a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
 

Septiembre - 2008

 
       
 

01/09/2008

  Beijing - Balading - Beijing (China)

 

Con un día espléndido hemos salido esta mañana con destino a la Gran Muralla y a las Tumbas Ming. Con la tranquilidad de ir con una guía que hablaba un buen inglés y que además se le entendía todo, hemos formado un grupo con una pareja mayor alemana que vive en Australia.

Eran muy habladores y ha estado muy bien porque los chavales han tenido que responder bastante y eso siempre es bueno. Han estado muy educados y correctos, demostrando su dominio del idioma. La guía nos ha estado explicando cómo funciona el idioma chino y que una cosa es hablarlo, que es muy fácil y otra muy distinta escribirlo que es tremendamente difícil.

El vocabulario chino hablado es muy corto en palabras y una misma puede tener hasta 5 significados diferentes, en función de los tonos empleados en su pronunciación. Por el contrario, tienen más de 2.000 signos para representar la palabra en forma escrita.

Primero hemos parado en una fábrica de porcelana en la que nos han enseñado cómo se hacen los famosos jarrones, y nunca mejor dicho lo de " un trabajo de chinos ", para definir el proceso de creación del jarrón. Se van pegando en relieve formando pequeñas celdas, los motivos y formas que tendrá, para después ir rellenándolo de pinturas diferentes y horneándolo hasta un total de las 7 veces necesarias para que se fijen los colores. Después de todo ello, requiere además de un pulido para dejarlo terminado. Todo ello hecho a mano.

El siguiente destino ha sido las Tumbas Ming, que realmente tienen poco interés para quien no sea un estudioso de la historia china, puesto que el lugar en sí poco dice, salvo algún monolito que indica que debe haber alguna tumba cerca. No nos ha gustado y menos a los australianos porque pensaban que iban a ver las " Terracotas de Xian ". Me imagino que habrán estado en alguna agencia con personal muy corto en inglés y entre unos y otros, el error ha sido monumental. Menos mal que no han perdido el humor y han seguido sin parar de hablar. Hemos comido juntos y nos han contado que conocían Biarritz de algunos de sus viajes de hacía años.

Finalmente hemos llegado a la Gran Muralla en su tramo de Badaling que es el más visitado y mejor conservado, y como siempre ocurre con los sitios tan famosos, esperas que sea más espectacular de lo que en realidad puedes ver. Hemos subido bastantes escaleras intentando coger altura y tener una mejor perspectiva desde la que pudiéramos observar un buen trazado de la misma, pero las escasas 2 horas de las que disponíamos no daban para más. En cualquier caso, hemos disfrutado de la Gran Muralla con tranquilidad y sin el agobio tan común de visitantes, aunque nos hubiese gustado haber profundizado más y haber recorrido algún tramo más largo.

Mañana por la tarde/noche saldremos en tren hacia Pingyao, para conocer este ancestral pueblo y ver su zona antigua.

 

 
 
   
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

02/09/2008

  Beijing - Pingyao (China)

 

Con otro maravilloso día de sol hemos ido esta mañana al Nuevo Palacio de Verano, que está situado al norte de Beijing, sobre un precioso lago. Precisamente estoy leyendo el libro de Pearl S. Buck " La Gran Dama", cuya trama transcurre entre la Ciudad Prohibida y los Palacios de Verano, el antiguo quemado por los ingleses y franceses, y el nuevo diseñado por la última emperatriz manchú. Por lo tanto, estoy disfrutando mucho al poder situar de una forma real, todo lo que estoy leyendo.

El sitio es espectacular, donde el palacio se eleva concediendo una vista del lago con islas, puentes de mármol, jardines y todo lo que uno se pueda imaginar para resaltar la belleza del lugar. Como todo lo que he visto en China, la obra es de grandísimas proporciones. Numerosas pagodas, templos y pequeños palacetes, complementan un paisaje que gira en torno al lago y cuando te toca un día como el que nos ha salido, puedes disfrutar durante varias horas de este entorno, desde dar un largo paseo por la orilla y visitar el palacio y varios museos, hasta una travesía en barco.

Por la tarde nos hemos dirigido a la estación para coger el tren con destino a Pingyao, lo que nos llevará toda la noche. Mis hijos es la primera vez que realizan un trayecto largo en tren y en coche cama, por lo que dicen estar un poco preocupados porque alguien más y desconocido tendrá que dormir con nosotros en el compartimento.

 

 
 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

03/09/2008

  Pingyao (China)

 

A mis hijos les ha gustado la experiencia de dormir en el tren. Ha viajado con nosotros una señorita china que no hablaba inglés, por lo que poco hemos podido entendernos. A las 8 de la mañana llegábamos a Pingyao, donde nos estaba esperando Marri, nuestra guía china que nos ha acompañado en todo el tour. Nos ha llevado al hotel para que nos diéramos una ducha y hemos tenido un problema con la reserva, porque sólo aparecía la de una habitación para mí solo, mientras que en el voucher que yo tenía aparecían las 3 personas.

Hemos tardado mucho en solucionarlo, porque es muy difícil entenderse y más cuando te pasan por teléfono a la de la agencia que hablaba inglés muy poco y mal. Hasta mis hijos que dominan muchísimo más que yo el idioma, estaban perplejos porque no les entendían. Lo mismo nos ha pasado con la propia guía, que cuando tocaba temas religiosos, costumbres y temas metafísicos, de lo que aquí hay mucho, no había forma de entender lo que nos quería explicar, pero como tampoco pretendíamos profundizar en esas cosas y nuestra intención era sentirnos en un mundo muy distinto al habitual, lo hemos conseguido con creces sumergiéndonos en el entorno.

Durante todo el día hemos estado visitando la ciudad, que realmente es una joya antigua, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Cuando paseas por sus calles parece que estás en otro siglo, porque todas las casas conservan la arquitectura Han, que es antiquísima. Pingyao está rodeado por una muralla de 6 Km de perímetro que pertenece a la dinastía Ming.

La ciudad fue un gran centro financiero muy próspero y fue donde se establecieron los primeros bancos de China. Hoy en día, todavía se conservan en perfectas condiciones las casas y oficinas donde se realizaban las transacciones, principalmente de envío de dinero a otros lugares bajo medidas de seguridad.

El hotel en el que estamos también es una auténtica joya antigua y vamos a dormir los 3 en una misma cama, que tiene casi 3 metros de ancho. Según me han explicado sólo había una cama por habitación en las casas, así que generalmente se dormía acompañado.

En definitiva, ha sido un día muy agradable en el que hemos tenido la sensación de estar dentro de un escenario de película antigua, en el que muy bien podía surgir de algún rincón un gremling o algo parecido. Todo lo que hemos visto y visitado pertenecía a épocas en las que gobernaban distintas dinastías y todavía transcurre la vida cotidiana en la calle, donde puedes encontrar numeroso grupos de chinos sentados jugando a cartas y gritando mucho.

Esta es la China profunda que tantas ganas tenía de ver, en la que todavía ser occidental es poco visto, les resulta extraño y donde un grupo de colegialas me ha pedido permiso para sacarse fotos con mis hijos.

 

 
 
 
 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

04/09/2008

  Houguo / Taiyuan (China)

 

Continuando con nuestro recorrido por la China ancestral, hoy hemos estado en Houguo, que es un pueblo de montaña, en el que todavía viven algunas familias en cuevas/casas. Después de un paseo nos han llevado a comer en una casa particular donde hemos comido y repetido un plato que nos ha encantado, ¡¡¡ cosa bastante extraña con la comida China !!! Se trataba de revuelto de setas, huevo, y verduras muy rico y les hemos pedido otro plato más, lo que nos ha parecido que les ha sorprendido y gustado mucho. Sin embargo había otras cosas que había que esforzarse mucho para comerlas.

Por la tarde hemos recorrido las afueras del pueblo donde había bastantes templos con las figuras de Budisattawa. Buda de 2º nivel que lo mismo se representaba como hombre que como mujer, o eso nos ha parecido entender.

Ha sido un poco dura la lección que hemos recibido porque aquí la gente es muy religiosa y tienen dioses para todo: salud, riqueza, familia, felicidad, etc., cada uno tiene su responsabilidad diferente y depende de lo que necesites, acudes a uno u otro.

Después de Houguo hemos ido a cenar a Taiyuan donde hemos cogido el tren de vuelta a Beijing. Esta vez no les ha importado a los chavales dormir en el tren.

 

 
 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

05/09/2008

  Taiyuan / Beijing (China)

 

Último día de estancia en China y como nos quedaban todavía 2 de las grandes atracciones de Beijing, no hemos dudamos en aprovechar otro maravilloso día de sol y lanzarnos de nuevo a la calle, nada más llegar al hotel y darnos una ducha, para ver el Palacio del Cielo y el Templo de los Lamas.

El Palacio del Cielo es realmente bellísimo, su edificio representa la creencia de un universo redondo sobre una tierra cuadrada y está situado en un gran parque en el que puedes encontrar mucha gente bailando, haciendo gimnasia y en definitiva ejercitándose con una relajante música de fondo.

El Templo de los Lamas por su parte, es un centro muy importante de culto en el que numerosos budas, alguno de grandes proporciones y que no dejan fotografiar, reciben a numerosos fieles para recibir oraciones e incienso.

Al atardecer hemos vuelto de nuevo al mercadillo de imitaciones, para realizar las últimas compras y en donde hemos vuelto a ser recibidos con toda clase de piropos en español. Además de utilizar unas convincentes técnicas de ventas con un regateo muy sofisticado, el sitio parece un centro de idiomas. Aquí hemos podido hablar en español con algunas vendedoras que lo dominaban con una gran fluidez.

Como nos ha sobrado algo de moneda china, hemos ido a cenar a un famoso restaurante cerca de la plaza de Tiananmen, donde nos han servido un riquísimo pato pequinés, como colofón a un viaje a China realmente precioso.

 

 

 
 
 
Ver reportaje

 
Actualizados reportajes fotográficos de China:
 
Shanghai
Hanghzou
 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------

Resumen

En los 15 días que hemos estado en China, solo hemos visto una muestra de este grandioso país que presenta una doble cara de modernidad y respeto a su antigua historia.

Habíamos seleccionado unos destinos que en poco tiempo nos diesen una visión lo más amplia posible de su pasado, presente y futuro y pienso que hemos acertado. Hemos visitado Shanghai que nos sorprendió por su desarrollo económico y su paisaje urbano de rascacielos, saltando a Hanghzou y Huangshan donde la naturaleza les ha dotado de espectaculares entornos.

Hemos visitado lugares míticos como la Gran Muralla, en donde se percibe la gran enormidad de todo lo que acomete este pueblo y de lo que es capaz de realizar. Acercándonos un poco a su historia en lugares como Pingyao, que conservan como reliquias intocables de su pasado y que para nosotros ha sido como viajar en el tiempo.

Por su parte, Beijing está en su mejor momento. Las Olimpiadas han dado origen al desarrollo de infraestructuras y restauración de palacios y templos, para un disfrute de la vista que difícilmente podremos olvidar.

En definitiva, una experiencia mucho mejor de la que esperábamos y que nos ha parecido excesivamente corta para todo lo que este país nos puede ofrecer. Sin duda, volveremos otra vez a China para continuar conociéndola y disfrutando de sus paisajes naturales, urbanos, su cultura, historia y de otras muchas cosas más que ofrece.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

06/09/2008

  Beijing ( China) / Tokio (Japón)

 

Cambio de país. Hemos salido todos de China. Los chavales a casa porque se les acaban las vacaciones y yo a Japón. He viajado sin novedad y en 3 horas estaba en otra cultura y civilización y aunque a nosotros nos parece muchas veces similares, te das cuenta que no se parecen en nada. Supongo que Japón mira un poco por encima del hombro a su pariente pobre.

Cuando venía en el avión he visto una sorprendente panorámica del monte Fuji y rápidamente he cogido la cámara para fotografiarlo.

En el aeropuerto de Tokio no he tenido ningún problema para entrar en el país y todo ha ido como la seda. Consciente de lo caro que es Japón he cogido un tren que me ha llevado del aeropuerto a las estaciones de Metro en 70 minutos, porque estaba a más de 65 Km por lo que no quiero ni pensar lo que me hubiese costado un taxi. Tenía ya referenciada la estación de Metro más cercana al hotel y lo he encontrado muy fácilmente. Un hotel de inferior categoría a los utilizados en China y es que ahora que estoy solo me toca mirar mucho la economía. En cualquier caso, aunque la habitación es muy pequeña, el baño es toda una obra de tecnología y es bastante complicado llegar a saber todas las funciones que tiene, porque hace de todo y mete ruido de robot en cuanto abres la puerta.

Me ha sorprendido lo pronto que anochece aquí porque a pesar de atrasar 1 hora el reloj, a las 6 de la tarde ya es prácticamente noche cerrada.

He salido a cenar a un local justo al lado del hotel y he visto que te puedes arreglar comiendo algunos tipos de comida que no son caros aunque las raciones son pequeñas.

Mañana visitaré Tokio para ver si me entero cómo funcionan las cosas, porque para coger el tren y el Metro adecuado he tenido que preguntar varias veces. Parece que no está todo intercomunicado y debes conocer previamente el tipo de línea a coger.

 

 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

07/09/2008

  Tokio (Japón)

 

He salido por la mañana con destino a la zona de Shinjuku, que Lonely Planet recomienda para hacer un recorrido a pie. Me ha costado muchísimo tiempo llegar porque el Metro es complicadísimo si no estás familiarizado con él. Muchas estaciones no están conectadas y hay multitud de centros comerciales subterráneos, aprovechando que debes cambiar de línea y atravesarlos.

No me ha gustado nada el sistema de comunicaciones en ningún sentido. He podido comprobar que desde que he llegado a Japón no tengo comunicación telefónica, porque no consigo conectarme a ninguna red. Me he armado de paciencia y he empezado a recorrer tiendas de móviles hasta dar con alguien que me pudiese explicar cual es el problema. Y ya me he enterado, a pesar de que hay acuerdos de algunas operadoras con Movistar, el sistema de radiofrecuencias es diferente en Japón y debes alquilar un teléfono físico diferente, al cual, parece que puedes incorporar tu tarjeta sim y funcionar bien. El problema es que el alquiler cuesta 500 yens diarios.

Vamos, que cuando contraté con Telefónica una cobertura "My world" que se suponía podría funcionar en todo el mundo, me podrían haber explicado este problema y no tener que andar por las tiendas rompiéndome la cabeza para descifrar el tema. El caso es que no sé como solucionarlo por ahora a un coste razonable.

Habitualmente utilizo el Skype en los hoteles en los que dispongo de Internet, de forma que nos sale gratis y además hacemos videoconferencia viéndonos, pero utilizaba llamadas perdidas para avisar a mi familia de arrancar el sistema cuando quería hablar.

Bueno, que la primera experiencia no ha sido nada gratificante en Tokio. Lo que he visto no me ha gustado, me parece una gran ciudad atosigante, donde multitudes de japoneses como es domingo, se dedican a ocupar terrazas y restaurantes. Eso sí, especial mención la amabilidad que tienen porque a todos los que me he dirigido a preguntar, y desde luego han sido muchos, tanto viandantes como personal empleado, se han desvivido por ayudarme, lo cual es de agradecer.

Mañana me moveré por otra zona en la que está el Palacio Imperial y algunos parques que espero mejoren esta primera opinión de Tokio.

 

 
   
 
Actualizados reportajes fotográficos de China:
 
Huangshan -La Montaña Amarilla
La Gran Muralla en Badaling
 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

08/09/2008

  Tokio (Japón)

 

Me han confirmado que debo disponer de un teléfono móvil con tecnología 3G para poder llamar desde aquí, por lo que voy a enterarme de si puedo comprar uno liberado para ponerle mi tarjeta, cosa que ayer ya lo intenté en alguna tienda y me pareció entender que todos estaban asociados a una operadora.

También tengo problemas para sacar dinero de los cajeros con mis tarjetas, tanto Visa como Mastercard. Estuve en diferentes entidades y ninguna las admitía, hasta que encontré una oficina de correos postal y pude sacar 10.000 yens (65 €) que es el límite diario autorizado, por lo que no es solución ya que encontrar este tipo de oficinas me va a costar mucho. Otro problema más a resolver y es que parece que en nuestro planeta existe Japón y después el resto del mundo. Un país muy desarrollado y especial que parece mirarse su ombligo, sin preocuparse de facilitar las cosas al resto de los mortales. Salvo la maravillosa amabilidad de su gente, que he podido volver a comprobar que es exquisita.

He estado visitando Tokio y por la mañana he ido a un famoso templo llamado Senso-Ji, donde he tenido una curiosa experiencia. Se me ha acercado un joven turista para pedirme que le sacara una foto y después me la ha sacado él a mí. De pronto, me ha empezado a hablar en español porque me ha dicho que se ha fijado en mi camiseta y como ha leído la marca Quechua, ha pensado que venía de España porque las vendían en Decathlon. Hemos estado hablando un buen rato y resulta que conocía Donosti y le gustaba muchísimo, porque su novia había hecho un master en la ESTE y había venido a visitarla, viviendo con una familia en Bidebieta 2. Tenía acento chileno porque había estado trabajando 2 años allí y ahora estaba haciendo lo mismo que yo, dar la vuelta al mundo pero en el otro sentido, de oeste a este, con billete aéreo de Star Alliance, el otro grupo que también vende este tipo de billetes. Curiosa coincidencia que te hace pensar lo pequeño que es el mundo y que viajando te puedes encontrar y conocer gente que de alguna forma está próxima a ti.

He continuado mi recorrido hasta llegar a la bahía de Tokio, donde he cogido una motora para atravesar la ciudad por el río Sumida de vuelta a la zona del hotel. Ni la bahía ni el río son nada especiales, están imbuidos en un enjambre de rascacielos y su entorno pasa bastante desapercibido.

Mañana cogeré el coche que he alquilado y me marcharé hacia el norte para visitar algunos puntos marcados como interesantes. Para no variar en su carácter especial, en Japón se conduce por la izquierda y con el volante a la derecha como en Tailandia, así que tendré que recordar mi experiencia allí.

 

 
   
 
Actualizados reportajes fotográficos de China:
 
Pingyao
Beijing
 

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

09/09/2008

  Tokio / Mito - Jardines de Kairaku-en (Japón)

 

Hoy he cogido el coche que tenía reservado para desplazarme unos días por la zona norte y oeste de Japón. Dicho así parece sencillo, pero nada más lejos de la realidad. Me ha atendido una señorita que prácticamente no hablaba nada de inglés, por lo que no me ha podido explicar nada del funcionamiento del coche. Es un Mazda automático con volante a la derecha y un sistema de navegación GPS, "y ahí ha estado el problema". He intentado que alguien me explicara cómo funciona el GPS porque me han dado una dirección de devolución del coche en un plano, con un lugar diferente al de recogida y yo no sabía cómo dirigirme en su momento donde ella me decía. Le he pedido las coordenadas para poder introducirlas en mi equipo y le ha sonado "no a chino, sino a inglés...", que seguro que para ella era peor de entender.

El sistema de navegación como es muy natural aquí, estaba sólo en japonés y no podía descubrir la forma de cómo funcionaba. Hemos buscado alguien que me pudiera aclarar el tema de coordenadas que no aparecían por ninguna parte, hasta que me han explicado que en Japón estos sistemas funcionan con el número de teléfono del destino al que quieres ir y ellos ya me daban el de la entrega del coche. Seguro que además funcionan con otras formas de búsqueda, porque si no ya me contarán como van a un parque, una playa o cualquier otro sitio que no tenga teléfono.

El caso es que me han metido el teléfono de dicha entrega "¡¡¡ no sé si para ayudarme o para joderme... !!!! que lógicamente estará cerca del aeropuerto donde lo he cogido, de forma que me ha tenido todo el viaje diciéndome en japonés, ¡¡¡¡ que me diese la vuelta.....!!! o eso supongo, porque yo cada vez me alejaba más y no he sido capaz de desconectarlo.

Yo que pensaba que estaba familiarizado con las últimas tecnologías y desde luego he debido de perder el tren, hasta el punto de que he entrado en el baño del hotel y he tenido que pedir ayuda para echar la bomba del agua, porque no encontraba ningún dispositivo cercano. Eso sí, había en la pared de enfrente un panel con pantallas y botones de todo tipo, que no me he atrevido a pulsar porque las indicaciones estaban en japonés y no me he arriesgado a meter la pata. Es muy complicado moverte solo, porque casi no puedes deducir cómo funcionan las cosas. Los sistemas son totalmente diferentes a los nuestros y con otras pautas de comportamiento.

He conseguido llegar a Mito. Aquí está uno de los 3 jardines más bonitos de todo Japón y era uno de los destinos que quería visitar. He pasado la tarde paseando con un espléndido sol y disfrutando de un entorno único, que ha conseguido que me olvidara de todos los problemas surgidos. Un enorme parque con lago incluido, situado en una ciudad pequeña como es Mito, es un auténtico lujo que hay que aprovechar.

Mañana veré que me depara el día. Tengo intención de desplazarme a Nikko, otro de los destinos que según dicen, uno no debe perderse de Japón.

 

 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

10/09/2008

  Mito / Nikko (Japón)

 

Parece que voy recuperando mi capacidad autodidáctica, porque he conseguido hacer funcionar el GPS del coche, deduciendo la secuencia de pulsaciones. Esto ha supuesto 2 grandes ventajas: ahora me desplazo con mayor seguridad de llegar al destino exacto, para lo cual, me dedico a buscar los números de teléfono de los hoteles a los que voy a ir, y 2, el navegador ya no me da la constante turrada en japonés, de que dé la vuelta.

De cualquier forma, hoy he comprobado del porqué se usa el tren. He tardado casi 3 horas en hacer 100 Km, porque los límites de velocidad están casi siempre a 50 Km hora y todo el mundo los respeta. Casi no se circula en carretera abierta, las poblaciones están tan juntas entre ellas que siempre estás atravesando semáforos. Es el país de los semáforos, lo que te eterniza los desplazamientos en coche. Hay autopistas pero son troncales a lo largo del país y en cuanto las dejas para acercarte a una ciudad, si no es muy grande, te metes en el tráfico saturado de carreteras de un solo carril.

Alrededor de las 12 del mediodía he llegado a Nikko, y directamente he ido a visitar los numerosos templos que hay. El sitio es muy bonito, todo el conjunto de santuarios se concentran en un bosque de enormes árboles sobre la ladera de un monte. He pasado varias horas recorriéndolo y me ha gustado mucho, porque combinan un exterior muy ornamentado con un interior de líneas rectas y simples, dando una sensación de gran espacio.

Al atardecer me he acercado al ryokan (hotel de estilo japonés) que tenía previsto. Pensaba que tendría que dormir sobre un tatami, pero éste tiene camas. Otras cosas sí son de puro estilo japonés. La habitación tiene WC y lavabo, pero el tema del baño es común para cada uno de los sexos y muy curioso. Es una piscina de agua muy caliente como si fuera un spa pero en grande, aparte tiene unas zonas con pequeñitas banquetas cada una con su ducha de mano y jabones. Yo había echado un vistazo para ver de qué iba el tema, pero no había nadie y no he podido espiar la costumbre. Al cabo del rato he bajado en traje de baño y camiseta por si acaso, pero seguía sin haber nadie, así que me he metido en la piscina, después me he sentado en la banqueta desnudo y me he duchado con jabón, pero mi sorpresa ha sido que no he encontrado toallas ni tampoco las había en la habitación, por lo que he estado un rato esperando a secarme un poco y no ha aparecido nadie. Así que todavía desconozco lo que hay que hacer, si es necesario el bañador en la piscina o no. Volveré a probar en otro ryokan, a poder ser sobre tatami para tener una experiencia más real aunque pienso que me costará dormir con un ladrillo por almohada.

 

 
   
Ver reportaje
 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

11/09/2008

  Nikko / Matsushima (Japón)

 

Hoy he pasado un día precioso. Por la mañana he cogido el coche y me he trasladado a unos 300 Km al norte, a la bahía de Matsushima. El viaje ha sido comodísimo, todo por autopista, comodidad que he pagado un poco cara (38 €), pero en 2 horas y media estaba en mi destino, por lo que he podido aprovechar todo el día, yendo de un lado para otro en un maravilloso lugar de la naturaleza. Parece increíble que el hotel en el que he estado que es de ejecutivos con desayuno incluido, me haya resultado más barato que la autopista.

Y es que Japón a pesar de que algunos servicios nos puedan parecer bastante caros, tiene otros muchos aspectos de hospedaje, comidas y transporte más baratos que en nuestro país, sobre todo si como yo viajas solo. Los hoteles tienen habitaciones individuales, eso sí muy pequeñas, pero con todos los adelantos tecnológicos. He encontrado una cadena de hoteles que tienen establecimientos por todo Japón, los precios son muy buenos y ya he empezado a utilizarlos. No tengo más que meter el número de teléfono en el navegador del coche y me lleva hasta él, sin tener que preocuparme de dónde está. En su web www.toyoko-inn.com se puede ver el listado por poblaciones y realizar reservas sin pagar nada. Para mí ha sido todo un hallazgo, además están bastante bien situados respecto a las estaciones de tren. Todo un complemento a los hoteles que traía desde casa.

Matsushima está considerada una de las principales maravillas naturales de Japón y aunque este tipo de paisaje de piedra kárstica ya lo había visto en Vietnam y Tailandia, me ha resultado muy agradable pasear y cruzar los puentes japoneses que te llevan a los islotes, los cuales a su vez, tienen pequeños templos muy cuidados.

Ha cambiado la sensación de estar descentrado en este país y estoy empezando a amoldarme y a disfrutar de todo lo que me puede ofrecer, que es mucho.

Mañana me dirigiré hacia Niigata en el Oeste, para conocer la otra costa de Japón.

 

 
   
Ver reportaje
 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

12/09/2008

  Matsushima / Haguro-san / Niigata (Japón)

 

Siguiendo el plan de desplazarme hacia la costa oeste del Mar de Japón, me he desviado para visitar Dewa Sanzan, un trío de montañas sagradas a las que van muchos peregrinos yamabushi, que practican ejercicios de ascetismo con el fin de entrenar el cuerpo y la mente. Parece ser que se suelen concentrar en días concretos, porque hoy no había más que turistas visitando los templos de Hagura-san, que de las 3 montañas es la más cómoda de subir.

La zona era bonita pero realmente no compensaba los kilómetros que he hecho por carreteras secundarias, al insufrible ritmo de 30 Km de media por hora.

La montaña de Hagura-san si se sube de la manera ortodoxa, debes cubrir casi cerca de 2.500 peldaños que comparados con los que subí y bajé en la Montaña Amarilla de Huangshan (China), ha sido un simple aperitivo.

Después me he acercado a la costa y he ido bajando hacia el sur por una carretera que transcurría pegada al agua y casi al mismo nivel, por lo que este mar de Japón, debe ser muy tranquilo, porque de otra forma no se podría circular con una simple marejadilla. El viaje ha sido agradable aunque muy lento, he necesitado más de 4 horas para hacer los 160 Km que había a Niigata.

La costa tampoco dice gran cosa. Hay algunas pequeñitas playas que no parecen utilizarse para el baño, porque no están muy limpias y el mar grisáceo tampoco invita a meterse en él. Conforme iba hacia el sur, el tiempo ha mejorado y también el paisaje, pero desde luego el mar y las playas en esta zona no son el punto fuerte de Japón.

Además, por toda la línea de la costa hay malecones de protección hechos en base a conos de cemento, que dan una imagen artificial y le resta la poca belleza que de por sí tiene. Nada que ver con los paisajes tan hermosos y naturales a los que estamos acostumbrados en nuestra tierra.

Al atardecer he llegado a Niigata y me ha costado encontrar el hotel, porque el navegador por muy japonés que es, también parece tener errores. Menos mal que me ha llevado a no más de 3 Km de donde en realidad estaba y preguntando a estas amabilísimas personas, me han indicado entre sonrisas, el camino correcto.

 

 
   
Ver reportaje
 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

13/09/2008

  Niigata / Los Alpes Japoneses / Matsumoto (Japón)

 

A pesar de que hoy es sábado y los japoneses salen a disfrutar de los fines de semana a las zonas de ocio, me he dirigido hacia la montaña cerca de Nagano, donde se celebraron las Olimpiadas de Invierno de 1998. Mi destino ha sido Kamikochi que es el lugar más visitado y desde donde parten muchos recorridos a pie.

Kamikochi está situado en el llamado Parque Nacional de los Alpes Japoneses, aunque por lo que he visto se parece más a los Pirineos de la parte francesa. He tenido que coger un autobús para hacer el tramo final, porque no dejan entrar en coche y entre una cosa y otra era la 1 de la tarde cuando he llegado. El tiempo ha estado nublado, aunque a veces salían unos rayos de sol. Con las prisas, no he pensado en cambiarme de ropa, así que allí estaba yo con sandalias y camiseta cuando la mayoría iban pertrechados con anoraks y botas de monte. Después de dar una vuelta y ver las miles de personas que había allí, he decidido volver al coche y dirigirme a ver el castillo de Matsumoto. Después de tanto ir a los Alpes y Pirineos, este paisaje aunque bonito, no me ha parecido nada especial, sobre todo, por la "marea humana" que había.

Otra cosa ha sido el castillo de Matsumoto, que declarado Patrimonio de la Humanidad, es una auténtica preciosidad, hasta el punto que he vuelto al anochecer para ver si estaba iluminado, como así ha sido y he disfrutado un montón sacando fotos.

He entrado en el castillo y había tanta gente que me he tenido que poner en una fila y hacer así todo el recorrido, que consistía en ir subiendo hasta el tercer piso por intricadas y estrechas escaleras que también se utilizaban para bajar. El respeto que se tiene aquí por el prójimo es impresionante, porque a pesar de ir tan despacio y ser un recorrido monótono, a nadie se le ha ocurrido colarse. No me extraña que sientan cierto desprecio por los chinos, porque allí el "colarse es el deporte nacional", y supongo que ello va en contra de sus más mínimas reglas de educación.

Mañana pensaba ¡¡¡¡ atacar el monte Fuji !!! pero he visto las previsiones de lluvia y lo dejaré para cuando vuelva de Corea. No obstante, me acercaré para saber cómo funciona el tema de la ascensión y cómo moverme en tren porque entonces ya no tendré el coche.

El Fuji es para mí uno de los mayores atractivos de Japón y quiero disfrutar al máximo del buen tiempo, aunque tenga que esperar y estar pendiente de las previsiones meteorológicas.

 

 
   
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

14/09/2008

  Matsumoto / Hakonen / Numazu (Japón)

 

Hoy lo he dedicado a recorrer los alrededores de Fuji, intentando enterarme de cómo podré realizar la subida al monte que tengo prevista para más adelante. El tiempo estaba muy nublado y como se puede apreciar en la foto el volcán no se ve por ninguna parte, pero conforme me han dicho un grupo de japoneses que estaban en este mirador, el ¡¡¡Fuji está ahí!!! De hecho, según me han confesado pocas veces se puede ver, por lo que tendré fe y esperanza para la próxima vez. Después de la impresionante vista que tuve del volcán desde el avión cuando llegaba a Japón, dudo que la perspectiva desde aquí la iguale.

Hoy es domingo y la carretera ha sido un auténtico caos de circulación. Ésta es la zona más turística de Japón y su cercanía a Tokio, hace que muchos vengan a Hakonen a pasar el fin de semana. El caso es que no se podía circular. Además me han dicho que la información que yo pido me la darán en otra ciudad llamada Fujiyoshida, por lo que mañana espero que con menos coches en la carretera, intentaré volver a moverme por la zona y recabar todos los datos que necesito.

He salido como he podido de Hakonen y me he dirigido a la costa a una ciudad llamada Numazu, buscando menos aglomeración sin apartarme demasiado de la zona del volcán. Un puerto pesquero con muchos restaurantes donde he comido un cuenco de krill crudo y una tempura también de krill, todo por 4 €.

Por lo demás, ha sido un día tranquilo y sin nada especial que contar, salvo la curiosidad de cómo aparco el coche en la cadena de hoteles toyoko-inn.com que tanto me gusta, por el precio, situación, comodidad y servicios que tiene.

 

 
   

¡¡Curiosidad!!
Un aparcamiento muy aprovechado

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

15/09/2008

  Fujiyoshida / Fujiyomina / Kawaguchi (Japón)

 

A pesar de que el volcán Fuji no quiere dar la cara y no hay forma de verlo por el mar de nubes que lo tapa, hoy he pasado un bonito día por los alrededores del monte, que son verdaderamente preciosos.

Lagos, cuevas, cascadas y un ryokan (hotel japonés), han ocupado todo un día de visitas que gracias al coche he podido realizar, ya que de ser en tren hubiera sido imposible.

He comenzado con las cascadas de Shiraito, que son de las más bonitas que he visto. Es una auténtica cortina de agua que cae a lo ancho de unos 300 metros de pared. Todo un espectáculo que he disfrutado acompañado de bastante gente.

Después me he acercado al lago Tanuki, que todo el mundo lo ha visto sin saberlo, porque es la clásica imagen del monte Fuji, desdoblado y reflejado en el agua. Hoy no había gran cosa que reflejar, salvo las nubes. Precioso entorno muy concurrido por campistas que paseaban en bicicleta por la orilla dando una imagen de paz y tranquilidad.

Me he dirigido a la Oficina de Turismo de Fujiyoshida, para planear la subida al monte para dentro de un par de semanas y cuando haga buen tiempo. La cosa se complica porque es fuera de temporada y cierran muchos refugios, pero ya lo planearé de alguna forma. También les he pedido que me informaran de algún ryokan en la zona y me han hecho la reserva, portándose muy amablemente.

A la tarde he visitado la cueva de hielo de Narusawa, pasando de 25 º a 0º, en unos segundos. Gracias a que era pequeña y casi no daba tiempo a enfriarte.

A última hora me he acercado al lago Kawaguchi, que tiene que ser muy bonito pero estaba ya anocheciendo y comenzando a lloviznar. Mañana volveré por la mañana para recorrerlo mejor.

Finalmente he ido al ryokan y éste sí que es auténtico. He pedido una habitación japonesa y aquí estoy, hecho un ovillo sentado a ras de suelo, escribiendo el diario y con las piernas entumecidas. Hay que ser muy joven o japonés para descansar sentado de esta forma. Hace un rato he vuelto de los baños, que ahora sí me he enterado como funcionan, porque había mucha gente y he estado observando. Se entra desnudo en las piscinas de agua caliente y después te sientas en una banqueta y empieza la sesión de ducha a mano. Realmente es un rito la forma de hacerlo y sobre todo, el tiempo que lleva. Se han tirado más de media hora restregándose como si no se hubiesen lavado en 6 meses. Hay un gasto tremendo de agua, por lo que creo que no se han enterado de que éste es el año del ahorro de agua, o no les importa. El caso es que ya me había dado cuenta del enorme gasto de agua que tienen, porque en cuanto entras en el baño, ya empieza el water a echar agua y cuando tiras de la bomba está descargando 3 veces más que las nuestras.

Después viene la segunda parte, la de dormir sobre un fino colchón y el tatami, así que mañana podré contar si he descansado y puedo repetir la experiencia o mejor me vuelvo a los hoteles clásicos que allí duermo muy bien. Me gusta tener nuevas experiencias aunque a veces toque sufrir un poco. La verdad es que todos los días experimento algo nuevo, bien con las comidas, la forma de comportarse, etc. Es constante el estar observando para no meter la pata. Tienen unas costumbres muy diferentes a las nuestras.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

16/09/2008

  Fujiyoshida / Kamakura / Narita (Japón)

 

He dormido muy bien esta noche en el ryokan. Pensaba que iba a extrañar la cama pero debía estar muy cansado y no me he despertado en toda la noche. Volveré a reservar habitación en este tipo de hoteles porque tienen un encanto especial por lo extraños que son, al menos para mí.

Hoy ha salido el día lloviendo, por lo que he tenido que cambiar de plan y salir de la zona del volcán e ir a visitar templos, que es lo más socorrido cuando hace mal tiempo.

Como mañana me voy a Corea del Sur, esta noche dormiré cerca del aeropuerto de Narita, así que he decidido ir a Kamakura al sur de Tokio, para realizar una gira por algunos templos. Como no disponía de mucho tiempo, sobre todo, pensando en que primero tenía que hacer unos 120 Km a Kamakura y después otros 115 Km hasta Narita, debiendo cruzar la capital, me he limitado a ver un par de ellos.

Kamakura es una excursión en el día para quienes están en Tokio, y de hecho hacía tiempo que no veía personas occidentales y hoy me he hartado. Está claro que todo el turismo va a los mismos lugares, supongo que son parte del paquete contratado y normalmente incluyen este tipo de atracciones culturales.

Después de comer he partido hacia Narita y ha sido tremendo llegar al hotel. He tardado más de 3 horas y media en cruzar la capital, con un tráfico impresionante y pagando constantemente peajes. Pensaba que ya había conducido por las ciudades más complicadas del mundo, pero Tokio es otra cosa. Hay tal concentración de carreteras, ramales, autopistas y demás, que gracias a que me enteré cómo funcionaba el GPS del coche, porque con el mío me hubiese costado el doble de tiempo.

He llegado a la conclusión de que todo el país es como una gran ciudad, siempre parece que estás entre calles y no tienes referencias. Si coges un carril equivocado, "la armas", porque tienes varios kilómetros para dar la vuelta y aunque está muy bien indicado los carteles anuncian pueblos que no vienen en el mapa que yo tengo, así que con los 2 GPS en marcha, iba comprobando como me acercaba a mi destino.

Después de este viaje, creo que me merezco el "master de conductor turista", porque difícilmente me voy a encontrar en situaciones peores a las que ya he pasado. Hasta funciono con el GPS en japonés.

En mi próximo viaje a Corea del Sur, también tengo pensado alquilar un coche y espero que la experiencia aquí adquirida me sirva de algo.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

17/09/2008

  Tokio (Japón) / Seúl (Corea del Sur)

 

Esta mañana estaba en las afueras de Tokio y por la tarde paseaba por Seúl. La verdad es que llevo un ritmo endiablado de adaptación constante a las diferentes costumbres de cada país. Nada más llegar a Seúl, y sin salir todavía del aeropuerto todo me ha parecido más conocido, aunque el idioma es otro aspecto. La primera sensación es de que nada tiene que ver Corea del Sur con Japón. Todo parece más distendido y sin la rigidez de las costumbres excesivamente respetuosas que te hace estar constantemente en guardia para pasar lo más desapercibido posible.

Hasta físicamente veo diferencias entre ellos. Un dato curioso que he podido apreciar porque en ambos países las jóvenes llevan mini..mini..minifaldas, es que las japonesas tienen las piernas torcidas, ¡¡¡ pero muy torcidas !!! hasta el punto de que pienso que casi no podrán correr con soltura. Llegué a sacar una foto a una joven de espaldas, pero no me he atrevido a publicarla por respeto. Sin embargo lo que he visto en Seúl y en general, es que aquí son más guapas y tienen las piernas rectas y bien formadas.

Hasta la ciudad y el ambiente ha cambiado. En Japón para las 7 de la tarde, como ya ha anochecido la gente se retira a sus casas, quedando las calles vacías. Aquí por el contrario, he venido al hotel a las 9 de la noche y he dejado la calle abarrotada de gente haciendo compras. La gran diferencia de Seúl respecto a Tokio, es que aquí existe un centro de ciudad, peatonal y con gran concentración de comercios, incluido un par de tiendas de Zara, " vamos, como en casi todas las ciudades del mundo", mientras que en Japón la estructura de las ciudades no contempla este tipo de zonas tan compactas.

Por otra parte, cuando venía en el avión me he estado empapando de las características del país y de la gran densidad de población que tiene, así que después de la experiencia de Japón, he decidido cancelar la reserva del alquiler del coche y hacer algunas escapadas a sitios concretos viajando en tren y avión, según los casos. Hay compañías de bajo coste que me permiten ahorrar respecto al alquiler de coche y ganar tiempo.

Mañana lo dedicaré a visitar los puntos más interesantes de la ciudad y a seleccionar los destinos a los que iré en los próximos días, preparando las correspondientes reservas.

 

 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

18/09/2008

  Seúl (Corea del Sur)

 

Un día agotador. Toda la mañana la he dedicado a organizar los 7 días que pasaré en Corea. He decidido finalmente concentrarme en lo mejor del país, así que mañana mismo salgo en autobús para Sokcho en el noroeste, casi frontera con Corea del Norte. El motivo del viaje es que tiene un Parque Nacional en el que predominan las rocas kársticas con árboles incrustados al estilo de Huangshan en China y que forman los paisajes que tanto me gustan.

Al día siguiente de volver, salgo de nuevo en avión con destino a Jeju, una isla en el sur que debe ser el no va más de Corea, porque aparece en todos los programas de maravillas naturales. La isla debe estar compuesta por piedra volcánica que forma caprichosas figuras y cuenta con el túnel de lava más largo del mundo.

Reserva de vuelos, ir a la oficina de autobuses, reservar hoteles en la oficina de turismo, etc. me ha llevado mucho tiempo, pero al final sólo me quedan algunos flecos por cerrar para tener todo controlado, ya que los hoteles en su mayoría estaban al completo.

Por la tarde he ido al palacio de Gyeongbokgung, nombre fielmente copiado de la entrada que he tenido que comprar, aunque en general las visitas culturales son bastante baratas. Es un palacio con muchos edificios que ocupan una gran extensión, teniendo al fondo unas preciosas montañas. Debían estar celebrando algo porque había muchas personas desfilando con trajes de la época.

Después he subido al parque Namsan que tiene un teleférico y una torre aguja que es un observatorio y desde donde se tienen unas bonitas vistas de Seúl.

He vuelto al hotel cansado, porque he estado más de 10 horas sin parar y en cuanto termine este diario me voy a la cama, porque mañana tengo casi 5 horas de viaje en autobús. Aunque pensándolo bien, es un descanso que te lleven sin preocuparte de dónde estás y si vas en la dirección correcta.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

19/09/2008

  Seúl / Sokcho (Corea del Sur)

 

He acarreado las maletas que pesan como un dolor, desde el hotel y por el Metro a la estación de autobuses. He ido a coger el que me llevaría con destino a Sokcho en la costa del Mar de Japón y cerca de la frontera de Corea del Norte.

Importante el tema de Corea del Norte. Aquí se aprecia mucho una visita guiada a la denominada DMZ, zona de seguridad militar en Panmunjom, muy cerca de aquí, pero yo particularmente no estoy nada interesado en estos temas y tengo otros planes mucho más interesantes, como los de visitar mañana el Parque Nacional de Seroaksan.

Me ha sorprendido la comodidad y rapidez del autobús. Tenía unos asientos grandes, anatómicos y sólo 3 a lo ancho, 1 en un lado y 2 al otro lado del pasillo. Como yo viajaba solo me han dado el individual, por lo que el viaje ha sido comodísimo. Además hemos llegado 1 hora antes de lo que marcaba, tal vez por el poco tráfico que había.

Por la tarde he salido a dar una vuelta por la ciudad, que es un destino turístico muy importante para los coreanos, porque tiene playas, buen pescado y además sirve de base para visitar el Parque Nacional. He tenido que cruzar una estrecha zona de entrada del mar, en un pequeño transbordador manual, en el que los viajero, además de pagar el billete, colaboraban tirando de un cable con un gancho, a lo cual, me he prestado a hacer ante las miradas un tanto curiosas del resto de pasajeros.

Al estar fuera de temporada, Sokcho estaba bastante tranquilo y he entrado en un mercado, donde había cantidad de pescado y marisco, bastante peor que el que tenemos allí. Aunque se veía fresco, su imagen no era nada tentadora y es que este mar es igual de feo y quieto que por la costa japonesa. Espero que la montaña sea otra cosa, al menos, por lo que he leído.

Durante el viaje he estado observando los pueblos, las tiendas y la gente, dándome la impresión con lo poco que he visto, de que Corea del Sur está desarrollada cultural y económicamente, como situada geográficamente, es decir, entre China y Japón. Y desde luego, el carácter también. Suenan en ocasiones las bocinas y aunque he comprobado que el peatón no cruza jamás el semáforo en rojo, a veces tienes que correr estando en verde, porque los conductores no parecen tener el mismo respeto que en Japón.

A la hora de cenar he buscado comida coreana y me he metido sin darme cuenta en un restaurante que había que estar sentado en el suelo sobre un cojín. La cena ha sido ¡¡¡ bestial !!! sentado con las piernas dormidas, un bol de carne muy buena pero con fideos transparentes de los que más resbalan, con palillos metálicos y más resbalosos ¡¡¡ para ayudar !!! de forma que me salpicaban hasta las gafas. Una serie de pequeños tazones cada uno con diferentes verduras para acompañar, a cual más picante, etc. Pero al final no he dejado nada, eso sí, llorando, sonándome continuamente, sin ver lo que tenía delante porque las gafas ya no eran transparentes, con dolor de riñones y de piernas......, pero de buen humor.

La comida coreana puede que sea rica y barata, pero desde luego muy ¡¡¡ cansada !!! Sólo me ha costado 3,5 €, pero puede ser que me hayan visto sufrir y me hayan hecho un descuento.

 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

20/09/2008

  Parque Nacional de Seroaksan (Corea del Sur)

 

Ha merecido la pena venir hasta aquí para disfrutar de este precioso día en el Parque Nacional de Seroaksan. Me he levantado pronto y después de buscar como loco un sitio donde poder tomar un simple café, porque todavía me duraban los recuerdos de la cena, he cogido el autobús que me ha llevado hasta el parque.

He comenzado subiendo en el teleférico al monte Gwon-Geunseong, desde donde he terminado de subir a la cima y he podido ver unas preciosas vistas, con la suerte de que por momentos lucían algunos rayos de sol. Como hoy es sábado había bastante gente en esta zona porque es muy cómoda de acceder.

He bajado de nuevo al valle y he seleccionado la ruta a Ulsan Bawi Rock, que es un peñasco famoso aquí porque en mitad de la pared hay un hueco que hace de ermita y tiene unas imágenes de Buda. He tardado un par de horas en llegar y la última parte ha sido bastante dura, con una fuerte subida sobre escalones de piedra y finalmente a través de una escalera que en algunos tramos estaba suspendida en la pared.

Cuando he llegado me he encontrado a un monje que parecía estar "meditando o mirando extasiado el paisaje", porque no era para menos. Las vistas eran espectaculares, rodeado de formaciones rocosas y de un horizonte mezclado de neblina, parecía que estaba en otra dimensión.

A la bajada he parado a comer en un sitio que lo tenía controlado porque lo he visto al subir. Daban una especie de tortilla pero sin huevo, de calamares y cebolletas tiernas que realmente estaba buena y cuando terminaba ha comenzado a llover, por lo que me he tenido que dar prisa para coger el autobús de vuelta a Sokcho.

La cena ha sido peor, aunque hoy sí me he sentado en una silla normal. El problema es que he pedido pescado por eso de que estoy en un puerto de mar, pero aquí todo el pescado lo dejan secar y después lo cocinan, por lo que realmente estaba malísimo. Eso sí, para acompañarlo un surtido parecido al de ayer que yo no había pedido, pero debe ser parte del plato principal y que picaba que jodía.

Mañana vuelvo a Seúl en autobús y por lo menos cenaré una barbacoa de carne sin "malos acompañamientos". Podría decir que sueño con una tortilla de patatas, pero no, no aspiro a tanto. Me conformo con algo sencillo, natural y que no pique.

 

Ver reportaje
Siguiendo instrucciones del grupo de coreanos que se empeñaron en sacarme una foto con pose de ¡¡¡ gran fuerza !!! por haber llegado a la cumbre.
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

21/09/2008

  Sokcho / Seúl (Corea del Sur)

 

He abandonado el norte y he vuelto a Seúl. El viaje en autobús al igual que la ida ha sido comodísimo y he llegado al mediodía al hotel. La tarde la he dedicado a ver algunas cosas que estaban recomendadas y que me faltaban por visitar, así que he ido primero al palacio de Changdeokgung, que después de todos los que llevo vistos no aportaba nada especial, salvo que estaba situado bastante céntrico y en un bosque bastante grande. Al norte del palacio, he enlazado con el "jardín secreto", que tiene un bonito invernadero y daba gusto pasear bajo los árboles porque hoy ha hecho bastante calor.

Después me he acercado a ver el Estadio de la Copa del Mundo de fútbol, que se celebró en el 2002. Cuando he llegado terminaba un partido y salían muchos seguidores con camisetas del Seúl C.F. Me he acordado del coreano que vino a la Real Sociedad a raíz de dicho campeonato.

La zona donde está situado el estadio es muy bonita, me imagino que como todo lo que queda después de un evento de estas características, pero se ve que sigue teniendo utilidad y además tiene un gran parque contiguo, en el que había muchísima gente con niños paseando.

Mañana vuelvo a dejar Seúl y volaré a una isla al sur de Corea llamada Jeju y que ha ido comparada con Hawaii, pero eso es fácil decirlo. Veremos si responde a las expectativas.

 

 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

22/09/2008

  Seúl / Isla de Jeju (Corea del Sur)

 

Otro día de viaje. Esta mañana he cogido un avión y he volado a la isla de Jeju. Cuando hay que viajar aunque el trayecto en si sea rápido, 1 hora en este caso, los accesos al aeropuerto y después al hotel te llevan mucho tiempo. Te rompe el día y poco puedes hacer, salvo visitar los alrededores del lugar donde te hospedas. Cuando hemos aterrizado he tenido que desplazarme otros 12 Km en autobús porque el hotel estaba en una preciosa playa.

Nada más dejar las cosas he salido a conocer el pueblo y tenía unos preciosos paisajes de costa de piedra volcánica y bonitas playas con arena blanca. He paseado subiendo a una colina para tener una mejor perspectiva y he sudado un montón, porque el sol pegaba muy fuerte. Esta isla está muy al sur y se nota la temperatura, además de la humedad. Está a sólo 500 Km de Shanghai (China) en la misma latitud.

Hoy no ha dado más de sí. Mañana cogeré un coche que he alquilado para recorrer la isla, que según parece tiene muchas cosas que ver.

 

 
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

23/09/2008

  Isla de Jeju (Corea del Sur)

 

Hoy he disfrutado mucho de esta preciosa isla. Tiene mucho que ver y sólo he podido ver unas pocas cosas. He cogido el coche y he analizado el navegador, esta vez en coreano, pero da igual porque me aprendo la secuencia de pasos necesarios para introducir el número de teléfono del destino y me lleva sin problemas. Así buscando hoteles y otras direcciones próximas a donde quiero ir y que facilitan este dato, incluso Lonely Planet también da muchos de ellos, he tenido resuelto el moverme con rapidez por la isla.

En primer lugar he ido al tubo de lava llamado Manjanggui, que es el más largo del mundo con 13,5 Km de longitud. De acceso al público tiene 1 Km e impresiona estar dentro, a pesar de que está muy bien conservado y mantenido con tenues luces que permiten andar sin tener la sensación de artificialidad. Bonita experiencia sentirte dentro de esta maravilla de la naturaleza.

A continuación me he desplazado a un precioso cono de volcán extinguido denominado Ilchulbong, que está en el mar, unido por una estrecha lengua de tierra. Está considerado Patrimonio de la Humanidad y tiene una curiosa forma teniendo la mejor perspectiva desde el aire, según he podido comprobar por algunas postales. He subido a la cima a través de unas escaleras, y es que, pienso que las escaleras seguro que fueron inventadas en Asia, porque no hay orografía que se les resista, enseguida ponen unas escaleras y resuelven cualquier situación. Precioso el entorno que ha creado la naturaleza sobre el mar.

Después me he acercado a Seong-eup que es una especie de parque que reproduce una ciudad antigua coreana, donde ha empezado a llover y me he encontrado con un grupo de cineastas que debían estar rodando alguna película y estaban todos: actores, técnicos y el director incluido, guarecidos en diferentes casas de la época. No me ha gustado el sitio porque estaba tan cuidado que parecía muy artificial y recordaba a los museos, incluidas las figuras de personas. No me esperaba esta reproducción tan "turística".

Al final de la tarde, he visitado otro volcán extinguido llamado Sangumburri. En mitad de la isla se sitúa este singular entorno de un cono totalmente verde, realzado por una alfombra de plantas blancas y rosas en sus alrededores. He paseado disfrutando muchísimo del sitio y porque además tenía unos paisajes del interior de la isla espectaculares, con una neblina que les daba un especial encanto.

Maravilloso día que he disfrutado gracias al coche, porque de otra forma los desplazamientos en esta isla que tiene 100x60 Km me hubiesen llevado muchísimo tiempo. Mañana continuaré por la mañana y hasta la salida del avión, visitando otros muchos lugares que me quedan pendientes.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

24/09/2008

  Isla de Jeju / Seúl (Corea del Sur)

 

El tiempo no me ha acompañado del todo en mi visita a esta isla. En cuanto me he acercado al interior de la isla para conocer el Parque Nacional de Hallasan, ha empezado a llover y no se veía prácticamente nada de los paisajes que por la altura se tenían que ver. Además como lo único que se podía hacer eran paseos y no tenía ni tiempo ni ganas, he decidido bajar hacia la costa sureste, que ayer no pude visitarla.

Justo antes de llegar al mar, están las cascadas de Cheonjeyeon que más que las propias cascadas en sí porque llevaban poca agua, lo principal era el conjunto de cosas por las que podías pasear. Había una pequeña laguna que me ha recordado a la Laguna Negra de Soria, porque el agua hacía un efecto parecido de espejo por su fondo oscuro, reflejando perfectamente las paredes de roca.

Después me he acercado a una zona de costa especialmente abrupta, con unos acantilados de lava muy bonitos. Aquí como en la mayoría de los sitios les gusta tener algo mítico y el honor ha renacído en una roca que según dicen los lugareños tiene forma de dragón, " Yongduan Rock " y delante, una reproducción de "La Sirenita" de Copenhague, supongo a modo de "hermanamiento".

El día no ha dado más de sí, porque he tenido que entregar el coche y dirigirme al aeropuerto para coger el avión con destino a Seúl, para mañana a su vez, volver a Tokio y proseguir mi visita por el país nipón.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
Resumen

 

8 días son muy pocos para conocer un país. Tuve que centrarme en unos pocos destinos y hacerlos con bastante rapidez. Seúl como ciudad no tiene gran interés, pero sirve de base para dirigirse al resto de destinos del país. Ante el escaso tiempo disponible me centré en sólo 2 destinos en los que la naturaleza hubiera puesto un interés especial a la hora de crearlos.

Sokcho y el Parque Nacional de Seroaksan en la costa noreste del país, presenta la montaña con toda su dureza y esplendor. Allí he disfrutado de paseos por las zonas de rocas kársticas que tanto me gustan.

Después en la isla de Jeju, he podido ver la naturaleza en toda su dimensión. Hay un poco de todo, pero con muchísima calidad y me hubiese gustado estar algún día más para terminar de ver cosas que todavía se me han quedado sin visitar.

En cualquier caso, la experiencia ha sido mejor de lo que esperaba, porque para mí, Corea no era un país de los que siempre has oído hablar y te gustaría visitar, ni tenía información suficiente del país para hacerme una idea de lo que me iba a encontrar, por lo que la sorpresa ha sido muy agradable. Espero volver con más tiempo disponible.

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

25/09/2008

  Seúl (Corea del Sur) / Tokio (Japón)

 

Hoy he vuelto a Japón. Un avión, 2 trenes y un Metro me han llevado hasta un hotel de la cadena Toyoko-inn en la zona de Asakusa de Tokio. También he comenzado a usar un pase de tren con uso ilimitado por todo el país y la primera utilidad ha sido para venir del aeropuerto.

Al final he estado varias horas viajando de una forma u otra, por lo que me tendré que acostumbrar a ceñirme más a los horarios de los trenes, a lo cual, no estoy acostumbrado porque siempre he preferido el coche, hasta llegar a Japón en donde es imposible su utilización. He estado acarreando el equipaje que pesa más de 30 Kg por los andenes y he sudado un montón subiendo y bajando escaleras. En estos momentos te das cuenta que no hay tantas escaleras mecánicas como parece ni en ciudades como ésta tan desarrollada.

Como el tiempo previsto para los próximos días en el monte Fuji, no es todo lo bueno que quiero, he ido a coger un billete de tren para mañana ir a Nagoya, una etapa en el camino hacia la costa oeste y teniendo la posibilidad de volver en pocas horas si el tiempo cambia. Para mí uno de los objetivos que me he propuesto es subir al Fuji y quiero disfrutarlo porque probablemente no vuelva a hacerlo nunca más.

Después he ido a conocer la zona comercial de Ginza, que es como la 5ª avenida de Nueva York transportada a Tokio. Están las mismas casas comerciales incluido Tíffany's, más otras muchas autóctonas, todo un espectáculo al atardecer cuando iluminan las fachadas. Pero eso sí, a las 6 y media que ya ha anochecido ya no queda nadie en la calle. También he visto que Tokio ha comenzado a hacer campaña para las Olimpiadas del 2016, un contrincante muy duro para Madrid.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

26/09/2008

  Tokio / Nagoya (Japón)

 

Hoy he viajado en un shinkansen (tren bala) y he tardado menos de 2 horas en hacer los casi 400 Km que hay entre Tokio y Nagoya. La verdad es que la experiencia ha sido estupenda porque a media mañana ya estaba dispuesto a recorrer la ciudad. Aunque el check-ing en los hoteles de Japón normalmente se hace a partir de las 4 de a tarde, permiten dejar el equipaje y marcharte a hacer tus cosas.

Nagoya no tiene grandes cosas turísticas que ver, aunque sí es una ciudad con bonitos rascacielos en su parte moderna y que se pueden considerar hasta "atrevidos", por algunos diseños de arquitectura que he visto.

He ido a ver el castillo, que es una reproducción porque el original se destruyó en la Segunda Guerra Mundial y he paseado por unos preciosos jardines que tiene anexos con una casa de té incluida. Después me he acercado a un templo sagrado del sintoísmo en el que había bastante gente orando. Me ha extrañado su poca suntuosidad, ya que se componía de pequeñas edificaciones de madera, con muy pocos adornos y casi sin figuras, pero el lugar sí invitaba al recogimiento por el comportamiento de las personas que allí había.

Cuando he cogido el Metro he visto en un panel/mapa algunas frases en español, que no sé a qué venían a cuento, porque sólo eran 3 ó 4 y el resto en japonés. Además algunas mal escritas como por ejemplo "refúgio". Nunca se sabe lo que te puedes encontrar y a quien se le habrá ocurrido traducir de un montón de información, sólo un par de frases. El caso es que era un panel oficial de la compañía.

Mañana por la mañana seguiré viaje hacia Takayama, que tiene fama de ser una bonita ciudad y en la que estaré un par de días, para tomarme las visitas con tranquilidad. Creo que desplazarme y ver los sitios en el mismo día es muy cansado para repetirlo continuamente, ya que voy acarreando el equipaje que pesa como un demonio.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

27/09/2008

  Nagoya / Takayama (Japón)

 

En un tren normal pero comodísimo he hecho el trayecto esta mañana de Nagoya a Takayama. Iba leyendo la novela "Shogun", cuando he llegado a que el protagonista inglés se comentaba lo diferentes que eran los japoneses de los europeos, siempre haciendo reverencias, sonriendo y sin mostrar nunca irritación. Y es que hacía un minuto que yo me había hecho el mismo comentario, porque tanto la chica que iba con el carro vendiendo bebidas como el interventor que ¡¡¡ solicitaba amablemente !!! los billetes, cuando han abandonado el vagón, se han vuelto a mirar a los pasajeros y se han inclinado profundamente haciendo una reverencia.

Me he estado fijando y todos los que iban conmigo se les veía felices y contentos hablando animadamente y pienso que en algún momento tendrán que dejar salir el "instinto animal y salvaje" que todos llevamos dentro y se cabrearán, porque se necesita una válvula de escape para tanta cortesía y educación. ¡¡¡ Creo que es en el parlamento donde se zurran de lo lindo, que algo ya he visto yo !!!

Y de hecho, las películas que echan en la televisión son casi todas melodramas donde no hacen más que gritar y llorar. Incluso los políticos cuando salen hablando, parece que te echan una bronca. Así que hay algo en esta cultura del comportamiento que todavía no he pillado, porque no la entiendo.

He llegado a Takayama y he salido a ver un museo abierto muy bonito donde había numerosas casas tradicionales de las que parecen una "A" y que se llaman gasshô-zukuri. Un paseo muy bonito viendo estas curiosas granjas que tienen el techo de paja, pero de un espesor tan grande que las protege de la nieve en invierno.

A la tarde he estado dando una vuelta por el pueblo, que tiene una zona de tiendas en los bajos de casas antiguas que es un verdadero placer de contemplar. Después me he acercado a un santuario llamado Yatai Kaikan, que me ha impresionado por la madera tan preciosa que tenía. En esta ciudad hay muchos tallistas de madera y lo que más me ha gustado ha sido, que con formas simples y en base a utilizar madera de un color natural, consiguen piezas impresionantes de todo tipo. La excepcional calidad de la madera es la clave para conseguir estas auténticas obras de arte.

Un maravilloso día en un bellísimo rincón y penetrando un poco en el Japón antiguo. Mañana tengo intención de acercarme a un valle donde hay muchas granjas gasshô-zukuri y continuar disfrutando de esta zona.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

28/09/2008

  Takayama / Ogimochi - Shirakawago (Japón)

 

Continúo en esta preciosa zona montañosa y hoy he ido en autobús a ver algo que es muy especial para los japoneses, las granjas gasshô-zukuri (manos unidas), que están en Shirakawago cerca de Ogimochi.

Aunque el nombre de éste último suene a mascota tecnológica, está declarado Patrimonio de la Humanidad porque es una muestra de cómo se luchaba contra los elementos en un área especialmente dura en invierno y cómo eran las construcciones que se hacían. Como hoy es domingo han venido legiones de visitantes, cada uno con su cámara y a los que me he añadido para ver si podía copiarles algo. Algunos traían un instrumental impresionante, que me recordaba a los fotógrafos que están detrás de las porterías en los campos de fútbol tomando instantáneas.

Pero aquí también existe después de todo, el profesional que cobra por sacarte una foto, aunque su trabajo se ha ¡¡¡ endurecido !!!, porque además de la suya, tiene que sacar otras tantas fotografías como cámaras le entreguen los clientes, y son muchas. Esto debe ser una norma establecida, porque en todos lo casos he visto el mismo proceder y me he acordado de que en Capadocia (Turquía), me encontré dentro de una cueva a un grupo de japoneses y el que les estaba sacando las fotos tenía más de una docena de cámaras colgando de un brazo. Entonces me pareció alucinante, pero ahora veo que era de lo más normal.

Shirakawago es una especie de museo al aire libre, en el que se ubican más de 100 granjas en una amplia zona, por lo que pasas varías horas recorriéndolo de forma muy agradable. Otro precioso y tranquilo día, con una temperatura bastante fresca y en el que he vuelto a disfrutar mucho de este país que cada día me gusta más.

Mañana vuelvo a coger el tren para ir a Kanazawa en la costa oeste. Quiero ver otro de los grandes jardines de Japón que tanto me gustan por su diseño tan cuidado y la combinación de piedras, flores, ríos y puentes. Los jardines en Japón al menos para mí, tienen una identidad propia y son muy diferentes a los que estoy acostumbrado a ver.

 

 

 
Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

29/09/2008

  Takayama / Kanazawa (Japón)

 

Tal como tenía previsto, me he desplazado en tren hasta Kanazawa. Al hacer un cambio de tren me he dado cuenta que en la ventanilla se confundieron y me dieron un billete para ayer, pero estos billetes que expiden son sólo para tener una reserva de asiento, porque con el pase en principio es suficiente para viajar, pero en vagones de "sin reserva". Así que he ido a uno de estos vagones y como no había casi nadie me he sentado en un asiento libre y no he tenido ningún problema. Hay que reconocer que esto del "Japan Rail pass " es una maravilla para hacer turismo, tanto por el precio como por el excelente servicio que da.

Enseguida me he dirigido a los jardines de Kenroku-en, que están considerados unos de los más bonitos de Japón, que junto al castillo forman un entorno idílico. Ambos están juntos en una colina dentro de la propia ciudad. Los jardines son realmente preciosos, tienen todo lo que hemos visto de los jardines japoneses: pequeños riachuelos que cruzan el parque, sobre los que hay pequeños puentes. Todo ello rodeado de una apabullante arboleda compuesta de árboles centenarios de todas clases, los cuales, muchos de ellos tienen apoyadas las ramas sobre estacas, porque en caso contrario su peso las partiría. Si ahora que no es una temporada buena para las flores, los jardines presentan esta exuberancia, ni me imagino lo que será en primavera. Después me ha acercado al castillo, que prácticamente es nuevo porque el original fue destruido. No obstante, tiene la característica curiosa de sus tejados blancos, dando la sensación de lejos de como si estuviera nevado.

Estas zonas estaban repletas de visitantes, pero cuando he atravesado la ciudad paseando por sus calles de vuelta al hotel, he visto poquísima gente. En algún momento circulaban estudiantes en bicicleta, pero en general e incluso en avenidas con bastantes tiendas no había casi actividad.

Un día diferente de los anteriores pero también muy bonito, aunque el tiempo no ha acompañado mucho para disfrutar al máximo de estos maravillosos jardines.

Mañana salgo para Kioto en mi ruta, con la esperanza de que no cambien las previsiones de buen tiempo para los próximos días y acercarme al monte Fuji para subirlo.

 

Ver reportaje
arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 

30/09/2008

  Kanazawa / Kioto (Japón)

 

Kioto me ha recibido lloviendo y así ha estado durante todo el día. Según he visto la televisión en la zona sur y en Corea, ha debido haber problemas graves de inundaciones. Aquí la lluvia ha sido persistente y el pequeño paraguas que llevo desde Vietnam, no ha aguantado entero y he tenido que coserlo en varias ocasiones con mi "habilidad" y el kit de agujas e hilo que regalan en algunos hoteles. Así que veremos cuanto dura el débil remiendo porque mañana también está anunciado mal tiempo.

Todavía no he podido hacerme una idea de Kioto, salvo que es complicado y caro el tema del transporte, porque aquí también está repartido en distintas compañías y líneas diferentes, con pocas conexiones y teniendo que pagar cuando cambias del Metro a otra línea.

Como estaba lloviendo he querido centrarme en las visitas que menos molestase el tiempo, así que he ido a algunos templos en la zona sur y al barrio de las geishas al atardecer porque dicen que es cuando puedes tener alguna posibilidad de ver alguna cuando va al trabajo, cosa bastante difícil porque deben de quedar muy pocas. Pero he tenido la gran suerte de ver "una geisha auténtica", porque aunque se veían jóvenes que vestían quimonos, no quería decir que fuesen geishas. Con la que me he encontrado estaba muy bien preparada y supongo que iba a alguna cita, pues iba acompañada de su ayudante. Una imagen muy bonita, sorprendente en nuestros días y que da una muestra de lo sutil de la cultura japonesa y de la permanencia en el tiempo de ciertos estilos de vida.

Lo que más me ha gustado de los templos que he visto es su madera. Enormes postes de dimensiones descomunales soportan estructuras de grandes dimensiones, formando espacios abiertos. Techos, paredes y suelos en madera de color rojizo, brillante de suaves formas, tratada de una manera tan sofisticada que consiguen verdaderas obras de arte. El templo de Higashi-Honganji que estaba prácticamente empaquetado por obras de restauración, tiene el hall de madera de mayores dimensiones del mundo. ¡¡¡ Impresionante !!! lo poco que se podía ver.

Ahora tengo que volver al trabajo y terminar de poner a punto el paraguas, porque ¡¡¡ me niego a tirarlo y comprar uno nuevo !!! Lo único que tiene es que se rompe la tela que está unida a las varillas y hay que coserlo. Algo para mí muy complicado, porque entre lo que me cuesta enhebrar la aguja debido a mi mala vista y maniobrar sujetándola con mis dedazos, tardo una eternidad.

 

arriba
---------------------------------------------------------------------------------
 
© Viendomundo.com
Volver