la primera sorpresa ha sido al intentar coger el billete. En la ventanilla me han dicho que sólo hay servicio los sábados y domingos. En la oficina de turismo no me dijeron nada de esto y además me dieron un papel con el horario. Primer cabreo del día y he decidido coger un taxi para no darlo por perdido. Además ya tengo billete de tren para mañana, así que no me voy a quedar más tiempo y las predicciones meteorológicas cambian para mañana.

He ido a la parada de taxis y por educación he dejado a un señor que cogiera el único que había, el cual, me lo ha agradecido muy efusivamente. Ha llegado otro taxi conducido por una mujer ( y con esto no quiero decir nada), y aunque no hablaba nada de inglés he conseguido explicarle que quería ir a la estación 5 para subir al monte Fuji, que por otro lado, es el sitio más famoso de este pueblo.

Había mucha niebla y después de unos 20 Km, ha parado el coche en un recodo y me ha dicho que allí era. Había un camino hacía arriba, el cual estaba vallado para que no se pasase. Yo no me lo podía creer, el sitio no podía ser ese y así se lo he hecho ver. Llevaba hablando por teléfono durante todo el viaje porque pienso que no sabía donde era el destino y yo no me he fiado de ella. ¡¡¡ Qué iba yo hacer allí !!! con una niebla de mil pares y además, después como volvía al pueblo. Por allí no pasaba nadie y no podía llamar a ningún taxi porque mi teléfono aquí no funciona. Me he enfadado y le he dicho que me volviera a llevar a la estación con la intención de dar con alguien que supiera dónde estaba la dichosa estación nº 5. Cuando volvíamos seguía hablando por teléfono no sé con quien y de pronto ha parado a la entrada de un cuartel militar. Se ha bajado y ha empezado hablar con el de la puerta. Éste se ha marchado y ha vuelto con un soldado occidental que me ha preguntado que es lo que quería. ¡¡¡ Qué cojones iba yo a querer, pues nada !!! perder de vista cuanto antes a aquella señora que tenía tanto de amable como de inepta. Así que he conseguido seguir el camino de regreso y he empezado a darle vueltas al coco, porque debido a mi experiencia en la nieve me ha parecido que la niebla estaba muy baja y que posiblemente arriba estaría bueno, así que he decidido alquilar un coche y andar a mi aire. Hay situaciones que hay que ir resolviendo sobre la marcha y el coche me daba libertad. He ido a la Oficina de Turismo, donde la misma señorita de ayer, a quien le he explicado lo que había pasado con el autobús y el taxi. Se ha lamentado con muchos gestos y me ha pedido disculpas, porque se le había pasado decirme lo del autobús.

Me ha dirigido a una oficina de alquiler de coches y allí he cogido por menos de 30 €, un coche pequeño, es decir, por menos de la mitad de lo que me ha costado el taxi, he tenido un coche para todo el día con navegador incluido. He vuelto por la misma carretera del taxi y he seguido hacia arriba hasta que de pronto, he salido de la niebla y me he encontrado de golpe con el volcán. Hay que decir que la mejor vista la tiene desde abajo, reflejándose en un lago o emergiendo por encima de los densos bosques, pero me he llevado un alegrón al poder verlo finalmente. También debo decir que nieve no he visto por ningún lado.

He llegado a una de las famosas estaciones nº 5, la correspondiente a Gotemba y era como lo que esperaba, un parking con restaurante y terrazas para disfrutar de las vistas. Sin decir nada, he comenzado a subir hasta donde me dejaran, el tiempo era bueno y no veía nieve. He llegado a la estación nº 6 y allí controlaban que no se siguiera subiendo, aunque realmente no he sabido la razón. Como el paisaje era tan precioso por encima de las nubes, he comenzado a rodear el volcán a media altura disfrutando muchísimo, porque había un sinfín de colores mezclados. Aquí el otoño ya ha llegado y muchas plantas presentaban los preciosos tonos amarillos. He conectado con otra subida en la que no había marcas de prohibición y durante 1 hora y media he estado peleando con la lava suelta. Costaba muchísimo dar el paso sin resbalar hacia atrás. He llegado hasta otra estación y allí he vuelto a ver marcas de prohibición del paso, por lo que he decidido no continuar y darme la vuelta.

Se me ha ocurrido de que al estar tan suelta la lava podía bajar medio corriendo/esquiando y he extendido el trípode de la cámara de fotos y a modo de bastón me he lanzado por la pendiente cuesta abajo, sin apoyarme prácticamente para no romperlo y ¡¡¡ ha funcionado !!! he bajado en 7 minutos lo que había tardado 1 hora y media en subir, aunque una vez abajo he pensado que había hecho una verdadera tontería por el riesgo que he corrido sin darme cuenta, más que nada, porque estaba solo.

Un maravilloso día en el que creo que hemos quedado en tablas en nuestra peculiar batalla. El Fuji no me ha dejado subir hasta arriba, pero yo lo he pateado por los flancos e incluso lo he ¡¡¡ humillado bajando !!! Creo que ha sido un justo premio a mi tesón, por cambiar la dirección de un día que ha empezado realmente mal, en base a pelear buscando soluciones alternativas.

Mañana cogeré el tren y marcharé de un tirón hasta Fukuoka en el sur de Japón, para desde allí, ir retrocediendo poco a poco durante los 12 días que me quedan.

 

 
 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

04/10/2008

  Gotemba / Fukuoka (Japón)

 

Hoy ha sido día de viaje. Me he desplazado a Fukuoka en el sur, a través de 3 trenes, 2 de ellos "balas", con los que he recorrido 1.200 Km en algo más de 5 horas, con algunas paradas y un transbordo de tren en una estación con 45 minutos de espera, incluidos. Así que poco que contar, salvo que me sigue pareciendo extraordinario el servicio, tanto en comodidad como en rapidez y puntualidad.

Cuando iba a la estación en Gotemba, he visto de nuevo el Fuji. El cielo estaba despejado y sólo lo he podido ver entre calles y tejados de las casas. Parece como si me despidiera en tono burlón, ya que el único día que se ha podido contemplar desde abajo, desde donde las imágenes son las más bonitas, yo me marchaba de allí acarreando mi equipaje entre calles.

Mañana a primera hora vuelvo a coger el tren hasta Kumamoto, desde donde tengo intención de acercarme a la zona de Aso-san, donde hay una gigantesca caldera volcánica.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

05/10/2008

  Fukuoka / Kumamoto (Japón)

 

Aunque hoy ha estado lloviendo durante una buena parte del día, he disfrutado de esta ciudad que con buen tiempo tiene que ser una gozada de visitar. Me he desplazado a los sitios en un tranvía muy antiguo, que no era turístico, sino que formaba parte de la red de transporte local porque no hay Metro.

Kumamoto tiene varias atracciones turísticas y como sólo tengo un día para visitarla me he centrado en los 3 puntos más importantes y que están bastante céntricos.

El castillo de Kumamoto-jo, es una de las mejores reconstrucciones que se han hecho en Japón y me ha recordado al castillo de Matsumoto, no sé si porque los 2 terminan en "...moto", aunque es un final de palabra muy común en Japón. Después me he acercado a un antiguo poblado de samuráis llamado Gyobutei de Hosokawa, el cual tenía los mejores interiores de casas japonesas que he visto, incluso con algún pequeño jardín entre ellas.

Una maravilla las líneas tan simples y rectas de los innumerables listones de madera con papel, utilizados en las clásicas mamparas correderas para dividir los espacios y que dan una sensación de limpieza y tranquilidad. Hasta me he encontrado a una señora con quimono en una sala y que era otra visitante como yo, lo que ha terminado de dar una imagen auténticamente japonesa al lugar.

Por último, he vuelto a coger el tranvía y he atravesado la ciudad "a paso de tranvía", que después de haber llegado en un tren "Shinkansen", me ha resultado algo sorprendente que todavía queden estas reliquias aquí. Ha parado de llover cuando llegaba a los jardines de Suizenji-Kôen y cuando he entrado me ha sucedido lo mismo que en el de Ninomaru de Kioto, que vas sin tener un interés especial y te quedas boquiabierto de la imagen que te encuentras. Bellísimo, sería el calificativo más adecuado para definir este entorno que casi está a la altura del de Kioto. He disfrutado durante un par de horas recorriéndolo 2 veces y parándome continuamente para observar el diseño y el perfecto cuidado de hasta los más pequeños detalles. Hasta los peces, más que carpas parecían "meros" de lo grandes que eran.

Otro precioso día y otro de los "grandes jardines japoneses" grabado en mi memoria para siempre.

Mañana iré a la zona de Aso-san, para ver un volcán que parece ser que todavía está activo y en función de la intensidad de los gases que emana, se puede subir o no.

 

 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

06/10/2008

  Kumamoto / Aso-san (Japón)

 

Algo tienen los volcanes de Japón en contra de mí. Primero el Fuji y ahora el Naka-dake en la caldera volcánica de Aso-san. He ido a primera hora de la mañana en tren desde Kumamoto y cuando he llegado al teleférico que sube, me han dicho que no era posible hacerlo, por el índice de toxicidad de los gases que estaban saliendo. No es que cambie dicho grado, sino que depende de la fuerza y dirección del viento puede afectar a quienes están en la cumbre.

Y como es natural, ¡¡¡ me tenía que tocar !!! Está claro que los volcanes de Japón no están contentos con mi visita y ponen todos los impedimentos a su alcance para que no los suba.

Pero también me lo podían haber dicho cuando he cogido el autobús desde la estación, porque ya lo tenían que saber. Los controles los hacen a diario, por lo que no les ha podido coger por sorpresa. Claro, pero con el montaje que tienen entre museo, varios restaurantes y multitud de tiendas de souvenirs, ¡¡¡ quien iba a ir !!! sabiendo la situación.

Hasta en Japón, donde el respeto entre personas es la base de toda relación y miran con lupa el comportamiento ajeno, todo lo relacionado con el turismo no escapa a la falta de escrúpulos para manejar situaciones que no interesa perder. Eso si, siempre legales, porque no se miente, sólo se les "olvida" avisarte, cuando no interesa "el mensaje" a dar.

Cuando me han dicho la causa por la cual no podía subir, ni me he planteado saltarme la prohibición, por el riesgo que podía entrañar y que no era ninguna tontería, así que me he dedicado a pasear por la zona sacando algunas fotos y retrocediendo por el monte hasta el museo que estaba a unos 3 Km.

El museo era muy moderno y con bonitas instalaciones, en las que podías ver imágenes de la actividad del volcán en real, pero no es lo mismo. Sentirse uno allí arriba debe ser una sensación diferente que el verlo en una pantalla, aunque ésta sea panorámica.

Han echado una película del volcán, pero más parecía una venta promocional turística de la zona, que una explicación divulgativa del fenómeno de su creación y actual situación, que tenía que haber sido muy interesante, porque ha habido no hace tantos años varios muertos por erupciones y ésta es la caldera más grande activa en el mundo.

A la tarde me he vuelto a Kumamoto, con la sensación de no haber aprovechado al máximo la visita a este volcán, que por las fumarolas que se veían desde abajo y las fotos que se exhibían, es realmente impresionante.

Mañana empiezo el retorno hacia el norte con la primera escala en Hirosima.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

07/10/2008

  Kumamoto / Hirosima / Fukuyama / Tomonoura (Japón)

 

Si ayer tuve la sensación de no aprovechar el día lo suficiente, hoy ha sido todo lo contrario. Me he desplazado cerca de 550 Km en 3 trenes y un autobús, he paseado por Tomonoura (un pueblo de pescadores) y he estado en el castillo de Fukuyama.

Esto sólo se puede hacer en Japón, donde la infraestructura y la organización del transporte llega a límites de la perfección, junto con servicios adicionales de hospedaje cercanos a las estaciones de tren.

He salido de Kumamoto a las 8:30 h. de la mañana y he llegado a Fukuoka las 9:50 h. (180 KM). A las 10,05 h. cogía el Shinkansen llegando a Hirosima a las 11:15h (280 Km). He ido al hotel que tenía reservado, a dejar el equipaje y a las 11:45 cogía otro tren de nuevo con destino a Fukuyama, llegando a las 12:15 h. (70 Km). Y por último, he cogido un autobús a las 12:30 h. llegando a Tomonoura a las 13:00, (20 Km).

Tomonoura es como un oasis en el desierto. Dentro de la frenética vida del país, de prisas y comer de pie, aún quedan lugares donde pasear con tranquilidad, pescar y dejar correr el tiempo a ritmo pausado. En la costa del mar interior puedes disfrutar de unas horas diferentes, descubriendo pequeños templos que parecen escondidos, teniendo incluso en ocasiones que atravesar patios que parecen particulares para llegar hasta ellos.

Cuando volvía en autobús a Fukuyama, he visto el primer "altercado" en Japón, por llamarle de alguna forma. Cuando hemos llegado a una parada, el conductor que por su corpulencia parecía más un "luchador de sumo", ha comenzado a hablar en alto bastante educadamente. Yo le veía a través del retrovisor y he pensado que algo había hecho mal y se dirigía a mí, pero me ha extrañado que me hablara en japonés. El caso es que seguía hablando cada vez en tono más alto y no abandonaba la parada. Hemos estado un buen rato así y yo no sabía qué hacer. Le hacía señas por si era a mí a quien se dirigía, pero continuaba hablando sin parar, hasta que un señor que iba detrás mío y que yo no había visto, se ha levantado y dirigido hacia el conductor. Por lo que he entendido, debía ir comiendo algo y eso debe estar prohibido y aunque el señor también educadamente le decía que no era así, e incluido ha implicado a otros viajeros para que le ayudaran, éstos se han puesto a favor del conductor y ha terminado echándole del autobús, previo pago del ticket de las paradas recorridas. Eso si, todo sin levantar la voz. Tal vez porque "el luchador de sumo" imponía respeto y no necesitaba alterarse para que se le obedeciera. Está claro que en este país hay que andar con mucho cuidado de no transgredir las normas, porque son tan educados como inflexibles. Hemos continuado el viaje y de pronto el conductor ha pegado un frenazo y ha parado. Hemos estado esperando allí un par de minutos y yo de nuevo he pensado que tendríamos otro problema y que el chofer esta vez, sí que se iba a cabrear. Pero no, se trataba de esperar a que llegara una señora que venía andando toda preocupada por coger el autobús y a quien amablemente se ha dirigido "el luchador de sumo", indicándole que estuviese tranquila. En nuestro país, ambas situaciones seguro que se hubiesen ¡¡¡¡ tratado de forma muy diferente !!!!

Un bonito día que ha dado mucho de sí. Mañana iré a ver la isla de Miyajima que está considerada como otro de los grandes paisajes de Japón.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

08/10/2008

  Hirosima / Miyajima / Hirosima (Japón)

 

He acertado en seguir las predicciones del tiempo y dejar para hoy la visita a Miyajima. El día ha sido espléndido, tanto por el sol que ha lucido como por los sitios en los que he estado. Desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde, sin parar de andar, y así he terminado, ¡¡¡ derrengado !!!

La isla de Miyajima más que por su belleza en sí, lo que tiene es que de una parte, posee la imagen más fotografiada de Japón, el "torii flotante" (Puerta de entrada a un santuario sintoísta), que tantas veces hemos visto y que se utiliza como icono del país. De otra, la situación geográfica de la isla y su orografía, permite subir al monte Misen y tener una de las 3 mejores vistas de Japón. Realmente bellísimo el paisaje que he contemplado, después de subir por un camino precioso que atravesaba algunos santuarios que parecían de película.

A la tarde he vuelto a Hirosima y aunque no suelo ser muy dado a visitar escenarios tristes, he ido a la zona donde cayó la bomba atómica, cuyas ruinas han quedado como testimonio de la ¡¡¡ barbarie !!! cometida. El lugar impone, sobre todo porque se respira algo especial, una sensación de incomprensión, respeto, reconocimiento y recuerdo a las víctimas en su mayoría inocentes, todo unido. A la orilla del río he podido contemplar a 2 jóvenes que estaban solas con sus guitarras, cantando dulcemente en dirección a la cúpula representativa, formando una imagen realmente que impresionaba.

Por último y aprovechando un atardecer precioso, me he acercado casi corriendo hasta el castillo que está en un bonito emplazamiento, muy cuidado y donde he podido ver además una preciosa puesta de sol.

Un día perfecto en todos los sentidos al que me apunto para que se repita muchas veces.

 

 
Ver reportaje de Hirosima
 
Ver reportaje de Miyajima
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

09/10/2008

  Hirosima / Okayama (Japón)

 

Hoy he cumplido mi objetivo de ver los 3 jardines considerados como los más bonitos de Japón. Ya había estado en 2 de ellos, el de Mito, el de Kanazawa y con el de hoy completo la lista. Debo decir que éste sí que merecía esta distinción. Llamado Korakuen fue terminado en 1700 y es fiel al periodo Edo. Ha sido una maravilla visitar esta preciosidad y he estado mucho tiempo paseando y admirando todos los detalles. Como ha llegado la hora de comer y no había mucho donde elegir, me he decidido por la "maravillosa caja de la foto", que estaba compuesta por: pescado, pollo, arroz, setas, verduras, gelatina, y no sé cuantas cosas más que no conocía, pero ninguna dulce, a pesar de su apariencia. La verdad es que cuando tengo hambre, soy capaz de "comer lo que me echen" y ésa es una buena cualidad cuando viajas, porque nunca sabes con lo que te vas a encontrar. De cualquier forma, estar sentado tranquilamente con la comida japonesa y con la visión del jardín ha sido estupendo.

Después me he acercado al castillo y he tenido la agradable sorpresa de que había un grupo de músicos que tocaban música tradicional, acompañados de 2 señoritas que danzaban al ritmo pausado y de movimientos tan lentos que tienen estas danzas. Una bonita representación con el castillo como telón de fondo, sentado en los jardines de la entrada y disfrutando del folklore japonés. Aunque yo no soy dado ni entiendo de este tipo de arte tradicional, ha sido ¡¡¡ todo un regalo !!! para mis sentidos, porque me ha hecho sentirme realmente inmerso en otra cultura muy diferente de la mía. Tal vez, al estar solo, es más fácil tener estas sensaciones.

Un día también muy agradable, el de hoy. Con un tiempo tan bueno, estas visitas se disfrutan mucho más. El sol ha aportado luminosidad al jardín de Korakuen por lo que estaba al máximo de belleza, dando realmente una imagen espectacular.

 

 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

10/10/2008

  Okayama / Himeji (Japón)

 

En 20 minutos y a 285 Km hora he realizado el desplazamiento entre Okayama y Himeji. Un minuto después dejaba las maletas en el hotel y salía a visitar las 3 atracciones principales de esta ciudad.

Primero me he dirigido a una colina que estaba a 8 Km llamada Shoshazan, en la que se sitúan los templos Engyoji. Un complejo de edificaciones repartidas por un denso bosque y que lo que más sorprende son sus grandes dimensiones y los enormes postes y piezas de madera utilizadas. Es un lugar de culto al que muchos japoneses se acercan para pasar el día, paseando por el bosque, rezando en sus templos y comiendo en familia. Este entorno de bosque y santuarios perdidos fue utilizado en la película de "El último samurai", para rodar algunas escenas.

Al mediodía he vuelto a Himeji y después de comer me he acercado a su famoso castillo que es según dicen el más grande y mejor conservado de Japón. A mí personalmente, el que más me ha gustado ha sido el de Matsumoto, que aún siendo de menores dimensiones, el entorno de su ubicación y reconstrucción, tanto exteriormente como de su interior era magnífica.

Había bastante gente, como en todos los sitios que por el motivo que sea han adquirido fama, aunque a veces pueda parecer que ésta responda a motivos muy subjetivos.

A continuación he entrado en los jardines de Kokoen, en los que por el contrario no había nadie y ha vuelto a ser otro de los grandes descubrimientos. Aunque en la guía de Lonely Planet lo recomiendan, lo hacen por su cercanía al castillo y como complemento a éste. Para mí ha sido al revés, el complemento ha sido el castillo y la estrella, los jardines.

Tal vez porque el otoño ha comenzado ya y había cantidad de árboles con tonos dorados repartidos entre otros de color verde fuerte, creándose un entorno de contraste de colores, pero el caso es que ha sido realmente estupendo poder pasear durante mucho rato, prácticamente solo y contemplando la multitud de bellos rincones formados por los riachuelos y estanques. Este jardín por su configuración es para recorrerlo y aunque no tiene una vista panorámica de todo su contexto como el de Okayama, iba descubriendo pequeños paisajes idílicos que me dejaban impresionado por la maestría de su diseño. Se nota que una de las cosas que más ilusión me hacía de este viaje, era disfrutar de sus jardines y desde luego, ha sido una de las cosas que más me ha gustado de Japón.

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

11/10/2008

  Himeji / Kobe / Himeji (Japón)

 

Hoy he ido a pasar el día a Kobe. Esta ciudad fue la que más sufrió los efectos del terremoto de 1995, con la pérdida de más de 6.000 personas. En el puerto ha quedado una pequeña zona sin reconstruir como testimonio de la catástrofe.

Aunque Kobe no tiene grandes ni reconocidas atracciones, el día ha sido muy agradable, con bastante buen tiempo y suave temperatura. He subido en el teleférico de Shin-Kobe a lo alto de la colina sobre la que se desparrama la ciudad. Había una preciosa vista del puerto y contaba con un inmenso jardín estilo europeo con invernaderos muy modernos y multitud de plantas. Hay que reconocer que a pesar de no ser la época adecuada para las flores, el jardín estaba muy bien dotado, pero ¡¡¡ zapatero a tus zapatos !!! el diseño del entorno era más bien mediocre. Con las maravillas que hacen con sus jardines japoneses y lo bonitos que son, se empeñan en crear entornos que no dominan y les quedan como a los franceses las fuentes, es decir, una burda realización.

Cuando he bajado me he dirigido a Sorakuen, que es un jardín japonés; y éste sí que estaba bien, a pesar de estar embutido entre casas. El color rojizo del otoño le ayudaba formando contrastes de colores y no tenía nada que ver con el que acababa de estar.

He pasado un buen rato y he tomado dirección al puerto donde he comido. Debo decir, que me ha extrañado el siguiente tema: con lo que son los japoneses en lo referido al respeto hacia los demás, en el tema del tabaco se saltan la educación y ya he comido 2 días seguidos con vecinos de mesa, que me han atufado con el humo de sus cigarros. Supongo que no estaría prohibido fumar, pero si tanto alardean de su educación podían ponerla en práctica al menos mientras se come, ¡¡¡ que es cuando más jode que te ahumen !!! Así que "no es oro todo lo que reluce", porque no son tan respetuosos en temas relacionados con: explotar al turista ocultándole información sobre los servicios en funcionamiento y ahumarlo con los cigarros mientras come.

Dicho esto, en el resto de situaciones la amabilidad sigue siendo exquisita, hoy simplemente estaba mirando un mapa para saber por dónde tenía que salir de la estación del Metro y se me ha acercado un señor que iba con su maleta, preguntándome si me podía ayudar y me ha acompañado un trecho indicándome la salida. La verdad es que no te sientes un extraño en este país, porque tienes continuamente la sensación de que eres bien recibido. Te pasas el día diciendo: "arigato" (gracias) y konnichiwa (cuando te cruzas con alguien).

Por la tarde he estado en Chinatown que al ser sábado estaba abarrotada de gente. Había grupos musicales de jazz y música clásica amenizando a los transeúntes y creando un gran ambiente.

Mañana continuaré viaje con dirección a Osaka, para visitar esta importante ciudad en estos últimos días que me quedan en Japón.

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

12/10/2008

  Himeji / Osaka (Japón)

 

He cubierto otra etapa hasta Osaka. Esta es una de esas ciudades que sin tener nada especial en cuanto a lugares de verdadero interés, siempre se visita porque hemos oído hablar de ella en relación a la historia de Japón. Ciudad muy conocida por su famoso castillo, también restaurado y en contraste con los rascacielos de sus actuales modernas avenidas.

He llegado como viene siendo habitual en tren y me he trasladado a un hotel de los llamados "cápsula", o eso creía yo cuando lo reservé por Internet, porque la referencia que venía era de tener las habitaciones tan pequeñas y situadas como los nichos refrigerados de los tanatorios. Quería probar también este tipo de hoteles, que por otro lado no pueden tener las habitaciones mucho más pequeñas que las de los que he estado, pero la forma en que están situadas como ventanas de los nichos de un "camposanto" me intrigaba. El caso es que el hotel de "cápsula" nada, eso sí, el nombre es "Hotel Capsule Namba" y en Internet estaba considerado entre éstos, incluso había fotos que luego no se corresponden con la realidad. Pero como ya lo había pagado, no he tenido más remedio que quedarme, a pesar mío. Parece que los hoteles realmente "cápsula", sólo hay en Tokio.

Cuando iba hacia el castillo que es visita obligada, he ido a coger un Metro y me he situado en una fila que no había casi nadie, mientras que las demás estaban llenas. Me ha extrañado que los inventores del " no invadas mi espacio ", se apelotonasen habiendo sitio en otras filas. He mirado a mi alrededor convencido que algo estaba haciendo mal, porque en Japón te pasas el día preguntándote continuamente si vas cumpliendo las reglas. El caso es que no las estaba cumpliendo, he visto que había en el suelo un mensaje " sólo para mujeres" y es que no me acordaba que en este país, tan desarrollado, educado, respetuoso y todo lo demás, el tema del sexo y del acoso en el transporte público le ha llevado a tomar este tipo de medidas. Increíble pero cierto, me ha recordado a Egipto cuando Carmen, mi mujer, se tuvo que sentar en la parte delantera de un transbordador porque también era sólo para mujeres y no precisamente por temas de acoso. La realidad es que al final por los motivos que sean, los países desarrollados terminan comportándose como los subdesarrollados. Así que ya van 3 los temas en que les he pillado a los japoneses que no cumplen con su ¡¡¡ gran respeto !!! por los demás: el turismo, el tabaco y el sexo, y poco a poco, seguro que siguen saliendo más cosas.

Por lo demás, el día ha transcurrido sin pena ni gloria y mañana me marcharé de nuevo a Kioto, para terminar de ver algunas cosas que me quedaron pendientes en mi rápida visita anterior.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

13/10/2008

  Osaka / Kioto (Japón)

 

De nuevo estoy en Kioto. He llegado en 15 minutos desde Osaka y continúa el buen tiempo. Hoy me tocaba visitar la zona norte, que como el resto de Kioto tiene muchos templos que ver. Me he centrado en 2 de ellos: Ginkakuji y Kinkakuji, con nombres muy parecidos pero muy diferentes en su configuración.

Ginkakuji me ha decepcionado porque su templo estaba totalmente "empaquetado" y en plena restauración. A pesar de ello había una multitud de visitantes que abarrotaban el recinto, impidiendo prácticamente el circular. La verdad que no he sabido reconocer la importancia del lugar, salvo que históricamente el shogún Ashikaga Yoshimasa lo terminó en 1482 y pretendió cubrirlo de plata, aunque nunca se hizo. Es un templo Zen y en sus jardines hay unos conos de arena que parecen simular montañas sobre lagos. Lo que sí había y muchas, eran tiendas de souvenirs, lo que quiere decir que es muy visitado, aunque no entiendo el motivo de tanto interés, ni he podido entresacarlo de la información que me han dado.

Después he cogido un autobús para ir a Kinkakuji, que es un templo dorado sobre un estanque precioso y que lo hemos visto muchas veces representado, porque es uno de los monumentos más conocidos de Japón. Este fue un palacio de retiro para el shogún Ashikaga Yoshimitsu y el entorno es realmente bello y muy fotogénico: templo dorado, estanque y preciosos jardines. Aquí sí merecía la pena venir.

Después he intentado ir a ver los jardines de Shosei-en, pero cuando he llegado eran las 4 de la tarde y habían cerrado. Como el resto de lugares, por la hora, también estaban cerrados, he decidido continuar buscando por las tiendas de la calle más comercial de Kioto, "un torii, puerta de entrada a un templo sintoísta", que es una imagen que me parece muy bonita y un icono representativo de Japón, pero no ha habido forma. LLevo todo el mes buscándolo y no he encontrado ni un solo sitio que lo vendan, ni me dan ninguna pista donde buscar. Mañana que iré a Nara y como es una gran zona de templos, lo intentaré de nuevo.

 

Actualización reportaje de Kioto
Actualización reportaje jardines de Kioto
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

14/10/2008

  Kioto / Nara /Kioto (Japón)

 

Japón me despide pasado por agua. Hoy ha llovido como no lo había hecho desde que llegué hace casi mes y medio. Sin embargo, no me quejo del tiempo que he disfrutado durante toda mi estancia. Salvo aquellos días de espera para subir al monte Fuji, el tiempo y la temperatura en general ha sido muy agradable. A partir de hoy, parece ser que la cosa cambia radicalmente, ha bajado la temperatura y el día ha sido otoñal.

Eso ha desmerecido la visita y yo no he encontrado Nara a la altura de la información que tenía. Con 8 templos declarados Patrimonio de la Humanidad por su valor histórico, eso define la calidad el lugar, aunque yo no lo haya apreciado. Primero he ido al templo de Kofukuji y realmente no he visto nada que mereciese la pena, después me he acercado al de Todaiji y éste sí que merecía la pena. El templo con la mayor estructura de madera del mundo. Ya me había fijado y comentado las enormes piezas de madera que se ven aquí en Japón y lo bien trabajadas que están, pero la enormidad de éste que alberga en su interior un Buda de bronce y oro de 16 metros de alto, junto con otras grandes tallas de madera realmente asombrosas, se sale de los límites de lo normal.

He continuado el paseo hacia el santuario de Kasuga Taisha, que lo que más me ha gustado es el entorno boscoso en el que está ubicado, formándose imágenes surrealistas. La lluvia y el contraste de luz ha creado una bella imagen que he captado con mi cámara. Aunque realmente nunca se sabe lo que te va a salir, esta vez parece que ha habido suerte y he plasmado realmente lo que estaba viendo.

Como ha llegado la hora de comer y estaba completamente calado, he optado por volver a la ciudad. Menos mal que previsoramente me había puesto las botas de monte y el anorak. También siempre llevo encima el paraguas de Vietnam que todavía aguanta, pero que es más la sensación que da, que lo que realmente cubre. Lo único que hace es taparte la cabeza, porque el resto del cuerpo se te empapa.

Mañana abandono Japón con pena, porque realmente he disfrutado mucho en este país.


Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 
Resumen

 

Durante más de 1 mes he estado moviéndome por diferentes lugares del país. Dos de las cosas que se me han quedado grabadas son: la limpieza en todos los aspectos y el comportamiento tan exquisito de los japoneses, atentos con el visitante y dispuestos a ayudarle en todo momento, como si quisieran mostrarle su gran respeto y educación por los demás.

He visitado infinidad de templos, entre los que destacaría los de Kioto, Nikko y Nara, algunos preciosos parques nacionales como los de Fuji, Miyajima y Matsushima, y jardines, ¡¡¡muchos maravillosos jardines de diseño japonés!!! Los 3 más reconocidos del país en Kanazawa, Mito y Okayama, y el que más me ha gustado, el de Ninomaru en Kioto.

Un país que recomiendo visitar para conocer de primera mano una cultura diferente, con costumbres que en principio resultan chocantes y a las que cuesta un poco acostumbrarse, pero que un tiempo después, compruebas que son normas racionales de convivencia en un país superpoblado y con muy poco espacio físico para vivir.

El país más desarrollado de los que conozco. Su agitada forma de vida en las grandes ciudades, contrasta con la pausada existencia de sus pocos pueblos de montaña. Grandiosas infraestructuras y un sentido de la organización perfecto, hacen posible convivir tantos habitantes en tan reducido espacio, con una de las mayores calidades de vida del mundo.

Japón es un país al que mirar porque de él se puede aprender mucho y sobre todo, marca un prototipo de ciudades a las que de forma segura nos vamos acercando. Todo es pequeño, minihabitaciones, coches utilitarios, restaurantes con mesas compartidas y hasta las raciones de comida son pequeñas.

Se han superado con creces las expectativas que tenía para este viaje. He cumplido casi todo los objetivos que me había marcado al venir y he disfrutado muchísimo de una de sus principales atracciones para mí, sus jardines. Esos pequeños edenes creados por el hombre para concentrar todo lo que la naturaleza nos ofrece, con un estilo peculiar y con una belleza difícil de igualar.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

15/10/2008

  Kioto / Tokio (Japón) / Vancouver (Canadá)

 

Hoy el día en su mayor parte lo he tenido que dedicar a viajar. Un día que me ha durado 40 horas, ya que recupero las 7 horas de diferencia entre España y Japón, más otras 9 horas del oeste de Canadá puesto que estoy en Vancouver, así que en los próximos días tendré que aclimatarme y vencer el "jet lack".

El viaje ha sido bastante cómodo, a pesar de que venía un colegio entero de adolescentes. Como el avión tenía 2 pisos, han llenado la parte baja con los estudiantes y los "carrozas" en el piso de arriba intentando dormir pero con poco éxito.

El amanecer ha sido estupendo. Sobrevolando las montañas cercanas a Vancouver para aterrizar, he podido ver estos espectaculares paisajes como anticipo de lo que me espera.

Cuando he aterrizado he cogido un autobús que me ha acercado al hotel, que está muy céntrico y por lo tanto muy bien situado. Aquí hace bastante frío por lo que he tenido que sacar el anorak y ponerme la poca ropa de abrigo que he traído, incluidas las botas de monte. He salido a dar una vuelta por el paseo que bordea el puerto y que se dirige hacia el parque Stanley y he visto como el otoño impregna los árboles con coloridos preciosos.

 

Me he tenido que volver bastante pronto al hotel porque me caía de sueño y he dormido un rato antes de cenar. Mañana por la mañana tengo intención de recorrer a fondo el parque Stanley en bici, porque es la mejor forma de verlo por su extensión y he encontrado donde las alquilan. Ahora me voy rápidamente a dormir porque lo necesito urgentemente.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

16/10/2008

  Vancouver (Canadá)

 

No ha parado de llover ni un momento en todo el día, además del consiguiente frío y humedad. No he querido alquilar la bici porque me iba a calar y he decidido visitar el parque Stanley andando. He bordeado toda la orilla del mar, la cual tenía cerca de 10 Km y como el tiempo estaba muy cerrado, no he podido contemplar las maravillosas vistas que hay.

Hace casi 18 años que estuve aquí mismo, y la verdad es que no me acordaba de casi nada. Cuando he ido a ver los totems, me ha venido a la cabeza algunas imágenes de mi visita anterior, pero como entonces hizo buen tiempo, la aproveché bastante más que ahora.

He tardado varias horas en dar la vuelta al parque y después me he dirigido hacia Chinatown, de la que tenía más recuerdos. Cuando atravesaba una zona bastante céntrica, me ha sorprendido ver tantísimos indigentes y aunque ya había leído que había muchos, no suponía que se pudieran contar por cientos. Tal vez porque había cerca un centro de acogida donde me ha parecido que les daban de comer, el caso es que es difícil de entender que con las condiciones climáticas que hay aquí en invierno, no emigren a zonas más templadas. Muchos de ellos llevaban sus pertenencias en los carros de supermercado y transitaban principalmente pidiéndote dinero. También había muchos corrillos donde se manejaba droga y te la ofrecían constantemente, aunque los coches de la policía estaban con sus luces encendidas y girando, haciéndose notar.

Después de venir de Japón, la verdad es que aunque no quieras comparas y Vancouver ha bajado muchos puntos en mi ranking, porque tenía un buen recuerdo de mi visita anterior. Tal vez la climatología, temperatura y venir de un país mucho más desarrollado por lo menos en el aspecto de trato y convivencia, ha supuesto que me haya llevado una imagen negativa respecto a la buena que tenía. No obstante, espero que mañana vuelvan a mejorar mis sensaciones cuando vaya al norte, para recordar el puente de Capilano y subir a Grouse Mountain, aunque las predicciones son de mal tiempo también.

Como era de esperar estoy con el "jet lack" y como he dormido muy poco y mal, estoy que me caigo, así que ¡¡¡¡ mañana será otro día !!!!!

 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

17/10/2008

  Vancouver (Canadá)

 

Hoy el día ha salido como se esperaba, lloviendo a mares. Pero no he dejado que me afectara y he ido a primera hora de la mañana al puente de Capilano, para lo cual, he tenido que coger el Seabus que cruza del centro al norte de Vancouver.

El recuerdo que tenía de este puente colgante era bueno, pero nada especial. De entonces a ahora, han mejorado mucho esta atracción y además del puente, hay un recorrido muy bonito por dentro del bosque lluvioso, "nunca mejor dicho lo de bosque lluvioso, sobre todo hoy". Han tendido pasillos de madera entre los árboles y a una considerable altura, consiguiendo un paseo muy agradable. Los tonos ocres y rojizos de muchos árboles, le daban un toque muy especial al paisaje y he pasado un buen rato disfrutando del entorno.

Como estaba de camino y el billete de autobús me servía me he acercado al teleférico de "Grouse Mountain" considerado el mejor punto con vistas panorámicas, pero he desistido de subir. El que el tiempo estuviese tan cerrado no pudiendo disfrutar del paisaje, junto al excesivo precio de la entrada me ha llevado a darme la vuelta y dirigirme al "Seabus" para volver al centro de Vancouver.

He vuelto a Chinatown porque ayer no me dio tiempo de ver un jardín chino que estaba recomendado y llamado Dr. Sun Yat-sen. Aunque el diseño me gusta más el de los japoneses, la combinación de colores de sus árboles en esta época, lo hacía realmente espectacular.

Después he ido a la zona comercial en la que no había estado y allí me he vuelto a encontrar con una legión de indigentes, sentados en el suelo por todas las esquinas y pidiendo dinero. Hombres y mujeres, jóvenes y viejos de todo tipo, algunos de ellos gritando. Si a esto añadimos la cantidad de tiendas "retros" que hay, con sus escaparates de ropa tan especial, y el resto de tiendas que no lo son, están ya ambientadas con el próximo "Halloween", y también incluyo mi hotel, que tiene la entrada llena de esqueletos, ataúdes y demás. Y todo esto lo complementamos con una noche cerrada y lluviosa, el lugar era como para salir corriendo. Hasta he llegado a pensar que los mendigos eran parte del montaje de "Halloween", pero no, éstos eran reales y compañeros de los de ayer.

Vamos que las sensaciones respecto a Vancouver no han cambiado. Tiene partes preciosas en las que la naturaleza les ha hecho un auténtico regalo y otras desastrosas, en las que el hombre, ha contribuido poniendo su "granito de arena", consiguiendo romper la armonía y crear un entorno verdaderamente desagradable.

Mañana iré a recoger el coche que tengo reservado y saldré de esta ciudad con destino a Victoria en la isla de Vancouver, buscando entornos más naturales y menos degradados.

 

Ver reportaje
Ver reportaje Otoño en Vancouver

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

18/10/2008

  Vancouver - Victoria en la isla de Vancouver (Canadá)

 

Esta mañana he cogido el coche en el aeropuerto y seguido he puesto rumbo a Victoria en la isla de Vancouver. Al fin vuelvo a tener a pleno rendimiento mi TomTom Navigator y así da gusto desplazarte, he introducido el hotel que he reservado y no me he preocupado de más. Lógicamente primero me ha llevado al puerto desde el que salía el ferry, el cual ha tardado 1 hora y 45 minutos en llegar a la ciudad, sorteando cantidad de islotes por el camino.

El barco iba lleno de pasajeros y es verdad lo que había leído de que muchos canadienses van en camiseta a pesar del frío que pueda hacer. Hoy iba en cubierta del ferry y aunque hacía buen tiempo soplaba una brisa heladora, marcando los termómetros 7 grados. Yo iba con el anorak cerrado y he visto que muchos y muchas lucían sus brazos al desnudo, eso sí, algunos con gorro y sin dar ninguna muestra de frío. Debía ser porque aquí la mayoría están más bien rellenos, por no llamarles obesos y tienen ¡¡¡ capas protectoras !!!

Cuando he llegado y dejado el equipaje, he salido a dar una vuelta por la ciudad y me ha parecido muy bonita. Hacía un atardecer delicioso y la zona del puerto estaba preciosa con cantidad de yates amarrados, hidroaviones entrando y saliendo y mucho ambiente en las terrazas. En cuanto se ha puesto el sol, todo el mundo ha desaparecido como por arte de magia y me he vuelto al hotel.

Esta noche he tenido un curioso sobresalto. Estaba durmiendo y me he despertado tranquilamente y como muy despejado, he mirado el radioreloj de la habitación y marcaba las 12:30, así que he pensado que ya era mediodía. He mirado el mío que no es digital y también marcaba lo mismo. Me he levantado a todo correr porque creía que me había dormido y me he empezado a vestir deprisa, pero me ha extrañado que no entrase luz por la ventana. Así que he pensado que algo raro ocurría, el teléfono marcaba las 00:30 h. y la PDA con horario español, las 9:30 h. En definitiva, con el "jet lack" resulta que me he despertado a medianoche y es que por lo que he visto, aquí en Canadá, no utilizan la hora "0", sino que dicen las 12 AM hasta que llega la 01:00, entonces se equiparan al resto. Me he dado un buen susto y luego me ha costado coger el sueño de nuevo, por lo que he podido comprobar en vivo esto que he dicho.

Mañana iré por la costa sudoeste hasta Pont Renfrew, teniendo que volver a dormir a Victoria de nuevo, porque la carretera no continúa por esta costa hacia el norte.

 

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

19/10/2008

  Victoria / Port Renfrew (Isla de Vancouver - Canadá)

 

Esta mañana después de tomar el clásico desayuno americano: huevos, bacon y tortitas con sirope y que casi tenía ya olvidadas, he salido por la costa suroeste por la única carretera que hay y que termina en Port Renfrew.

He ido parando en muchos parques regionales que ocupaban una parte de bosque y playa, generalmente de piedras y llena de enormes troncos que las mareas han ido depositando. La verdad es que esta costa no tiene nada de especial, es muy sosa y muy poco poblada. Los pueblos que hay no tienen un núcleo urbano sino que son una serie de casas escondidas en los densos bosques.

Lo que he visto en una playa llamada "China", ha sido a 2 surfistas que realmente no sé que podían estar haciendo o ¡¡¡ esperando !!! porque el mar era como un plato y con el frío que hacía y la temperatura del mar, no entiendo qué placer podían sacar de estar con los trajes de neopreno, incluidos escarpines y capucha calada hasta el fondo, sentados encima de la tabla mirando al infinito. En mi época cuando hacía surf era para coger olas y si no las había, ni aparecíamos por la playa, pero ahora no sé si hablamos de lo mismo. El surf debe ser otra cosa, porque he visto bastantes coches con tablas y como no haya piscinas especiales con olas, no sé a dónde podrían ir. Eso sí, aquí también hay indicaciones de salida de emergencia en caso de tsunamis. O sea, que de vez en cuando, parece que hay olas y de las grandes, aunque no sirvan para hacer surf.

Esta zona es un sitio especial para hacer senderismo. Hay varias rutas bastante conocidas por la costa y una de ellas la llamada Juan de Fuca, que a su vez es un parque regional, tiene 47 Km.

Cuando he llegado al final de la carretera en Port Renfrew, he estado recorriendo un rato esta ruta, atravesando bosques con árboles altísimos en la línea de la costa y con playas agrestes.

Mañana subiré hacia el centro de la isla porque está el "Pacific Rim National Park", y que mi tocayo Eduardo de Euro6000, otro "loco de los viajes", me ha recomendado que no me lo pierda.

 

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

20/10/2008

  Victoria /Nanaimo / Port Alberni / Tofino (Isla de Vancouver - Canadá)

 

Hoy he comenzado a subir por la isla en dirección al "Pacific Rim National Park", que está situado en la costa oeste de la zona central de la isla. He salido de Victoria con mal tiempo, aunque a ratos paraba de llover y llegaba a salir el sol. He parado en el primer lago con el que me he topado y después de sacar varias fotos he vuelto a poner el GPS y he comprobado que me ha vuelto a pasar lo mismo que en Egipto. La PDA se ha bloqueado y no ha habido forma de que arrancase de nuevo.

Gracias a la gentileza de mi compañero Juanagus que me prestó su PDA igual a la mía y que ya la llevaba configurada con todo lo necesario por si la requería, he podido continuar con sólo ponerle mi tarjeta de memoria, puesto que funcionaba perfectamente. Desde aquí se lo quiero agradecer de nuevo a Juanagus, por algo le nombré ¡¡¡ Colaborador Especial de Viendomundo !!! porque tener este tema resuelto es primordial para mí. Después de que acabe con este diario tengo unas horas de trabajo para cargar de nuevo todo en mi PDA, porque al menos he conseguido desbloquearla, eso sí, perdiendo todo lo que tenía programado.

El viaje ha sido realmente precioso, más que un viaje parecía un recorrido por un álbum de postales, porque los paisajes eran bellísimos. Eso hacía que continuamente parase el coche para fotografiar y disfrutar de la vista. De hecho, el GPS marcaba como duración del viaje 6 horas y media y he tardado más de 8.

He visto las primeras nieves de este año, bastante cerca de la carretera y sin prácticamente coger altura, como a veces llovía y luego se abría el cielo, se apreciaba que en la montaña estaba descargando nieve, cosa bastante normal en esta época y en este país, aunque esta parte sea una isla y el mar siempre suavice las temperaturas.

He llegado a Tofino justo para buscar un motel y sacar información del Parque Nacional en el "Visitor Center". Justo al atardecer he visto que podía haber una puesta de sol y he andado buscando a toda prisa la famosa playa de " Long Beach " y he llegado justito a tiempo de verla, porque mañana no sé que día saldrá.

Ver reportaje
 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

21/10/2008

  Tofino / Pacific Rim Nat. Park (Isla de Vancouver - Canadá)

 

Con un tiempo muy variable porque ha hecho de todo, desde salir el sol hasta llover, he estado en el Pacific Rim National Park, que se ha convertido en uno de los destinos más solicitados de la Isla de Vancouver Este parque que cubre desde Tofino hasta Port Renfrew, sitio en el que estuve el día pasado, en un recorrido desde Victoria en la costa oeste de la isla, tiene unos profundos bosques de cedros, playas enormes y salvajes como la de Long Beach, islotes de rocas, mucha flora y también una fauna importante, con osos negros, pumas y lobos. Como se puede apreciar, tiene todos los ingredientes para realizar una visita a la naturaleza virgen.

Aunque el parque tiene zonas diferenciadas, como las islas Broken, yo estoy en la zona costera y he elegido la ruta llamada "Nuu-Chah-nult Trail" nombre de la tribu que habitó la zona y que bordeaba la costa. Ha sido un paseo realmente agradable, atravesando un bosque de enormes cedros y por unas pasarelas de madera que permitían cómodamente andar entre una espesa flora y por encima de una ciénaga. Había muchos carteles avisando de la posibilidad de tener encuentros con osos y pumas, aunque no he tenido ¡¡¡¡ esa suerte !!!!

Al final he enlazado con otra ruta llamada "South Beach trail" que llevaba a una pequeña playa muy dura, con rocas y fuerte oleaje. Todo el tiempo he estado solo y no me he cruzado con nadie, teniendo la sensación de estar inmerso en la auténtica naturaleza y con el ruido del mar siempre de fondo.

Mientras iba andando recordaba que hace sólo unos días estaba en un ambiente radicalmente distinto. Japón con su vertiginoso y estresante estilo de vida, con espacios reducidos y todo en formato "mini": viviendas, habitaciones, raciones de comida, etc. y siempre en contacto con la gente. Ahora en Canadá es todo lo contrario: grandes espacios abiertos, pocos núcleos urbanos, habitaciones, coches, raciones de comida, etc., todo es enorme y sobre todo, estás casi siempre solo o con poca gente. La vida aquí transcurre a un ritmo muchísimo más pausado y siempre en contacto con la naturaleza. Un cambio realmente importante, como los que a mí me gustan.

En definitiva ha sido un día agradable, en un entorno duro pero muy bello y en su estado más puro. Mañana debo volver hacia la costa este, porque por esta costa no hay carretera hacia el norte. Iré a Campbell River y desde allí haré un plan, o bien de subir hasta el extremo norte en Port Hardy, o bien coger el ferry allí mismo y retornar a la península. Estará en función del tiempo, porque están anunciadas lluvias para los próximos días.

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

22/10/2008

  Tofino / Campbell River (Isla de Vancouver - Canadá)

 

He vuelto a cruzar la isla hacia la costa este con dirección a Campbell River, que es la autoproclamada capital mundial del salmón. A mí no es que me guste la pesca del salmón, pero este tipo de ciudades suele contar con diversos alicientes complementarios que le hace ser interesante de ver. Además está camino del extremo norte de la isla de Vancouver y cerca sale un ferry que te lleva a Powell River en la península y al norte de la capital. He seguido las indicaciones del GPS y he visto que tenía que abandonar la carretera general y coger una secundaria por el interior de la isla. A los pocos kilómetros he llegado a un lago y se ha terminado el asfalto, continuando un camino de tierra bastante ancho. He continuado porque he pensado que estarían en obras, pero no, después de varios kilómetros he visto que la situación no cambiaba y la carretera seguía igual, sin tráfico y alguna que otra granja en el camino, ¡¡¡ y quedaban 128 Km por llegar al destino !!! así que lo he pensado y he decidido darme la vuelta y seguir la carretera general para no tener complicaciones. No sé si las ruedas de este turismo habrían aguantado por aquel camino pedregoso y con barro tantos kilómetros.

He llegado a Campbell River, y la verdad es que no tiene nada especial, salvo que quieras pescar, así que he buscado información en el "Visitor Center" para ver qué se podía ver por los alrededores y he dado con un parque Provincial llamado "Elk Falls". He comido un bocadillo de atún a precio de oro y me he dirigido hacia el parque para por lo menos ver las cascadas.

He estado bordeando el río y me he encontrado con unos paisajes que parecían de ficción, reflejándose en el agua los colores amarillos de los árboles con más fuerza que si fuera en un espejo. El oscuro fondo del río resaltaba las tonalidades creando unas imágenes de ensueño. Totalmente solo y con este entorno, he estado durante un buen rato disfrutando de la naturaleza, sorprendido porque no esperaba encontrarme este paraje. La verdad es que nunca se sabe donde puedes hallar un lugar espectacular y aquí lo he encontrado sin proponérmelo. El atardecer con sol que aviva los colores también ha ayudado a componer la imagen de la fotografía.

Mañana veré que hago si continuar en la isla o pasar a la península y meterme un poco en las Rocosas. He hablado con la señora del motel en el que estoy y me ha aconsejado dejar la isla sin ir a Port Hardy en el extremo norte, porque aquello no es lo suficientemente bonito en esta época del año para justificar la mala carretera y las horas que se tarda en llegar. Me ha dicho que sólo en el caso de estar interesado en salir en alguna excursión a ver ballenas, merece la pena ir, lo que no es mi caso.

Por otra parte, aquí cerca hay también un par de islas a las que se va en ferry que analizaré por si tienen suficientes alicientes para ir mañana y prolongar aquí mi estancia un día más.

 

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

23/10/2008

  Campbell River (Isla de Vancouver) / Quadra Island (archip. Discovery) - Canadá

 

Como ha salido un día precioso, he pensado quedarme y aprovecharlo al máximo visitando la isla que tengo enfrente, llamada Quadra y que pertenece al archipiélago Discovery. He cogido un ferry y he llevado el coche porque las dimensiones de la isla (25 Km de largo), lo requieren para acceder a algunos puntos.

He recorrido la isla de "punta a cabo" y lo que he visto no ha sido nada especial. Tal vez porque ya llevo unos días con este tipo de paisajes pero esta isla está bien para hacer senderismo, como el resto de la zona y si se está en Campbell River. En 15 minutos te lleva el transbordador y puedes dar una vuelta por el sur de la isla, que es lo que mejor está y volver.

El acceso al norte de la isla ha sido más complicado y he tenido que transitar por carreteras sin asfaltar durante varios kilómetros, para llegar a bahías y algunos lagos dedicados a reservas indias.

Un día sin más y sin nada concreto que contar. Mañana he decidido bajar hasta Nanaimo y cruzar por allí a la península, porque el precio del ferry con el coche hoy me ha parecido alto y por la ruta que tenía prevista tenía que coger 3 barcos, así que iré directamente en un ferry al norte de Vancouver y comenzaré una ruta por la montaña empezando por Squamish, camino de Whistler.

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

24/10/2008

  Campbell River (Isla de Vancouver) /Whistler (Canadá)

 

Conforme tenía previsto, he cruzado a la península con un tiempo bastante frío y lluvioso. El ferry era enorme con cientos de coches y camiones e iba tan lleno que he ido en la última plaza de aparcamiento.

Por lo demás el viaje ha sido cómodo, no se ha notado el movimiento del barco en ningún momento de la hora y media que ha tardado en llegar. No ha sido necesario entrar en Vancouver porque se desembarcaba en el norte y era carretera de Whistler, por lo que rápidamente he tomado la dirección y cuando he llegado a Squamish, he parado a echar un vistazo porque tenía intención de quedarme hoy allí, pero como no me ha gustado mucho, he seguido camino a Whistler que está 60 Km, más adelante en la misma carretera.

Nada más llegar, me he dirigido al Visitor Center, ya que la información que tenía de hoteles marcaba precios muy elevados, y como es época de fuera de temporada he preferido venir para buscar aquí directamente alguna oferta.

En la Oficina de Turismo me han atendido muy amablemente y me han encontrado un hotel muy bonito y céntrico, a precio reducido y con la sorpresa de que tenía cocina incorporada. Así que hoy me voy a hacer yo la cena a mi gusto, es decir, ¡¡¡espaguetis!!!

Whistler es la sede de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno de 2010 y la carretera desde Vancouver estaba en obras ampliando carriles. El pueblo, o mejor dicho, la estación de esquí es preciosa, todas las casas y hoteles guardan una imagen homogénea y además, con los colores del otoño todavía se complementa más con la naturaleza. He estado paseando durante un rato, haciéndome con las calles del pueblo y comprando comida.

En el Visitor Center me han dicho que la estación de esquí está cerrada y no se puede subir a la montaña porque están terminando de preparar las pistas, ya que abren la temporada de nieve en un par de semanas. No obstante, me han suministrado planos con rutas de senderismo y de mountain bike. Ya he visto algún sitio donde alquilan bicis y si se cumplen las predicciones y hace buen tiempo, mañana probaré hacer algún itinerario.

 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

25/10/2008

  Whistler (Canadá)

 

El mejor calificativo que se puede emplear para definir Whistler es el de "preciosa". No sé cómo serán sus instalaciones para esquiar, pero me imagino que estarán en concordancia con el resto de cosas que hay aquí. Por algo la han elegido para que se celebren los próximos Juegos Olímpicos de Invierno. La calidad y también el precio son de "primera".

He salido por la mañana con la intención de alquilar una bicicleta de montaña, pero se me han quitado las ganas cuando me han dicho lo que me costaba. Casi más que el alquiler del coche por un día, así que lo he pensado y me he dicho que ¡¡¡por principio!!! me negaba a pagar ese dineral por andar en bici y dar un paseo.

La ruta trataba de ir a los 3 principales lagos que hay por aquí, así que después de prepararme unos bocatas y bebida, he cogido la mochila y me he lanzado al monte con el mapa que me dieron en el Visitor Center, para saber si era capaz de cumplir con el itinerario, ya que no sabía las distancias entre ellos. La verdad es que todo estaba relativamente cerca, he pasado casi 6 horas andando, pero parándome mucho a sacar fotografías, porque los sitios por los que iba, merecían contemplarlos con detenimiento. Había muchísima gente andando y en bicicleta y como todo estaba muy bien indicado no he tenido problemas para ir encontrando los lagos. Con el magnífico tiempo que ha hecho daba gusto andar bajo un entorno tan cuidado, los caminos eran anchos y bien pavimentados ya que eran rutas de bicicleta. Los paisajes con montañas nevadas al fondo y el colorido de los árboles ha hecho que pasase realmente un día de los que recordaré siempre. Estoy seguro que cuando vea las Olimpiadas por la televisión, me acordaré de este día y de lo que he disfrutado.

Mañana continuaré carretera dirección al Parque Nacional de Revelstoke, aunque está lejos y no sé si lo haré en el día o tendré que parar por el camino a dormir, ya que al ir por carretera de montaña desconozco lo que tardaré.

 

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

26/10/2008

  Whistler / Revelstoke (Canadá)

 

Ayer cuando hablé como mi mujer, Carmen, me convenció para que me desplazara hacia "Las Rocosas". Aunque no tengo muchos días y las distancias son grandes, hoy he tenido día de coche. He salido muy temprano de Whistler hacia el norte por carretera de montaña. Estaba amaneciendo y había mucho hielo en la carretera, por lo que me lo he tomado con calma porque no tenía ninguna prisa. A esa hora, los paisajes eran muy diferentes, el sol todavía muy bajo junto con la neblina en los valles, daban un color muy tenue y largas sombras. Todo esto ayudado porque lógicamente no había nadie en la carretera, me ha venido a la cabeza que debía andar con cuidado de no tener ningún percance porque sería muy desagradable, ya que hacía además mucho frío, e iba solo.

No obstante, he disfrutado del viaje por las imágenes que iban apareciendo ante mis ojos. El haber ido durante muchos años a la nieve y muchas veces de madrugada te da cierta experiencia y costumbre a moverte en estas condiciones, pero siempre impresiona un poco. El sol ha ido subiendo, poco a poco la luz ha ido imponiéndose y el hielo ha ido desapareciendo y como la carretera era buena, he avanzado más rápido de lo que pensaba, por lo que he parado a comer unos sandwiches que llevaba, cerca de un precioso lago disfrutando del sol que ya calentaba y del paisaje.

He llegado a media tarde a Revelstoke y he cogido un motel bastante barato. No siempre se puede disfrutar de las excelentes comodidades del de Whistler. El pueblo estaba vacío, como es domingo y además fuera de temporada estaba todo cerrado, así que como no tenía nada que hacer, he estado buscando la carretera de entrada al Parque Nacional para tenerla controlada. Espero que no tenga problemas de acceso, porque hoy a pesar de que el paso por carretera estaba abierto hasta las 5 de la tarde, la caseta de control estaba cerrada.

Mañana lo dedicaré por entero a ver este Parque Nacional que por las fotos tiene muy buena pinta. Hace años cuando bajé de Japer a Vancouver en autocaravana, fui por otra carretera por lo que esta parte es nueva para mí y no conozco estos Parques.

 

 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

27/10/2008

  Revelstoke (Canadá)

 

Tal como estaba anunciado ha salido un día precioso, por lo que bastante temprano he salido con la intención de disfrutar de un día en el monte. He llegado a la entrada del Parque Nacional y después de pagar la entrada, me dicen que la carretera sólo estaba abierta 8 Km, hasta un punto concreto que era un parking, porque después había nieve y no se podía transitar. Hasta arriba había 24 Km lo que quería decir que 16 de ellos, los tenías que hacer andando.

Después de pensarlo y como hacía un día tan bonito he decidido entrar y llegar hasta donde pudiera. A los 8 Km me he encontrado con la barrera que cerraba el paso y he aparcado. He cogido la mochila con la comida que llevaba y he empezado a andar por la carretera. Cerca de una hora después me he encontrado con las primeras nieves, justo a la entrada de otro parking más arriba que estaba marcado en el mapa. Se podía subir en coche sin ningún problema, por lo menos hasta ese sitio ahorrándome una hora de caminata por una carretera entre árboles y sin ningún aliciente porque no tenía paisaje que ver. He continuado por la carretera a partir de allí con nieve y después de otras 2 horas horas, me he cansado de ver siempre lo mismo, la carretera transcurría siempre por la misma ladera, de forma que cuando había un claro entre los árboles siempre tenía la misma vista.

Me he acordado de que en la información que me dieron en el Visitor Center, aparecía una carretera escénica que llevaba a Mica Creek. Me he dado media vuelta y he empezado a bajar, parando a comer en el único punto que había con una buena vista del valle. He cogido el coche y gracias al GPS he descubierto dónde podía coger la carretera escénica, marcando 140 Km hasta Mica Creek. Por la hora que era no me daba tiempo de llegar ni tenía porqué, así que he tomado la dirección y enseguida me he dado con el lago de Revelstoke que todavía no lo había visto. La carretera bordeaba el lago y la verdad es que tenía unas vistas preciosas, he avanzado hasta que he dejado el lago y me he dado la vuelta.

En general un día peor de lo que esperaba y que se ha arreglado un poco con el paseo en coche por el lago. Ha sido una pena no poder disfrutar del Parque Nacional y es que en Canadá tienen un concepto distinto al nuestro. En invierno no se mantienen los servicios para los visitantes, ni se limpian las carreteras de nieve, así que mañana no sé que pasará cuando vaya al Glacier Nat. Park. Me han dicho que la entrada que he pagado hoy también me sirve para este parque de mañana, lo que quiere decir que por lo menos debe estar abierto. Lo que pueda avanzar a partir de ahí, ya no lo sé.

 

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

28/10/2008

  Revelstoke (Canadá)

 

Hoy no han salido las cosas tan bien como esperaba. Por la mañana he ido hasta el Paso de Rogers (a 70 Km de Revelstoke), que es donde está la oficina de información del Glacier National Park y la he encontrado cerrada. Tenía una revista de Parques Nacionales de Canadá, en la que venían algunas referencias de rutas que se podían hacer en este parque y he ido buscando una a una las entradas y todas estaban cerradas y valladas. A pesar de ello, en una de ellas he entrado y ha sido imposible continuar, con mucha nieve y sin tener forma de distinguir un sendero, he tenido que volver a salir.

 

   

Ante la imposibilidad de hacer nada en este parque, he cogido de nuevo el coche y he hecho algo parecido a ayer, tomar una carretera en dirección a Nakusp de las que llaman escénicas, para disfrutar en la medida de lo posible de este último día en esta zona. Pero tampoco ha salido bien. La carretera no tenía gran atractivo y a los 60 km., al llegar a Shelter Bay, tenía que coger un ferry porque acababa la carretera y debía de cruzar el lago. Como al otro lado lo que había era unos baños termales y no tenía interés en ir, sobre todo porque también estarían cerrados, me he dado la vuelta.

Ésta ha sido la historia de hoy, que al menos he vuelto a disfrutar de buen tiempo, aunque no haya podido hacerlo de los Parques Nacionales. Aquí en Canadá por la climatología y las dimensiones tan enormes que tiene todo, este tipo de actividades quedan restringidas a la temporada de verano, y fuera de ella no hay nada que hacer. La otra vez que estuvimos por aquí cerca, en Las Rocosas, hace ya casi 18 años, era casi primavera y habíamos alquilado una autocaravana, recorriendo principalmente las estaciones de esquí de Alberta, e incluso hicimos heliesquí, por lo que era otro plan muy diferente. Para poder conocer la mayoría de los Parques Nacionales de Canadá hay que venir a poder ser en verano, de otra forma, te encuentras muy limitado.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

29/10/2008

  Revelstoke / Hope (Canadá)

 

He iniciado la vuelta hacia Vancouver pero como tengo tiempo, he cogido la carretera Hwy 1 que baja hacia el sur acompañando al río Fraser, aunque he tenido que hacer unos cuantos kilómetros de más.

Los primeros 300 Km los he realizado utilizando la misma carretera por la que vine de Whistler y en Cache Creek he tomado dirección sur. Hasta aquí todo transcurría perfectamente pero he tenido mi primer contratiempo con la policía de tráfico.

Iba conduciendo quizá un poco por encima de la velocidad permitida, cuando he visto en el otro carril que había un coche de la policía, que en ese momento ha puesto las luces y la sirena y ha salido tomando la misma dirección en la que yo iba. Lógicamente he reducido la velocidad y lo he visto que venía por detrás muy rápido y me ha adelantado, siguiendo hacia adelante. Yo me he imaginado que iba detrás de algún otro vehículo que habría cometido alguna infracción y a los 2 Km lo he visto parado en el arcén con las luces girando, junto a otro coche. Cuando me iba acercando, el policía ha salido a la mitad de la carretera y me ha obligado a hacerme a un lado y a parar. Lo primero que he pensado es que había cazado 2 pájaros de un tiro. Me ha pedido la documentación y me ha empezado a hablar en un tono bastante enfadado y muy rápido, por lo que yo no le entendía y así se lo he hecho saber. Seguía cabreado hablando y yo sin enterarme cual era el problema: si exceso de velocidad u otra cosa, hasta que le he entendido: "aquí en Canadá, cuando un coche de la policía enciende las luces hay que parar inmediatamente en el arcén", ¡¡¡ coño !!! me he dicho, y que he hecho yo, en cuanto me lo ha dicho he parado. He tomado la postura del "tonto", diciendo que no entendía muy bien lo que me decía y continuamente que me perdonase, aunque no sabía porqué. Cuando te suceden estas situaciones, yo siempre hago lo mismo, disculparme continuamente y comprobar si tiene la paciencia suficiente para aguantar a un tío con el que no se entiende y al que debe explicarle lo que ha hecho mal. Y la mayoría de las veces ceden ellos, como esta vez también ha ocurrido. Después de un buen rato y de darle 2.000 vueltas al permiso de conducir, no sé para qué, me ha dicho que continuara sin más. Cuando me he ido todavía no sabía cual había sido el problema y después dando vueltas a lo que me ha dicho, creo que se refería a que cuando ha salido con las luces y la sirena y me ha adelantado, yo debía haber parado previamente en el arcén para dejarle la carretera libre, aunque no creo que le haya obstaculizado en nada. Me ha adelantado como en las películas, luces, sirenas y todo lo que llevaba. Supongo que el que habrá pagado el cabreo del policía por mi comportamiento habrá sido el del otro coche que había parado.

Como es natural, a partir de ahí he ido despacio durante todo el camino y rezando para no tener ningún otro problema en el poco tiempo que me queda de conducir en Canadá. El viaje por otro lado ha sido muy agradable y bonito porque he ido todo el rato junto al río Fraser con unos paisajes preciosos, resaltados por el colorido intenso del otoño que todavía queda en algunas zonas bajas.

He llegado a Hope y he cogido un motel, porque todavía tengo otro día disponible hasta que salga el avión para México y mañana lo terminaré en Vancouver.

Ver reportaje

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

30/10/2008

  Hope / Vancouver (Canadá)

 

Con un día gris he salido de Hope con dirección a Vancouver. Sin ninguna prisa y contemplando los últimos árboles multicolores que se desparramaban por las laderas he llegado al hotel a media mañana, y eso que el GPS me ha llevado como ha podido, continuamente recalculando la ruta porque parece ser que la versión que tengo del Tom Tom es antigua y muchas carreteras de Vancouver han cambiado. Tampoco me importaba mucho, lo que sí era pesado era el intenso tráfico que había y la cantidad de obras en las carreteras que obligaban a continuas paradas.

Cuando estaba en el hotel, me he acordado de que la otra vez que estuve aquí me gustó mucho el aquarium, así que viendo el tiempo, lo mejor que podía hacer era visitarlo de nuevo. He comprobado que sigue igual de cuidado y con muchos empleados trabajando en el mantenimiento y los espectáculos de delfines. Había bastante gente visitándolo, por lo que pienso que continúa siendo uno de los mejores aquarium del mundo. Ahora hay 3 generaciones de belugas que son la máxima atracción. Supongo que la otra vez que estuve vería sólo a la abuela.

A la vuelta al hotel he tenido que echar gasolina al coche porque mañana tengo que entregarlo con el depósito lleno y una cosa tan simple en nuestro país, aquí no lo es tanto. Es curioso que en un país tan desarrollado como éste, las gasolineras funcionen con "prepago", es decir, tienes que decir cuanto quieres echar y te activan el surtidor por la cantidad que dices. Yo que como muchos estoy acostumbrado a llenar el depósito, el sistema de prepago resulta poco práctico, porque si dices más cantidad que la que entra en el depósito, ¿qué haces?, no sé si te devolverán el importe de lo que no has podido meter, pero me imagino que no. El caso es que ya les he avisado de lo que ocurría en la gasolinera, pero me han dicho que dijera cuánto quería echar. Primero he calculado y he pedido 15 $ y cuando ha acabado, he arrancado el coche y he visto que todavía no estaba lleno, por lo que de nuevo he ido donde la cajera y le he pedido otros 5 $. Desconozco el motivo de esta forma de proceder y no creo que sea porque la gente se vaya sin pagar, el caso es que como muchos hagan como yo, te puedes eternizar cuando tengas que echar gasolina al coche y tengas delante a unos cuantos que quieran llenar el depósito.

Poco más que contar en este último día en Canadá, que me despide con mal tiempo al igual que como me recibió cuando llegué.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 
Resumen

 

Canadá es un país enorme y yo me he limitado a recorrer la isla de Vancouver y unos Parques Nacionales cercanos a la capital de British Columbia. Está claro que si no se quiere esquiar, lo mejor es visitar Canadá en verano, principalmente porque al margen de la dura climatología que debes soportar, tampoco existen servicios adecuados para poder disfrutar de su naturaleza, y hablar de Canadá es hablar de naturaleza.

Pero sin embargo, creo que sólo en esta época es posible ver un colorido de tal variedad e intensidad, que yo al menos no me lo podía imaginar. Creo que estoy acostumbrado a ver paisajes otoñales en mi tierra, con la variedad de árboles que tenemos y el terreno montañoso de nuestra orografía, pero esto de aquí es otra cosa. Enormes extensiones de bosques, salpicados de diferentes clases de árboles cada uno con sus últimas hojas de temporada, con su fuerte color y tonalidades, creando un entorno realmente espectacular.

Ríos muy caudalosos y picos ya nevados, dan el punto culminante de belleza al paisaje, pero un paisaje que sólo puedes disfrutar con la vista, no puedes introducirte en él y perderte recorriéndolo.

Está claro que es lo que más me ha gustado y que desde luego no me lo esperaba. Por otra parte la Isla de Vancouver con Victoria como ciudad preciosa y el Parque Nacional de Pacific Rim en Tofino, eran mi destino original y éstos sí he podido disfrutarlos.

En cualquier caso, estoy contento con haber venido porque siempre descubres cosas nuevas e inesperadas, que son en definitiva las que más gustan y que te hacen sentirte bien, dándote nuevos ánimos para continuar viajando y buscar otros destinos.

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

31/10/2008

  Vancouver (Canadá) / Ciudad de México

 

Día dedicado a viajar entre Canadá y México con escala en Dallas, llegando al anochecer al hotel sin ningún contratiempo de importancia, salvo las 2 horas que he tardado en cruzar el control de pasaportes en México y las 2 horas y media de espera para coger un taxi del aeropuerto hasta el hotel. La coincidencia de ser viernes y además la fiesta de la "Noche de los Muertos" en fin de semana, ha supuesto una saturación de visitantes y del tráfico, que ha hecho poco menos que imposible moverse por la ciudad.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 
© Viendomundo.com
Volver