a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
 

Mayo -2009

 
       
 

18/05/2009

  Donosti / Madrid / Lima (Perú)

 

Inicio la segunda etapa de viajes de este año comenzando por Perú, para a continuación visitar algunas zonas de Estados Unidos y encontrarme de nuevo con mi familia en Japón en el mes de Julio.

El viaje no ha tenido nada de particular salvo que hemos salido con 1 hora de retraso y no la ha recuperado en el trayecto, tardando 12 horas en llegar a Lima.

Lo que si ha tenido de particular ha sido el primer incidente nada más bajarme del avión. Mientras esperaba a que salieran las maletas he visto un cajero automático y como habitualmente suelo hacer en los aeropuertos de llegada, he ido a sacar dinero porque no tenía nada de moneda peruana. Como están limitadas las cantidades a sacar, he tenido que realizar varias operaciones, las cuales puedes hacerlas sin necesidad de sacar la tarjeta ni teclear el pin cada vez. Esto ha originado que al final me haya olvidado de retirar la tarjeta del cajero, lo que me he dado cuenta al llegar al hotel. Lógicamente he realizado las gestiones para anularla y no creo que tenga ningún problema, porque el cajero estaba dentro del propio terminal de recogida de maletas y limitado en su uso exclusivamente a viajeros, por lo que supongo que se la habrá ¡¡¡ tragado !!! la máquina, al no ser retirada en un tiempo. Como por mi experiencia profesional llevo varias tarjeta de distintos tipos y marcas, no ha supuesto un grave trastorno.

Por lo demás, lo poco que he visto de Lima y además de noche, me ha parecido una ciudad agradable, si bien las zonas por las que he estado parecen ser las mejores de la capital. Me he hospedado en el Hostel " The Inka Lounge ", situado en el barrio de Miraflores que es un barrio tranquilo, residencial y con muchos centros comerciales y financieros.

He salido a cenar a una pizzería cercana porque era ya bastante tarde y el precio me ha parecido muy bueno, lo mismo que la calidad y amabilidad de todos con los que he tratado.

Mañana haré el recorrido que tengo ya preparado en el GPS con una ruta por los principales lugares de interés de la capital y también aprovecharé para cerrar algún viaje en avión que realizaré por el interior de Perú y que he dejado pendiente hasta llegar aquí. Quiero comprobar los precios de los billetes y si hacer la compra en la propia oficina de la compañía aérea resulta más económico que hacerlo por Internet, donde los extranjeros tenemos tarifas especialmente superiores. Esta práctica bastante habitual en estos países me parece una tomadura de pelo y me sienta muy mal, por lo que siempre busco ¡¡¡ mi mejor opción !!! y no sentirme timado.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

19/05/2009

  Lima (Perú)

 

La primera noche en Perú la he pasado prácticamente despierto. Estoy con "jet lag", cosa que hacía tiempo que no tenía, a pesar de haber realizado viajes muy similares al de ahora. Así que a las 7 y media de la mañana, ya estaba paseando por el malecón de la costanera del barrio de Miraflores, compartiéndolo con muchísima gente haciendo "footing".

Esta zona costera, al igual que la de Chile, está afectada por la niebla que genera la corriente de Humboldt y que allí la llamaban "camanchaca", por lo que he tenido poca profundidad para ver el paisaje costero, y eso que el paseo transcurría por unos altos acantilados que favorecían las vistas. Sin embargo en el centro de Lima, que está a unos 8 Km hacia el interior, ha lucido el sol. Esta zona está muy cuidada y es muy bonita con buena calidad de servicios, edificios y centros comerciales de gran nivel, apreciándose un ambiente tan relajado que me he sentado a desayunar en una terraza con vistas al mar.

Después de andar unos 4 Km me he dirigido a una huaca llamada Huallamarca, situada entre altos edificios de apartamentos. La huaca es como una pequeña pirámide achatada y que tuvo diversas utilidades en la antigüedad, conforme fueron evolucionando sus pobladores: zona de culto religioso, complejo de gobierno e incluso cementerio. Estas formaciones tienen unas considerables dimensiones aunque no sean muy espectaculares. Su valor se centra en la comprensión y forma de vida de anteriores civilizaciones peruanas, en las que como en todos los órdenes de esta vida, el fuerte se dirigía al más débil desde un estadio superior desde el cual dominaba y apabullaba.

Después de esta visita me he dirigido al centro de Lima y en concreto a la zona del casco histórico donde se ubica la mejor Plaza de Armas que he visto en América Latina. La Catedral, el Palacio de la Gobernación y el Ayuntamiento que rodean la plaza con sus impresionantes edificios, crean un bellísimo y cuidado entorno, que es la delicia para fotografiarlo.

He entrado en un pequeño restaurante familiar y he pedido un plato de arroz especial compuesto de: "chanco" como aquí le llaman al cerdo y pescado, todo ello con cantidades extraordinarias y de las que no he podido comer más que la mitad, regado con 2 botellas de Inka Cola, que nada tiene que ver ni en color ni en sabor con la cola que nosotros conocemos, ya que es de color amarillo y muy dulce. Todo ello al módico precio de menos de 3 €, por lo que así da gusto moverte por el mundo.

He vuelto al hotel para conectarme a Internet y hablar por primera vez con mi familia y también descansar un poco, porque llevaba casi 7 horas sin parar y aún quedaba tiempo hasta la noche para continuar pateando la ciudad.

La tarde la he pasado de nuevo por la misma zona del centro, viendo bonitas fachadas de iglesias, visitando el mercado de artesanía, dando una vuelta por el pequeño barrio chino y sobre todo, paseando y mezclándome con la gente que inundaba las calles haciendo sus compras.

La imagen que he sacado de Lima este primer día ha sido muy buena. ya que se respiraba un ambiente cordial. No he visto los clásicos indigentes que aparecen en todas las grandes ciudades pidiendo por la calle y tal vez porque no me he movido por el extrarradio tampoco he visto chabolismo. En definitiva, una magnifica primera impresión y como siempre me ocurre cuando vivo de cerca un país, un cambio de parecer en mis sensaciones respecto a las que tenía, y esta vez en Lima ha sido para mejor. Confío en que se mantengan para el resto de mi visita a Perú.

Mañana dejo Lima y vuelo a Iquitos, que se sitúa en la selva junto al Amazonas, cambiando completamente de paisajes y entornos.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

20/05/2009

  Lima / Iquitos (Perú)

 

Antes de trasladarme al aeropuerto, he acudido a una agencia de viajes para gestionar el vuelo de Lima a Arequipa con la compañía Lan y que me faltaba por cerrar. Tal como me imaginaba, el hacer la compra aquí en Perú tiene tarifa única y el precio es de peruano, por lo que si alguien necesita realizar vuelos interiores en Perú, más vale que los compre aquí que le saldrá a mitad de precio respecto a la compra por Internet. Además se ha dado la paradoja de que he cogido billete de ida y vuelta porque era más barato que el de ida sólo, aunque yo no utilizaré la vuelta porque viajaré a Cuzco.

El vuelo a Iquitos me lo han retrasado 4 horas y me han avisado por email unas horas antes. Además me han introducido una escala y por si fuera poco, ha salido 1 hora más tarde de lo previsto, así que he tenido que avisar al hotel de Iquitos del retraso, porque tenía reservado un transporte de recogida en el aeropuerto. No he podido hablar con mi casa, porque con la diferencia horaria ya se había hecho muy tarde y los próximos días tampoco podré hacerlo.

Cuando sobrevolaba las enormes dimensiones de la selva, me imaginaba las dificultades que tenía que haber allí abajo para desplazarse, por la densidad de árboles y porque el agua se reflejaba a través de ellos, lo que sin duda te tiene que impedir andar con normalidad. Realmente asusta la posibilidad de que te puedas perder y deambular por la zona.

Nada más llegar he gestionado una ruta de 3 días por la selva y el río Amazonas con la agencia "Paseos Amazónicos", por lo que durante ese tiempo estaré ¡¡¡ en otro mundo !!! y no podré actualizar el web. Donde voy a ir no hay prácticamente servicios y electricidad sólo en alguna hora del atardecer y suministrada por un generador de poca potencia, lo que dará poco de sí.

Por lo demás, el resto de la tarde lo he pasado paseando por Iquitos y como ha anochecido a las 6 de la tarde, poco he podido ver. He conseguido encontrar el "Restaurante Blanquita" que me lo habían recomendado en la Oficina de Turismo como especializado en comida de la zona y que estaba situado en el extrarradio, para lo cual he andado entre calles sin asfaltar y bandeándome entre barro. Al final ha resultado ser poco más que un puesto callejero pero muy solicitado por las colas que había para comprar comida. He cenado en la calle, corvina ¡¡¡ carbonizada a la parrilla !!! con una especie de patata rebozada que no me acuerdo cómo le han llamado. Todo ello bastante malo y chamuscado.

Aquí la temperatura ronda los 30º pero la humedad hace que parezca mucho más y me imagino que a partir de mañana la sensación de agobio será todavía mayor. Salgo a primera hora de la mañana en una motora por el río Itaya hasta enlazar con el Amazonas.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

21/05/2009

  Iquitos / Río Amazonas - Sinchicui (Perú)

 

Esta mañana cuando he salido del hotel para embarcar, Iquitos era un enjambre de motocarros que hacen la función de taxi barato. Me han comentado que hay más de 19.000 para los 600.000 habitantes de la ciudad. No sé dónde se meterá tanta gente porque el centro es relativamente pequeño y las zonas asfaltadas están muy limitadas. Después cuando salía con la motora por el río se veía cantidad de casas de madera con techo de paja a lo largo de la orilla.

He viajado con un americano de Texas que estaba en mi mismo hostal, con algunas limitaciones físicas, necesitaba bastón y le costaba mucho moverse. Como yo entendía bastante bien el inglés del guía, no ha necesitado traducir salvo en algunas ocasiones para aclararme alguna duda.

Hemos llegado a media mañana al lodge situado en el río "Sinchicui" que es un brazo del Amazonas y donde dormiremos. Después nos hemos trasladado a un poblado donde vive la tribu Yagua para conocer algo de su cultura. Es época de crecidas por lo que el río Amazonas está en su máxima altitud de agua y los desplazamientos hay que hacerlos siempre en motora o canoa a remo. De hecho los indígenas nos han recibido en un poblado alternativo que tienen porque el suyo habitual ahora está inundado.

Me ha recaído todo el peso de participar en sus juegos y danzas porque a mi acompañante americano le resultaba imposible. Ha venido una indígena a ¡¡¡ sacarme a bailar !!! y cuando estaba en plena faena me ha venido a la cabeza, la clásica escena de que al terminar el baile los habían ¡¡¡ casado !!!. Ella parecía ser soltera o viuda y está claro que no se pueden ver tantas películas de aventuras, porque dejan huella sin que te des cuenta.

Hemos vuelto a comer al Logde y por la tarde nos ha visitado un chamán, dándonos una explicación de la importancia de su papel como "médico de familia", con una misión muy importante en estas comunidades desperdigadas donde tienen verdaderos problemas para acceder a los hospitales. El chamán o curandero como él mismo se ha llamado tenía una mirada bastante sardónica y como utilizaba mucho alucinógeno, se podía pensar que se estaba "colocando". Ha defendido el tabaco como defensa ante los malos espíritus, aunque eso sí, sin tragar el humo.

A continuación el guía y yo solos, hemos visitado el pueblo de Santa María, que es el lugar donde se rodaron escenas de la película "Diarios de una motocicleta" y concretamente cuando el "Che" Guevara ayuda un tiempo en un hospital de una comunidad indígena. He recordado el escenario y me ha encantado la situación. Allí hemos presenciado como trabajan la caña de azúcar con métodos ancestrales para destilar ron.

El atardecer nos ha regalado una preciosa puesta de sol en el Amazonas y después de cenar hemos vuelto a dar una vuelta en canoa a remo y en total oscuridad con la única ayuda de una linterna que utilizábamos de vez en cuando, escuchando toda clase de ruidos que durante el día no se aprecian. Un singular paseo en un entorno intimidatorio, pero del que tambien he disfrutado mucho.

Un día muy completo, con muchas experiencias diferentes de los que dejan huella y recuerdos, por las situaciones vividas.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

22/05/2009

  Río Amazonas (Perú)

 

El día de hoy ha sido más relajado. Lo primero que hemos hecho ha sido desplazarnos por el Amazonas hasta una zona donde habitan los llamados "Delfines Rosados". El guía les ha estado llamando mediante un silbido especial, pero no se han acercado a la motora. Los he visto de lejos y lo único que he apreciado son sus grandes dimensiones con 2 m de largo y más de 70 Kg. de peso. Han estado entrando y saliendo durante un rato pero sin dar saltos de alegría como los de la reserva de Humboldt en Chile, que aquéllos sí que me ofrecieron todo un espectáculo.

Como no querían colaborar mucho, nos hemos ido a otro lodge llamado "Tamboyanayaca", en donde hemos cogido una canoa a remos para visitar la flora y la fauna de la zona. Me han dado un remo que parecía de plomo por lo que pesaba y además hemos tenido que remontar el río contra corriente. Gracias a que el guía era un experto y controlaba la situación porque hemos tenido que atravesar zonas estrechas con lianas, árboles y otros obstáculos que nos ponían trabas para avanzar.

El recorrido ha durado un par de horas, en la que el guía Johny nos ha dado toda clase de explicaciones sobre las distintas variedades y su uso medicinal. Todo ello en perfecto inglés para mi compañero el tejano, con quien hablo mucho de viajes y países porque a él también le gusta mucho conocer nuevos lugares.

Hemos vuelto para comer en el lodge a favor de la corriente, entre bromas de que me había ganado doble ración de comida por lo que había trabajado remando.

Después de una relajante siesta en una hamaca con vistas al río y mientras disfrutaba de la calma del entorno ha comenzado a llover y lo ha hecho durante un buen rato, si bien hemos tenido suerte porque nos ha cogido a cubierto.

El tejano nos ha dejado y se ha vuelto a Iquitos, ya que acababa su tour y me he quedado solo con el guía Johny. Mientras le esperaba para salir a pescar, he tomado mi primer "pisco" que ha resultado ser un aguardiente seco y fuerte hecho con uva y que me ha gustado mucho.

La pesca no nos ha ido mal y hemos cogido bastantes pirañas, pero como algunas eran pequeñas las hemos devuelto al río. Al final nos hemos quedado con media docena de peces compuesta de: sardinas de río, pirañas y pez gato muy bonito, los cuales nos los han preparado para cenar, complementándolos con carne de res porque no daban para mucho.

Este segundo día en el Amazonas ha resultado muy relajante y con tiempo libre, lo que me ha permitido observar cómo viven familias en casas perdidas en la selva y que han querido aislarse voluntariamente, viviendo exclusivamente de su muy limitada agricultura y de la pesca, se trasladan en canoas que son troncos de árbol vaciados y generalmente disponen de 2 chabolas o una de doble piso para la época en la que el río está crecido.

Mañana es el último día en el Amazonas y después de comer volveré a Iquitos.

 

 
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

23/05/2009

  Río Amazonas / Iquitos (Perú)

 

La mañana de hoy la hemos dedicado a visitar una reserva en la que los animales viven en libertad. Hemos llegado en motora y nada más bajarnos hemos visto una enorme tarántula que estaba en un árbol y que según nos han dicho no formaba parte de la reserva. Le he sacado una fotografía y nos hemos acercado a ver otros animales. Íbamos con botas catiuscas porque había unos 20 cm de agua y cuando pasábamos por debajo de un árbol, un mono se ha descolgado y se le ha subido al guía que le conocía para jugar. En un momento dado, el mono ha parado de jugar y se ha quedado quieto mirando algo fijamente en la espalda del guía. He ido a comprobar lo que era y ha resultado ser la tarántula que habíamos visto antes y que se le había subido por la espalda al guía, para lo cual tenía que haber venido por el agua unos 50 metros, cosa un poco extraña según me han dicho. Cuando le he avisado lo que pasaba a Johny, se ha preocupado, se ha estado muy quieto y me ha pedido que por favor se la quitara, cosa que realmente no me apetecía hacer porque nunca había tocado una tarántula y menos tan grande. Me he armado de valor y le he dado una palmada suave procurando que no se sintiera atacada porque entonces sí que se podía volver peligrosa. Al fina ha caído al agua y yo he tenido una sensación extraña cuando he tenido que tocar su suave pelaje, además no sabía nada si tenía que hacerlo de alguna manera especial para no tener peligro.

Después me ha contado Johny, que cuando era pequeño le había picado una tarántula y que estuvo varios días bastante mal. No obstante, parece ser que su veneno no es mortal si se pone remedio a tiempo.

Esta ha sido mi aventura de hoy y aunque después hemos estado con una anaconda que se empeñaban que me la colocara por el cuello, me ha parecido que para un día ya había tenido bastantes emociones y me he limitado sólo a tocarle un poco el vientre en plan cariñoso, por si acaso.

Después de comer me han llevado en motora de nuevo a Iquitos y me he dirigido al hotel Amarillis, el mismo en el que estuve cuando llegué de Lima. Al margen de la relación precio/calidad que es muy buena, la extrema amabilidad de todos incluidos los dueños, me ha hecho repetir y cuando he llegado realmente me estaban esperando con todo preparado. Una maravilla de personas con las que da gusto tratar.

Por la tarde he salido a conocer un poco Iquitos porque el día que llegué ya era de noche y no se veía nada, así que me he acercado a la Plaza de Armas, a la casa de hierro que diseñó Eiffel y al malecón desde el que he tenido una preciosa vista del río. También he estado en una zona de casas sobre el agua, contemplando cómo se desarrolla la vida cotidiana. Todo el mundo está en la puerta de casa y a pesar de las dificultades económicas que se aprecian en las familias, todos te saludan alegremente.

Mañana por la mañana me dirigiré a Belén, en el sur de Iquitos y que se le llama " La Venecia del Amazonas ". Un barrio de casas flotantes que se mueven al ritmo de las crecidas. Por la tarde volaré a Tarapoto, para ir acercándome poco a poco a la costa norte.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

24/05/2009

  Iquitos / Tarapoto (Perú)

 

Después de estar trabajando bastante ayer a la tarde y hoy a primera hora con las fotos y diarios, más la transmisión de todo ello al servidor, he puesto colofón a mi estancia en el Amazonas acercándome esta mañana a Belén. Hasta ahora había visto algunas casas flotantes con familias independientes, pero lo de hoy realmente me ha impresionado, Se trata de una ciudad completa con más de 15.000 habitantes y con los servicios mínimos adaptados al entorno. Todo flotante: bares, tiendas de comestibles, viviendas, dispensarios y zonas con y sin electricidad. Todo comunicado con multitud de canoas a remo y motoras más o menos evolucionadas. He alquilado una motora para recorrer los canales, que por algo le llaman "La Venecia Peruana", pero lo único que he visto parecido con la bella ciudad italiana, ha sido el agua. Todo lo demás es ser pretencioso.

Belén es el barrio pobre de Iquitos, por lo que uno se puede imaginar lo que era: mujeres lavando la ropa y los platos en el río, niños bañándose junto a la basura que los vecinos acababan de tirar, etc. De hecho, me han aconsejado ir sin nada salvo el dinero justo para los pequeños gastos, sin documentación y sin reloj, pero lo que he llevado ha sido el GPS, para poder saber en todo momento donde estaba. Parece ser que el robo está a la orden del día pero yo no he tenido ninguna sensación de peligro.

Ha sido un paseo muy bonito porque los barqueros eran encantadores y me han ido explicando como funcionaba aquello. Mucha gente me saludaba y me pedía que le sacase fotos, por lo que no he tenido ningún problema para retratar lo que me ha parecido significativo.

Después me he acercado al mercado que estaba en pleno apogeo y con mucha actividad. He visto que vendían carne de tortuga y de lagarto, por lo que después en un restaurante al verla en el menú la he pedido, pero me han dicho que no tenían porque era época de veda. Desde luego, en el mercado parecía que no había veda, pero por la pinta que tenía se tenía que tener mucha hambre para ¡¡¡ hincar el diente !!! a aquello. Por el contrario he probado el pescado más sabroso y también de más calidad, "el paichi", que es un enorme pez de 200 Kg que se pesca en los lagos.

He vuelto al hotel para coger el taxi que me ha llevado al aeropuerto desde donde he volado a Tarapoto con una hora de retraso. En el propio aeropuerto he visto un anuncio de hotel céntrico con muchas comodidades y a muy buen precio, por 20 € tengo de todo incluido el desayuno, incluso me han llevado gratis desde el aeropuerto.

Mañana me quedaré en Tarapoto y quiero ver los alrededores que parecen tener algunos lagos y cascadas.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

25/05/2009

  Tarapoto/ Huacamaillo / Ahuashiyacu (Perú)

 

Después de analizar las excursiones disponibles por esta zona, he decidido alquilar una moto porque me daba más flexibilidad y podría ver más atracciones que las recomendadas en los folletos turísticos. He ido a 2 cascadas que habitualmente se hacen en 2 días, pero como sólo disponía del día de hoy, me he puesto las pilas y he salido con la moto hacia el monte, sin casco ni nada, porque aquí no se usa.

He tardado más de media hora en llegar hasta un poblado en plena montaña llamado San Antonio de Cumbaza, límite hasta el que podía llegar con la moto y he buscado un guía del pueblo que me pudiese acompañar hasta la cascada de Huacamaillo. Esta excursión tiene un tiempo de caminata estimado de 1 hora y media, y con la recomendación de ir con alguien que conociera la zona porque había que adentrarse en la selva y cruzar por el agua varias veces el río. Pues bien, he contratado al ¡¡¡ correcaminos !!! del pueblo, porque me ha dicho que en 45 minutos habríamos llegado, como así ha sido. Me ha dicho que metiera la moto en la cocina de su casa y hemos salido no al ¡¡¡ trote !!! sino al ¡¡¡ galope !!!, por un camino totalmente embarrado, hemos cruzado 3 veces el río, teniéndome que descalzar 6 veces entre ida y vuelta, con una corriente bastante fuerte que me ha mojado hasta la cintura, empapando el dinero y copia de pasaporte. Menos mal que las principales cosas de valor las había dejado en el hotel.

Se ha puesto delante y no había forma de pararle, si sacaba una fotografía, después tenía que andar casi corriendo para volver a cogerlo, ni miraba para atrás. Me podía haber perdido y ni se hubiese dado cuenta. Pero cuando hemos tenido que saltar por las piedras del río, ha salido mi experiencia de andar por las rocas de Tximistarri y Mancusa aprendida en mi niñez y le he hecho sudar para seguirme. Vamos que lo he hecho a posta, para que se diera cuenta el agobio que te entra cuando te llevan en volandas. De todas formas no creo que se ha enterado. No obstante, era amable pero hiperactivo y me ha comentado en los pocos momentos que hemos ido a la par, que era albañil y que había pintado la escuela por la que habíamos pasado al salir del pueblo, y estoy seguro que la había pintado él solo. A la vuelta me he fijado que su casa era la más y mejor pintada del pueblo.

Como he tardado tan poco en la excursión, me ha dado tiempo de volver al hotel para comer y hablar con mi familia, ya que llevaba días sin hacerlo debido a mi estancia en el Amazonas sin conexión con el mundo. Ello y las 7 horas de diferencia horaria complica que coincidamos, sin que suponga mucho trastorno para nuestras actividades. En el hotel me he tenido que quitar toda la ropa y mandarla a lavar porque hasta el sombrero lo tenía con barro. Ya habrán pensado ¡¡¡ de dónde coño venía !!!

Por la tarde, a pesar de estar ya bastante cansado de la mañana he cogido de nuevo la moto y entre cientos de motocarros y bocinas he salido en dirección a la otra cascada llamada Ahuashiyacu. He seguido las indicaciones de los letreros en la carretera y he atravesado barriadas de chabolas con caminos impracticables y jugándote una caída, porque los surcos que el agua había hecho en la tierra había dibujado canales de los que una vez dentro prácticamente no se podía salir y te llevaban muchas veces a barrancos, como es natural y para hacerte más divertido el viaje.

Entre estas cosas y las obras en la carretera que paraban el tráfico cada vez que un camión se ponía a cargar tierra, me he retrasado en la llegada a la cascada, teniendo el tiempo justo para sacar alguna fotografía y volver antes de anochecer a Tarapoto.

Mañana cojo un autobús con destino a Chachapoyas, con una duración de 11 horas más el tiempo necesario para coger otro autobús en Pedro Ruiz. Me espera ¡¡¡ un gran día de viaje !!!

 

Ver reportaje
     
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

26/05/2009

  Tarapoto/ Chachapoyas (Perú)

 

Ya me imaginaba que iba a tener un día duro de autobús, pero no tanto. La salida ya ha sido espectacular: 8 de la mañana nos montamos en el autobús previa estampación de la huella dactilar untando el dedo en un tampón de tinta (igual que en el D.N.I.) y poniéndolo en una hoja en la que figuraban nuestros nombres y los asientos que ocupábamos. Antes de ponernos en marcha nos han sacado vídeo uno a uno de los que estábamos sentados y los vacíos también junto con los equipajes de mano que llevábamos.

Al fin el autobús ha salido y no han pasado 100 metros cuando ha parado en una bocacalle en lo que debía ser otra oficina de la misma compañía, para que se montara más gente que estaba allí esperando. Yo no me lo podía creer, porque por la ventanilla yo veía perfectamente el terminal central en el que yo me había montado y que estaba, y no es broma insisto, a menos de 100 m.

Después de un buen rato de meter maletas y gente, a éstos últimos sin tomarles la huella dactilar y sin vídeo ¡¡¡ y ellos se lo han perdido !!! hemos vuelto a ponernos en marcha. Como nos habíamos salido de la carretera general, ha continuado durante más de 3 Km por un camino de cabras sin asfaltar que corría paralelo a la carretera asfaltada. Y pensaba yo, ¡¡¡ qué le costará volver a la carretera por cualquiera de las bocacalles que estamos cruzando !!!, pues no lo ha hecho y hemos ido dando saltos y jodiendo los amortiguadores que por el ruido que hacían no estaban para muchos trotes !!!

Al fin se ha decidido a coger la carretera asfaltada y la alegría ha durado 50 metros porque ha entrado en una gasolinera a repostar. Yo miraba a todo el mundo pensando que se amotinarían porque ya llevábamos 1 hora y 1/4 en el autobús y todavía no habíamos salido de Tarapoto, pero nadie ha dicho nada, por lo que he pensado que el raro era yo por extrañarme de esta forma de actuar. Bueno y de ahí en adelante ha sido todo por el estilo: una carretera de montaña y selva con miles de curvas, vacas y perros circulando, continuos desprendimientos de piedras que permanecían en mitad de la carretera y que había que esquivar, ríos de agua que atravesaban la calzada, paradas en obras de más de 1/2 h cada una y todo lo que uno se pueda imaginar, incluyendo inmensas colas en un peaje porque además era carretera de pago. La foto muestra "la banda" que íbamos y que no sé cómo habrán acabado, porque yo me he bajado en Pedro Ruiz y he cogido una taxi colectivo con destino a Chachapoyas, pero el resto continuaba hasta Chiclayo y el taxista me ha comentado que a los pocos kilómetros se iban a encontrar con la carretera cortada por una huelga de indígenas y que no les dejarían proseguir el viaje.

Nada más llegar a mi destino y antes de ir a un hotel he arreglado las excursiones de los 2 siguientes días a Kuélap y a la catarata de Gocta.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

27/05/2009

  Chachapoyas / Catarata de Gocta (Perú)

 

Aunque en principio tenía programada hoy la visita a la fortaleza de Kuélap, la huelga que continuaba hoy cerrando algunas carreteras, ha impedido que llegaran los autobuses que nos iban a llevar, por lo que iré mañana y hoy lo he dedicado a visitar la catarata de Gocta, que no tenía cortada la carretera.

La catarata de Gocta tiene 771 metros de altura y está considerada la tercera más alta del mundo. Pero lo más curioso es que no aparece ni en los mapas turísticos y ni en la guía de Lonely Planet cuando informa de Chachapoyas y de sus alrededores. Y es que hasta que apareció un alemán en el año 2006 a medirla, nadie se acercaba a esta maravilla de la naturaleza.

Éramos un grupo de 3 personas más el guía: un joven limeño llamado Aldo, otro joven californiano de San Francisco llamado Greg y el guía Telésforo Santillan, que precisamente llevó al alemán a realizar la medición y que es un agradabilísimo señor nacido en el pueblo. Nos ha estado contando historias como que de pequeño no se atrevía a acercarse a la catarata porque su padre le había dicho que allí salía el "arco iris" y que por lo tanto era muy peligroso. Estaba muy agradecido al alemán porque la había dado a conocer al mundo y ahora venía gente a visitarla y eso les garantizaba trabajo. Siempre con la sonrisa en la boca, Telésforo nos ha llevado durante 2 horas subiendo y bajando empinadas cuestas por un camino un poco duro pero muy bonito porque la imponente catarata se veía desde lejos y la teníamos presente durante mucho rato.

El californiano Greg había estado en Donosti hacía años y tenía un recuerdo maravilloso de nuestra ciudad, según me ha dicho y también de las olas de Mundaka, por lo que supongo que era surfero. Es profesor de Inglés y llevaba varios meses trabajando en Chiclayo (Perú) dando clases. Aldo el limeño, se ha declarado seguidor de la fórmula 1, siendo gran conocedor de este deporte y de Alonso, también se ha decantado por el Manchester en el partido de la final de la Champion que esta tarde se iba a jugar, mientras que el californiano y yo apostábamos por el Barcelona. Una caminata muy agradable porque al final había una joya natural que merecía la pena el esfuerzo.

Cuando volvíamos nos hemos cruzado con otro guía que llevaba a un excursionista que me ha preguntado qué tal era la catarata y cuando nos despedíamos en grupo ha dicho ¡¡¡ Agur al vasco !!! le he preguntado de dónde era y si tanto se notaba mi acento, contestándome riéndose que de Madrid y que más que el acento, era mi físico de estar en plena forma física como Argiñano. Está claro que la fama de Argiñano es alta.

Hemos comido en el pueblo cercano a la Catarata y Aldo el limeño estaba sufriendo calambres en ambas piernas por el esfuerzo. Cuando salíamos en coche de vuelta a Chachapoyas, 2 chicas nos han pedido que las lleváramos, resultando ser francesas de Marsella que estaban haciendo un voluntariado de ecología en Perú. Hemos estado hablando durante la hora que ha durado el retorno del trabajo que hacían, de que también habían estado trabajando en un voluntariado de Colombia, de los viajes que todos habíamos hecho, etc. También eran seguidoras del Barcelona y que aunque parezca extraño el que jugara Thierry Henry ¡¡¡ con lo bueno que está !!! según ellas, sólo por eso merecía ganar.

Un bonito día, tanto por la visita a la espectacular catarata, como el contacto con otras personas de muy diferentes diferentes nacionalidades y que por el excelente ambiente que se respiraba, parecía que disfrutábamos unos de otros y todos hablando en castellano. Una de las chicas no conocía el idioma y en los 3 meses que llevaba en Sudamérica hablaba casi a la perfección, lo que me ha dejado impresionado por su capacidad, desde luego muy superior a la mía.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

28/05/2009

  Chachapoyas / Fortaleza de Kuélap (Perú)

 

Hoy he estado en la fortaleza de Kuélap. Un gran yacimiento arqueológico a 3.000 metros de altura y con el que aquí quieren potenciar la región al estilo de Machu Picchu y Cuzco. Después de 3 horas de coche por un camino sin asfaltar, subiendo por altas montañas con grandes precipicios: un joven alemán, una pareja de brasileños y un servidor, junto con el guía, hemos pasado el día metidos en la inmensidad de estas montañas.

Pueblos perdidos unidos por la única vía de comunicación existente y que consiste en un peligroso camino con continuos derrumbes, ha sido la ruta que hemos tomado para llegar a este inhóspito lugar muy poco visitado, ya que cuando hemos llegado éramos los únicos visitantes.

El guía nos ha explicado la historia de los indígenas chachapoyas y cómo las mujeres eran las que realmente hacían todo: gobernar, trabajar, guerrear y mantener a los hombres con el único fin de procrear. Un curioso lugar llenos de edificaciones circulares por su adoración al sol, del que todavía se desconocen muchos temas, como por ejemplo el sistema de transporte de agua a semejante altura.

Después de comer y de otras 3 horas de vuelta, he llegado al pueblo para hacer las maletas e ir a la estación de autobuses ya que tenía billete para viajar esta noche. Cuando he llegado me he encontrado cerrada la estación y me he dirigido a la agencia de viajes con la que he hecho las excursiones y que ayer me acompañaron para comprar el billete. Estaba en ese momento el dueño de la agencia que también es el dueño del hotel en el que he estado y ha comenzado a hacer llamadas para enterarse de lo que ocurría. Pues bien, la huelga que conté que había cuando llegué a Chachapoyas y que cerraba las carreteras, ahora se ha vuelto indefinida y el tráfico está cortado en las carreteras principales, por lo que ni salen ni llegan los autobuses.

Así que me ha pillado aquí y aunque dispongo de un par de días de margen, me han recomendado salir cuanto antes porque los indígenas, me han dicho que son ¡¡¡ muy bravos !!! y que los problemas probablemente se agravarán. Parece ser que la raiz de todo está en la actuación del gobierno que puede autorizar a alguna empresa de minería americana, explotar las cumbres de las montañas en las que precisamente he estado hoy y que son ricas en oro, lo que contaminaría y pondría en peligro todo el ecosistema de la zona y las principales formas de agricultura que son la base de la subsistencia de los nativos.

El dueño del hotel y de la agencia de viajes con la que he hecho las excursiones, www.turismoexplorerperu.com me ha comentado que su hermana y su sobrino, mañana van en coche a Trujillo a través de Cajamarca y que si yo estaba dispuesto a ir con ellos, les preguntaría si querían llevarme. Le he agradecido su gestión y me he vuelto al hotel a coger la habitación que acababa de dejar, para pasar la noche.

Precisamente ahora me ha llamado a la puerta de la habitación y me ha dicho que están de acuerdo en llevarme y que mañana a las 5 de la mañana vendrán a buscarme. Así que dentro de lo malo y de lo larga que es la ruta por la que iremos (16 horas más o menos), no me quejo si mañana duermo fuera de esta zona, que es donde están los problemas. Aquí los viajes ya no se cuentan por horas sino por días, la dura orografía y la falta de infraestructuras, hacen que el tiempo tenga otra dimensión distinta a la que estamos acostumbrados. Hasta yo que no soporto las esperas, termino por tomármelo con mucha filosofía y tranquilidad.

Mañana veremos lo que me depara el destino y cómo voy resolviendo las situaciones sobre la marcha. Siempre he dicho que me desenvuelvo mejor en situaciones críticas porque hacen que saque todos mis recursos.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

29/05/2009

  Chachapoyas / Cajamarca / Trujillo (Perú)

 

El día de hoy sin duda, me va a quedar en el recuerdo para siempre. Un viaje a través de los Andes que ha durado 19 horas en coche, superando en muchas ocasiones los 3.000 metros y como acompañante de la familia Jiménez. Doris la madre, una señora hecha de una "pasta especial" se ha mostrado muy tranquila y ha sonreído durante todo el viaje, aunque en muchas ocasiones no había justificación para hacerlo, porque hemos atravesado situaciones un tanto difíciles. Carlos, su hijo, más que conducir lo que ha hecho ha sido ¡¡¡ pilotar !!! una furgoneta Toyota que no era 4x4, pero que se ha comportado como si lo fuera. He tenido la suerte de dar con una de esas pocas personas que al volante es capaz de volar por caminos intransitables dando a los acompañantes la confianza y seguridad necesaria para no salta en marcha y ¡¡¡ abandonar la nave !!!. Su gran pasión por el automovilismo ha contribuido a que con una velocidad realmente de rally nos haya llevado durante tantas horas y sin bajar el ritmo, por sitios espeluznantes y al menos para mí increíbles de transitar: caminos angostos, niebla, derrumbes, barro, precipicios, lluvia, prolongadas paradas esperando a que limpiasen el camino y poder continuar, y un paisaje realmente espectacular, han sido junto con un ambiente de camaradería los ingredientes que han estado presentes en un día en el que la adrenalina no me ha bajado hasta que hemos llegado a Cajamarca y hemos parado para comer. Y pensándolo mejor, ni allí la situación ha sido normal para mí, puesto que he comido Cuy, un roedor que realmente me ha gustado mucho y que Doris me ha ofrecido como plato especial de la zona y que se ha extrañado cuando le he dicho que quería probarlo, porque a mucha gente el termino de "roedor", le quita las ganas de comer.

El corte de las carreteras se mantenía hoy por la mañana, por lo que a las 5 h hemos salido por una ruta de montaña con destino a Trujillo, vía Cajamarca. De las 19 horas sólo 2 horas habremos transitado por carretera asfaltada, y ésta era un enjambre de baches tan grande como volcanes, recordándome a las carreteras de Costa Rica. De Chachapoyas nos hemos adentrado enseguida en la montaña y si ayer yo pensaba que había tenido mi dosis de aventura cuando fui a Kuélap, es porque todavía no había vivido el día de hoy. Carlos me ha dicho que una vez había hecho esta ruta hacía muchos años y que esperara que hubiese mejorado, cosa que ha reconocido después que no había sido así. Me he ofrecido a ayudarle a conducir cuando se cansase, pero es que todavía no conocía su habilidad al volante. Al principio me he asustado por la velocidad a la que iba en curvas cerradísimas, con niebla cada vez más densa conforme subíamos y tocando el claxon continuamente porque la anchura del camino sólo daba para un coche. Hemos tenido unos cuantos frenazos bruscos por encontrarnos de frente a la salida de las curvas con algunos ¡¡¡ piraos !!! como nosotros, que utilizaban la misma ruta, hasta que en un momento hemos patinado y yo he pensado que allí se acababa todo. Era en unos de los puntos más problemáticos del camino, con muchísimo barro y cortes a un lado realmente impresionantes, pero Carlos ha conseguido recuperar el control del coche en el último momento. La velocidad para mí era excesiva, pero he visto a Doris que tan tranquilamente le ha preguntado a su hijo si le había patinado el pie, que he pensado que esto sería normal aquí. Tímidamente le he dicho a Doris que parecía que a su hijo le gustaba conducir, a lo que con una sonrisa, me ha respondido que desde niño Carlos había mostrado una gran pasión por los coches. ¡¡¡ joder, he pensado esa pasión me va a matar, si no es de accidente, sí de un ataque al corazón !!! y no exagero, yo creo que estoy algo acostumbrado a conducir en todo tipo de situaciones, pero no había llegado a estos extremos.

Ante esta situación me he hecho la siguiente pregunta a mí mismo: " ¿ te vas a bajar del coche y quedarte aquí tirado en plena montaña o vives la situación como algo realmente especial y piensas que vas de copiloto de Carlos Sainz ? ". He optado por lo último y realmente he disfrutado en cuanto me he dado cuenta que el piloto que yo llevaba coincidía en algo más que en el nombre, con el campeón de rallys. De todas formas, si alguien está interesado en tener una experiencia de este tipo, que me lo diga y le pondré en contacto con Carlos a través de su tío, que igual él también está interesado en repetir la experiencia cuando descanse de la paliza que se dio, porque al final reconoció estar ¡¡¡ un poco cansado !!! después de 19 horas de auténtica tensión y concentración.

A las 12 de la noche entrábamos en Trujillo y he quedado con Doris para continuar hasta Lima, si no consigo un billete de avión para el domingo, porque me gustaría aprovechar un día completo para visitar Trujillo. Amablemente se han ofrecido a llevarme de nuevo. Ellos se dirigen a la capital, así que es posible que volvamos a viajar juntos, cosa que no me importaría en absoluto. Viajando de esta forma es como te das cuenta de la gente tan estupenda que hay en el mundo y que fuera de nuestros círculos habituales, también puedes encontrar gente de mucho nivel, a pesar de las ideas preconcebidas y siempre erróneas que tenemos de países que considerados de menor desarrollo cultural.

 

 
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

30/05/2009

  Trujillo (Perú)

 

Cuando he bajado a desayunar me he llevado una sorpresa al ver el titular de los periódicos, en el que se publicaba un accidente con 25 muertos y otros 22 heridos, consecuencia de la caída de un ómnibus por un precipicio de 100 metros de altura, en la sierra de montaña por la que vine yo ayer. Ello me ha hecho recordar el trepidante viaje por los angostos caminos que hice y el riesgo que asumí. Realmente no me ha extrañado demasiado lo que ha ocurrido, aún como en el caso de ayer en el que el conductor era un experimentado conductor con más de 15 años, moviéndose a diario por esas escabrosas zonas. En estos lugares un pequeño error puede tener consecuencias catastróficas. Creo que la suerte estuvo de nuestra parte, en el patinazo que dimos y que Carlos lo resolvió muy bien.

Por lo demás, como he conseguido un billete para viajar mañana en avión a Lima, y para que la adrenalina vuelva a sus niveles normales después del prolongado ¡¡¡ subidón !!! de ayer, hoy lo he dedicado a visitar esta ciudad que tiene un bonito centro histórico, con cantidad de edificios coloniales y una cuidada Plaza de Armas.

También he visitado la ciudadela de adobe de Chan Chan, que fue capital del reino Chimú, importante cultura preinca establecida en el valle del Moche. Fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, resultando un lugar atractivo para visitarlo por su belleza, variedad y cantidad de muros de adobe, decorados con relieves de formas geométricas, peces y aves en las paredes de patios y corredores.

Por la tarde me he dirigido a las importantes huacas de El Sol y de La Luna, pero ya habían cerrado y no he podido entrar.

Poco más que contar, resultando el día apacible y tranquilo que me hacía falta, porque últimamente con tanto y variado viaje me estaba pasando un poco en la intensidad de cada día. Hoy considero que he descansado y recargardo de nuevo las pilas, para continuar con esta ¡¡¡ trepidante !!! y maravillosa vida que llevo.

Mañana volaré a Lima para iniciar la siguiente etapa por el sur: Arequipa, Lago Titicaca, Cuzco y Machu Picchu.

 

Ver reportaje
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

31/05/2009

  Trujillo / Lima (Perú)

 

Otro día de descanso. He cogido el avión de Lan por la mañana en Trujillo y mientras desayunaba cómodamente sentado, he estado viendo la majestuosa cordillera de los Andes. No consigo acostumbrarme del todo a la gran diferencia que existe entre viajar por uno u otro medio. Me siguen sorprendiendo las 20 horas que me llevaron hacer los 600 Km desde Chachapoyas y las condiciones por las que pasé, y hoy en 1 hora me he plantado en Lima. Cosas del progreso.

La mañana la he pasado paseando por el malecón del barrio de Miraflores, el cual es una gozada, sobre todo hoy domingo en el que había multitud de limeños volando cometas y también haciendo surf, en un ambiente relajadísimo. He comido en una terraza con vistas al mar y después de hablar con mi familia, me he dirigido al centro de Lima, que está a 8 Km de esta zona costera.

En la Plaza de Armas y en el paseo que bordea el río, también me he encontrado con muchísima gente paseando y espectáculos callejeros de cantantes, cuentachistes, bailes folclóricos y los clásicos ¡¡¡ profetas !!! que con voz amenazante y Biblia en mano, te auguran que una plaga te va a matar, porque eres un pecador y una mala persona. La realidad es que nadie les ha hecho caso, porque cada uno estaba a lo suyo, principalmente comiendo cantidad de dulces diferentes a los que yo me he apuntado y que los servían en los tenderetes. Entre todos, los que más me han gustado han sido los llamados "Crema y el mixto de Morrazno con arroz con leche". La Crema es un flan riquísimo que estaba caliente y el Morrazno una especie de compota de algún fruto morado que no conocía y que le daba un toque especial al arroz con leche.

Mañana por la mañana, vuelo con destino a Arequipa en el sur de Perú. Allí la temperatura bajará considerablemente respecto a la que he tenido en días anteriores. En Perú, se da la circunstancia de que mientras en Lima y en el sur ahora comienza el invierno, en el norte es verano, porque al ser la temperatura constante, las estaciones se rigen por la época de lluvias o seca, siendo ésta última la actual. Así que me tendré que arropar un poco más.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 
© Viendomundo.com
Volver