a

 

Icono flecha Inicio Icono flechaCuadernos de viaje: Índice
 

Febrero -2014

 
         
   

03/02/2014

  Bilbao - París - Nairobi (Kenia)

 

Nuevo año de viajes que esperamos sea tan bien aprovechado como los anteriores. Esta vez comenzamos por el África negra, ese continente que tanto nos gusta y en el que disfrutamos principalmente de su naturaleza y de su fauna. Conocemos Botswana, Zimbabwe, Sudáfrica y Madagascar, pero nos faltaban las dos estrellas en lo que se refiere a fauna: Kenia y Tanzania. Para visitar estos países a nuestro aire, hemos alquilado un coche 4W4 con una tienda en el techo, tal como hicimos en Botswana y que tan grato recuerdo nos dejó. Así que después de un viaje vía París, bastante pesado con "Kenya Airways" llegábamos a las 10 de la noche a Nairobi.

Sin contratiempos en la entrada al país previo pago de los correspondientes 50 $ por persona del visado, nos acercábamos al hotel "Marble Arch" que salvo que está bien situado para nosotros por su cercanía con la oficina de "Bushtroop-safarys" a quien hemos alquilado el coche, no tiene más ventajas.

Así que por la mañana, después de un pobre y reseco desayuno, nos hemos acercado paseando hasta la oficina de la agencia para hablar con "Jacqueline", una sonriente señora con quien me relacioné vía email y que ha respondido a la imagen de eficiencia que me había creado, siendo quien lleva todo el peso de la oficina y que posiblemente sea la propietaria del negocio. Después de explicarnos cómo funcionaba el tema y de pagar con tarjeta de crédito la parte que nos faltaba, hemos quedado a la tarde para ir a ver el coche.

Durante un par de horas hemos andado paseando por Nairobi y visitando lo poco de interés que tiene esta ciudad: La Mezquita Jaima, el Parlamento, etc.

Pero sin duda lo que más nos ha gustado ha sido la intensa vida callejera que tiene esta ciudad, en la que miles de personas parecen recorrer constantemente sus avenidas, llenando todos los rincones.

Después de comer en una restaurante de comida rápida hemos vuelto a la oficina donde "Jacqueline" nos ha llevado hasta donde tenían el coche. Aunque habíamos reservado un "Nissan X-trail" que nos parecía suficiente para dos personas, nos han dado un "Nissan Navara" de las mismas características al que tuvimos en Botswana, porque nos han dicho que los caminos de Tanzania requieren un coche más duro. En principio me ha dejado preocupado este modelo de coche porque en ese viaje nos quedamos dos veces atascados en la arena y nos tuvieron que sacar. A mi pregunta de cómo era el piso de los caminos por los que íbamos a transitar nos han dicho que eran de tierra dura y no iba a tener esos problemas. Por el mismo precio nos dan un coche superior, si bien los accesorios referidos a la acampada dejan un poco que desear. Veremos cómo nos adaptamos y mañana mismo saldremos en dirección al "Monte Kenya", el primer Parque Nacional en el que no esperamos ver animales.

 

Ver reportaje de: Nairobi (Kenia)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

04/02/2014

  Nairobi - Isiolo (Kenia)

 

Comenzamos la andadura por tierras keniatas, para lo que después de dos horas de aprovisionamiento y últimos detalles con la agencia "Bushtroop-safarys" partíamos de Nairobi con destino al Parque Nacional de Meru, que a última hora nos había parecido interesante visitar, ya que el itinerario en principio variaba en muy poco. Pero la realidad ha sido otra bien distinta, la información que te facilitan es muy sesgada y después de cerca de cinco horas y media, llegábamos a la población de Meru.

Un largo viaje cuando pensábamos que en tres horas ya lo habríamos cubierto, pero el intenso tráfico, la cantidad de poblaciones a atravesar y los millones de topes en la carretera que te obligaban a casi parar para salvarlos, con el riesgo de dejar los amortiguadores allí, ha duplicado el tiempo del viaje.

Además cuando hemos preguntado en Meru por dónde se entraba al Parque Nacional nos han dicho que la puerta más cercana estaba a tres horas de coche por un camino de tierra, lo que nos ha hecho desistir de la visita. El Parque Nacional de Meru es de los más salvajes que existen en Kenia y no tiene la infraestructura necesaria para una visita rápida que era nuestro caso. Tenemos una ruta bastante completa de visitas y preferimos continuar con nuestro plan y estar en los mejores Parques Nacionales.

Como ya era hora avanzada y aquí para las 6 y media de la tarde ya comienza a oscurecer hemos buscado un camping para pasar la noche, lo que nos ha llevado su tiempo. Entre que esta zona no está entre los itinerarios de los safaris masivos y que el TomTom, nos indicaba constantemente que existían campings en la ruta, pero que luego en la realidad no era cierto, hemos llegado hasta la entrada de "Isiolo" donde al fin hemos encontrado un "Lodge" con zona de acampada muy básica, pero que al menos nos ha permitido ducharnos con un hilillo de agua fría.

Mañana seguiremos viaje hasta la Reserva Nacional de Samburu, donde esperamos empezar a ver lo que estamos buscando y encontrar mejores infraestructuras para movernos a nuestro aire. Teníamos miedo de que Kenia al ser un país muy turístico no se iba a adaptar a nuestra forma de viajar por libre. Aquí todo se centra en los safaris organizados y los viajeros por libre no encuentran ninguna facilidad.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

05/02/2014

  Isiolo - Reserva Nacional Samburu (Kenia)

 

Después de un pésimo y carísimo desayuno en el que nos hemos sentido timados, salíamos del "Rangeland Hotels & Campsite" con destino a la población de "Arch Point" que está situada cerca de la entrada a la reserva. Una vez allí, como necesitábamos parafina y cerillas, encontrarlos ha sido todo un poema. El pueblo se ha puesto en alerta y la mitad de los habitantes se han acercado ofreciéndonos cosas todos a la vez, menos lo que necesitábamos, pero después de arduas conversaciones y visitas a diferentes puestos de chabolas lo hemos conseguido.

Como es natural, tampoco había ninguna indicación de por dónde era el camino a las puertas de entrada a la reserva y tras perdernos varias veces por caminos de tierra que no controlaba nuestro GPS, dábamos con la entrada en la que media docena de policías, guardas y funcionarios, estaban felices de ¡¡¡cháchara!!! sin que nadie les molestara, hasta que hemos llegado nosotros y los hemos asado a preguntas: pidiendo mapas que no tenían, precios de entrada y camping, los mejores lugares para ver la fauna,etc.. Parece que les hemos alegrado la mañana, porque nos han atendido muy amablemente, supongo que porque sabían que al final teníamos que dejar 200 $, que ya está bien para un país como Kenia. Lo del camping parece una broma, porque lo único que te ofrecen son unos agujeros como wáter, una ducha sin agua que te obliga a buscar a alguien que te abra el grifo general de depósito y te ponga en funcionamiento el agua y si tienes la suerte de dar con él, darle una propina para que te mantenga alejados a los babuinos, que si te descuidas se te comen hasta el coche.

Como llegábamos ya entrada la mañana, hemos visto pocos animales porque en cuanto empieza el calor se marchan a dormir a la sombra y después de comer a la orilla del río, salíamos al atardecer para aprovechar la mejor hora y ver algo de fauna por los alrededores.

Lo que hemos visto salvo una enorme águila o similar que después nos han asegurado que era el ave más grande del parque, el resto de animales han sido los normales: jirafas, elefantes y bastantes babuinos, pero de leones nada. Parece que tienen algo contra nosotros y no quieren aparecer. No obstante, como estaremos bastantes días por distintas partes de Kenia y Tanzania seguro que alguno pillamos.

Al anochecer nos acercábamos al camping en el que como en las películas y rodeados de cuatro tablas nos hemos podido dar una ducha de agua fría, pero que nos ha sentado muy bien. El agua en Kenia es un auténtico`problema y durante el día no encuentras agua si no es en un hotel.

Una preciosa puesta de sol disfrutada en la soledad, ya que somos los únicos ocupantes del camping, más una hoguera para mantener alejados a los elefantes, han puesto fin a este primer día de andar ¡¡¡ perdidos por la sabana !!!

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

06/02/2014

  Reserva Nacional Samburu / Monte Kenya (Kenia)

 

Tras una noche de gritos y broncas de babuinos, hemos madrugado para coger según dicen la mejor hora del día para ver animales, ya que bajan al río a beber y nosotros estábamos acampados en una de sus orillas. Ni en el río ni después por una zona que también parecía ser la más idónea para verlos, ha sido suficiente para avistar algo especial. Lo único que hemos visto han sido elefantes y jirafas que seguro que eran los mismos de ayer y algunas familias de enormes babuinos.

Con cierto desánimo hemos tomado dirección a la puerta de entrada para abandonar esta reserva de Samburu, que nos ha defraudado. Está considerada uno de los parajes de Kenia con más fauna y lo que hemos visto no ha sido del nivel esperado. Hasta el punto de que hemos comenzado a comentar entre nosotros, si realmente en África quedan animales como para integrarte en su hábitat e ir descubriéndolos en su actividad diaria, o te tienes que hospedar en un lodge para poder ver algún león al que le ponen comida al anochecer para que se acerque al escenario donde puede ser visto por los clientes tomándose un "gin Tonic" en la terraza cómodamente sentados.

Y no es que nosotros hayamos estado en el sitio equivocado, porque en cuanto veíamos algún safary-tour, lo seguíamos a distancia y ellos han visto lo mismo que nosotros, es decir, casi nada.

A las 10 h. de la mañana salíamos de la reserva y tomábamos dirección al monte Kenya, parando a comprar en un supermercado de "Nanyuki" y entrando en un camping cerca de "Naro Moru" llamado "Mountain Rock Lodge". Un buen lugar para descansar y quitarse el polvo de Samburu.

Como a partir de las 10 h. de la mañana la cima el "Monte Kenya" de 5.199 m, se cubre de nubes todos los días y hoy no ha sido una excepción, hemos dejado para mañana a primera hora, una visita a los alrededores y disfrutar de su paisaje, ya que para subir al mismo, se requieren caminatas de cuatro días y algo de aclimatación.

A continuación seguiremos hasta el próximo Parque Nacional llamado de "Los Aberdares" que está muy bien valorado y en el que esperamos tener más suerte.

 

 
Ver reportaje de: Reserva Nacional Samburu (Kenia)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

07/02/2014

  Monte Kenya / Parque Nacional de los Aberdares (Kenia)

 

Hoy ha sido un día de imprevistos. Aunque nos hemos levantado pronto, el Monte Kenya no se ha dejado ver y un mar de nubes lo cubría en su totalidad, así que nos lo hemos perdido.

Y es que en la recepción del camping nos han tenido media hora esperando para devolvernos los cambios de la factura de la acampada. Nadie de la decena de personas que rondaban por allí tenía cambios y debían ir a buscarlos parece ser que hasta Nairobi por el tiempo que les ha llevado. Pero como ya conozco la ¡¡¡martingala!!! que utilizan para quedarse como propina los cambios y esta vez era más de la mitad de la propia factura, no me ha dado la gana marcharme y he aguantado estoicamente, hasta que han tenido a bien devolverme los cambios. Me ha cabreado tanto que confundan lo de ¡¡¡ ser blanquito con ser tonto !!! que me he marchado sin dejarles nada de propina y poniéndoles mala cara.

A continuación nos hemos puesto en marcha con destino al Parque Nacional de los Aberdares, parando previamente a comprar provisiones en una cadena de supermercados llamados "Nakumatt" que es la única que cumple con los mínimos de variedad de productos que requerimos.

A mediodía parábamos en la oficina del parque para obtener la tarjeta necesaria llamada "Smartcard" previo pago de 125$, por entradas de dos personas, el coche y una noche de acampada sin agua, ¡¡¡ bueno !!! tenías agua si bajabas al río a buscarla.

Los precios son abusivos porque lo que ofrecen no tiene la mínima calidad y además siempre se buscan la forma de sacarte más dinero: cuatro ramas para una hoguera, ahuyentar a los babuinos, etc. son servicios por los que esperan una recompensa.

Todo ello para ver búfalos, babuinos y jabalíes verrugosos, pero nada de nada de la estrella del parque que la anuncian ¡¡¡ a bombo y platillo !!! los rinocerontes negros. Más de cinco horas metiéndonos por senderos y en algún momento con riesgo de quedarnos atascados en zonas en las que nadie circulaba y que gracias al comportamiento del coche nos ha sacado del apuro, no han sido suficientes para avistar uno de los rinocerontes anunciados.

Cuando estábamos cenando ha comenzado a llover y lo está haciendo con ganas. Esperamos que no embarre demasiado los caminos porque si a los riesgos de hoy en algunos puntos se les añade más agua y barro, podríamos tener verdaderos problemas para salir de aquí y no es un parque muy visitado.

Para colmo, el ordenador se me ha apagado sin más, a pesar de tener todavía batería cuando estaba escribiendo el diario, por lo que he perdido bastante trabajo hecho. Un día después en el que al ordenador le ha venido bien arrancar, he vuelto a escribirlo de nuevo.

Mañana volveremos a la búsqueda de rinocerontes negros, aunque por la gran flora existente en este parque, dudamos de ver lo que ofrecen.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

08/02/2014

  Parque Nacional de los Aberdares / Nakuru (Kenia)

 

Una noche con bastante lluvia pero que nosotros con nuestro sistema de tienda en el techo del coche la hemos pasado con comodidad. Oíamos golpear el agua, pero al no estar en contacto con el suelo no hemos tenido sensación de humedad, aunque al principio cierta preocupación de cómo encontraríamos los caminos por la mañana. Pero prácticamente no se ha notado y hemos podido recorrer un buen trecho del parque buscando a los rinocerontes. Pero hoy tampoco ha sido día de suerte, por lo que enseguida nos hemos cansado de andar por caminos sin ninguna visibilidad debido al enorme follaje que impide ver algo aparte del propio camino, y en los pocos claros que tiene, lugares propicios para la fauna, tampoco había nada salvo los sempiternos búfalos.

Cuando salíamos del parque, en la puerta los guardas nos han preguntado que tal lo habíamos pasado y cuando les hemos contado que no había rinocerontes, han puesto cara de resignación y nos han dicho que son muy tímidos y que se esconden enseguida, por lo que cuesta bastante verlos.

Lo que pensamos nosotros, es que realmente hay muy pocos ejemplares lo que unido a su timidez y a las características de la extensa flora del parque, hace que ver un rinoceronte aquí es más difícil que encontrar un lavabo en condiciones aceptables, que ya es decir.

Después de cerca de tres horas llegábamos a Nakuru, dirigiéndonos a un camping llamado "Kembo" recomendado por "Lonely Planet" y que nos ha sorprendido gratamente por su chorro de agua en las duchas y por su emplazamiento en un lodge, aunque los precios de las cenas y desayunos nos siguen pareciendo muy caros.

Tenemos intención mañana de acercarnos al Parque Nacional del Lago Nakuru, considerado uno de los tres mejores de Kenia, para ver a su estrella principal, esta vez, el rinoceronte blanco, aunque somos bastante escépticos en conseguirlo.

Debo terminar aquí porque hoy de nuevo está comenzando a llover y tengo que recoger todo rápidamente.

 

Ver reportaje del : Parque Nacional de los Aberdares (Kenia)
Curiosidad : Un engañoso pájaro en el Parque Nacional de los Aberdares (Kenia)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

09/02/2014

  Parque Nacional del Lago Nakuru (Kenia)

 

¡¡¡ Un gran día el de hoy !!! Por fin hemos podido ver en África los dos grandes animales que nos faltaban: el león y el rinoceronte. Los tres restantes: búfalo, elefante e hipopótamo, ya los habíamos visto antes y también ahora, ya que hay muchos más ejemplares y se tiene más posibilidades de avistarlos en su ambiente.

Hemos madrugado porque teníamos buenas expectativas para esta visita al "Parque Nacional del Lago Nakuru" y se han cumplido. En cuanto hemos accedido al parque, nos recibían un gran número de cebras y búfalos que pastaban felizmente en un entorno que tiene que ser el ¡¡¡ Edén !!! de los animales. El lago estaba desbordado de agua y muchos de los caminos que habitualmente se utilizan estaban sumergidos, debiendo acotarnos a una ruta más abierta pero igual de buena para acercarse a los animales.

Bordeando el lago por el este nos hemos dirigido a una cascada que se situaba al final del parque, para después volver por la orilla oeste y rodear así completamente el lago Nakuru. La mayor parte de la fauna se concentraba en unos grandes claros al sur de donde terminaba el lago, con multitud de: pelícanos, garzas y en donde ya hemos podido ver rinocerontes blancos.

Cuando volvíamos de la cascada, hemos visto que una furgoneta de turistas se paraba y retrocedía, por lo que hemos pensado que habían visto algo interesante. Hemos parado detrás y no veíamos nada que nos llamara la atención y es que ellos al estar más en alto, habían visto a una leona. Amablemente nos han dicho que subiéramos para poder verla y fotografiarla. Así lo hemos hecho, y aunque un poco lejos y escondida en parte por la maleza, hemos podido disfrutar de este animal que tanto se nos resistía.

A continuación un enorme rinoceronte blanco nos ha obsequiado con su magnífica y poderosa planta con relativa cercanía y en ese momento hemos pensado que ya habíamos cumplido con nuestro objetivo. No obstante, nos queda mucho tiempo y esperamos que se repitan momentos como estos que justifican las incomodidades, el calor y el tragar polvo.

Para tener una vista panorámica del lago, nos hemos acercado al mirador llamado "Baboon Hill" en el que estaba un enorme babuino como dueño y señor del lugar que por algo le habrían puesto su nombre. El caso es que ha llegado un coche detrás nuestro del que se ha bajado una señorita occidental. El babuino que la ha visto ha pasado corriendo delante de ella que se ha llevado un susto de muerte y ha saltado por la ventanilla que estaba abierta con la intención de entrar en el coche. Pero el babuino ha tenido la mala suerte de que dentro todavía estaba un chico de color que supongo que sería su guía, que le ha soltado puñetazos desde dentro y ha conseguido que no entrara. Si lo hubiese conseguido el destrozo que te causa es monumental ya que en la búsqueda de comida, en menos de un minuto te rompe todos los asientos, siendo además muy difícil sacarlo una vez dentro. El caso es que teníamos intención de comer allí, pero visto el gran ejemplar que era y su mal carácter, hemos preferido bajar al lago y comer allí tranquilamente.

Mañana continuaremos posiblemente con una visita a otro Parque Nacional llamado "Hells Gate" que debe ser diferente en su orografía.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

10/02/2014

  Nakuru / Reserva Nacional Maasai Mara / Talek (Kenia)

 

Hoy teníamos intención de visitar el Parque Nacional de Hells Gate, pero el excesivo coste que tienen las entradas nos obliga a seleccionar con mucho cuidado y centrarnos en los mejores. En este caso hemos preferido pasar de largo de este parque considerado como un ¡¡¡ segundón !!! y llegarnos hasta la Reserva Nacional de Maasai Mara, considerado el mejor parque de Kenia, donde estaremos un par de días recorriéndolo.

Un largo viaje no en kilómetros pero sí en tiempo, dedicando más de seis horas en el desplazamiento con 100 Km por caminos de tierra. La última parte ha transcurrido en dirección al "Serengeti" pero sin llegar a cruzar la frontera con Tanzania, ya que ésta se encuentra cerrada y no se puede acceder desde aquí al famoso Parque Nacional.

Circular por Kenia tiene su enjundia. Aparte de circular por la izquierda como en Inglaterra y llevar el volante a la derecha a lo que cuesta acostumbrase un poco, los keniatas son unos suicidas en la carretera, ya que prescinden de rayas continuas, límites de velocidad y resto de normas. Para llegar a "Maasai Mara" hemos atravesado algunos poblados maasai, en donde nos han intentado parar para exigirnos la correspondiente cuota de paso, pero como ya conocíamos este tema, hemos continuado sin hacer caso a las indicaciones de parar.

Sobre las 4 h. de la tarde y sin comer, llegábamos a una de las puertas de entrada a "Maasai Mara" y por dentro del parque nos hemos desplazado hasta otra puerta llamada "Talek", para salir del parque y dirigirnos al camping "River Side" situado junto a esta entrada y del que teníamos buenas referencias .

Mañana recorreremos esta zona del parque en donde nos han asegurado que veremos muchos leones y demás ¡¡¡ ver para creer !!! En la escasa 1:50 h. que esta tarde hemos estado en el parque circulando entre las dos puertas de entrada, hemos podido comprobar que había mucha fauna, aunque nada en cuanto a los grandes depredadores.

 

Ver reportaje del : Parque Nacional de Nakuru (Kenia)
Ver curiosidad: El ojo que todo lo ve, nunca mejor dicho (Nakuru - Kenia)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

11/02/2014

  Reserva Nacional Maasai Mara (Kenia)

 

Nada más entrar para hacer el recorrido por la reserva, lo primero que he hecho ha sido marcar como punto de referencia en el GPS la posición que teníamos, porque ya preveíamos que íbamos a tener problemas para movernos, así que por lo menos nos asegurábamos el poder volver al camping en el que hemos dormido y que repetimos hoy. En esta reserva la única señalización que hemos visto es en la puerta de entrada principal, a partir de ahí tienes que tener mucha suerte para dirigirte a donde quieres. Su orografía de grandes praderas que abarcan muchos kilómetros, hace que se hayan definido multitud de caminos por los que cientos de coches que hacen safaris organizados y que conocen el terreno, crean caminos en muchos casos exclusivamente para acercarse a un lugar y después retornar, lo que confunde si buscas un sitio concreto en el que te han dicho que abunda la fauna.

Tampoco existen mapas del parque para que te puedas guiar un poco y como es natural el GPS no reconoce los caminos de dentro de Maasai Mara. Es decir, venir de independiente aquí es casi una temeridad, principalmente porque estamos seguros de que no quieren que vengas en este plan, sino que contrates un safari organizado. Ante esta situación, hemos optado por acercarnos a los grupos de coches parados que indicaban que algún animal habían visto y de esta forma, hemos visto un precioso guepardo vigilante en la copa de un árbol.

Los maasai tienen fama de orgullosos y de poco amigables y es cierto en algunos casos. De hecho, le hemos dado las gracias irónicamente a un guía por no respetar el turno que se iba haciendo para ver un rinoceronte en un lugar de difícil acceso. Pero también es cierto que hemos dado con otros guías tan amables que incluso uno de ellos ha parado para ver si podía ayudarnos y otro nos ha avisado de que parase porque había animales a la vista. Viendo la amabilidad de este último le he pedido permiso para seguirle y me ha contestado que no había ningún problema. Esto no ha durado mucho porque enseguida hemos tomado direcciones distintas, pero me ha informado de la dirección que debía yo seguir.

El maasai encargado del camping "River Side" también es muy amable y los dos días nos ha permitido ducharnos en un bungalow con agua caliente, ya que las duchas del camping parecen no funcionar bien. Como estamos solos en el camping lo tenemos permanentemente con nosotros ¡¡¡ dándonos palique !!! y como queremos asegurarnos el que mañana podamos encontrar la puerta de salida del parque, llamada" Musiara" y que está en el otro extremo, le hemos pedido que nos traiga un guía maasai, que primero nos llevará a la zona de leones que hoy no hemos conseguido encontrar y después nos guiará hasta la puerta de salida.

Así que mañana volveremos a hacer un safari, esta vez guiados por un entendido. Si no vemos leones, Carmen ha dicho que no le pagará, porque como dicen que hay tantos...............

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

12/02/2014

  Reserva Nacional Maasai Mara / Migori (Kenia)

 

Hoy es el cumpleaños de Carmen y ha dicho que ha tenido el mejor regalo que puede recibir, estar a menos de diez metros de una familia de leones con crías y en un momento dado nosotros solos con ellos.

En cuanto ha amanecido ha aparecido nuestro guía maasai llamado "Ben" para acompañarnos en la búsqueda de los tan esquivos leones para nosotros. Era la mejor hora para avistarlos y su teléfono móvil echaba humo de tantas llamadas que hacía y recibía con el propósito de informarse de dónde podían estar hoy. En la fotografía con Carmen se aprecia como lo sujeta con cariño, porque es un bien preciado para su trabajo de guía.

No obstante, resulta curioso ver a los maasai que visten habitualmente con sus trajes típicos, hablando por su teléfono móvil como lo más natural. Tecnología y tradición se funden de forma transparente y después hablando con Carmen coincidíamos que por lo que hemos visto en todos los países que hemos visitado, no ha existido en la historia de la humanidad una adaptación tan rápida del hombre a una tecnología.

También parábamos a otros grupos y algunos decían que habían visto leones, indicándonos la zona, pero no éramos capaces de encontrarlos. En otras ocasiones veíamos un grupo de coches parados y me lanzaba a la carrera con el 4W4 dando tumbos para llegar cuanto antes donde estaban, no fuera que se marcharan. Pero eran otros animales: hienas, guepardos, hipopótamos y demás. Nosotros lo que buscábamos eran exclusivamente leones y tras más de dos horas de dar vueltas en los sitios que nos indicaban, no encontrábamos nada. Hasta el punto de plantearnos abandonar la búsqueda, porque nos teníamos que dirigir a otra puerta distinta de entrada al parque, para después continuar camino hacia el lago Victoria. Así que hemos pensado prolongar media hora más la búsqueda y entonces ha llegado la agradable sorpresa, de encontrar a una familia de leones con cuatro cachorros pequeños y juguetones a los que la leona no paraba de repartir lametazos. El león macho estaba tumbado dormido y prácticamente no se le veía.

La verdad es que es complicado verlos porque cuando ya nos íbamos se han movido unos metros y han desaparecido del campo de visión. Puedes pasar muy cerca de ellos y no enterarte de que están porque habitualmente se reúnen en zonas algo boscosas.

Al final hemos tenido mucha suerte, porque los hemos podido disfrutar sin ningún tipo de hojas y ramas que suelen impedir tener una perfecta visión.

Después de este encuentro hemos dado por finalizada nuestra visita a la Reserva Nacional Maasai Mara, dirigiéndonos a la puerta de salida de la zona oeste llamada "Musiara", donde hemos dejado al guía maasai que retornaría a su pueblo "Talek" en un servicio de mototaxi.

A nosotros nos quedaban otros 90 kilómetros de saltos y agujeros por un camino de tierra atravesando poblados maasai, que tenían peaje por atravesarlos. Sin embargo, a nosotros nos levantaban las cadenas y vallas sin exigirnos nada, mientras que veíamos que a las motos de la gente de color, les paraban y tenían que pagar algo.

A primera hora de la tarde llegábamos a Migori en donde hemos buscado un hotel con Internet para conectarnos a la red, lavar la ropa, ducharnos a fondo, , dormir cómodamente y cenar por un día en buenas condiciones, culminando de esta forma la celebración del cumpleaños de Carmen, que no lo olvidará nunca.

 

Ver reportaje del : Parque Nacional de Maasai Mara (Kenia)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

13/02/2014

  Migori (Kenia) / Musoma / Mwanza (Tanzania)

 

Cambio de país y por el primer contacto parece que está más avanzado del que venimos, a pesar de que los keniatas nos habían dicho que Tanzania estaba más retrasada, e incluso hoy mismo nos lo han vuelto a repetir que cuidado en sus carreteras porque no hay señalizaciones. ¡¡¡¡ pura envidia !!! porque lo que hemos visto ha sido todo lo contrario.

Cuando salíamos de "Migori" se me ha ocurrido revisar el aceite del coche, a pesar de que hace un par de días rellené el depósito a tope y hoy ya no tenía. He vuelto a llenarlo e incluso he comprado un bidón para llevarlo de repuesto, por si acaso en el Serengeti me encontraba con el mismo problema.

Ayer llamamos a "Jacqueline" de "Bushtroop-safarys" avisándole de que hoy íbamos a cruzar la frontera, porque nos dijo que lo hiciéramos para no tener problemas para pasar el coche. Una hora de papeleo ayudados por un joven que se gana la vida ejerciendo de escribano, para turistas que se tienen que enfrentar con un complicado proceso de documentos y que nos ha solucionado el tema con cierta agilidad, entrábamos en la frontera de Tanzania, donde la primera impresión es de que cruzábamos algo más que un país, sino todo un continente, por las modernas instalaciones tanzanas respecto a las oficinas casi en chabolas de Kenia.

Así que sin más problemas y evitando a varios buscavidas que rondan en las fronteras ofreciendo cambio de divisas y otros servicios, tomábamos rumbo a "Musoma" a orillas del "Lago Victoria". Nada más llegar hemos encontrado un cajero automático donde he sacado chelines tanzanos y cuando volvía al coche he observado que estaba goteando aceite al suelo, por lo que como había un garaje allí mismo se lo he comentado a un joven que estaba al mando y me ha llevado a un taller cercano que debía ser de su padre, donde un regimiento de mecánicos tirados por el suelo en la calle, se afanaban en arreglar como podían cantidad de furgonetas. Mi problema debía de ser el filtro de aceite y en media hora y una factura de 15 €, abandonábamos el taller para buscar un supermercado.

Como "Musoma" tiene muy poco que ofrecer nos hemos marchado hasta "Mwanza" a unos 200 Km porque hemos visto que es una ciudad grande, también a orillas del "Lago Victoria" y con varios puntos de interés. A las 6 de la tarde llegábamos al camping llamado "Yacht Club", que debe ser el único en "Mwanza" y que está muy bien situado a orillas del lago.

Mañana visitaremos la ciudad y haremos acopio de provisiones para cruzar el Serengeti.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

14/02/2014

  Mwanza (Tanzania)

 

Día de visita por Mwanza, considerada una de las ciudades más bonitas de África, cosa que no es muy difícil después de las que hemos visto en este continente. Salvo Ciudad del Cabo, las ciudades son realmente feas, así que a ésta le salva el "Lago Victoria" que hace que en sus orillas se pueda disfrutar de algunos bonitos paisajes.

Un día caluroso que después de las frías noches de los Parques Nacionales de Kenia, nos ha parecido agobiante. Menos mal que al atardecer el lago te brinda una brisa muy agradable y por la noche se duerme bien.

Lo principal de Mwanza es que está construido en una zona de grandes rocas, ofreciendo un curioso paisaje. Las "Rocas que Bailan" es el apodo con el que llaman a una zona específica y la "Roca Bismarck" que se hiergue en equilibrio sobre otra más grande en el agua, son el símbolo de la ciudad.

Por lo demás, algunos templos, mezquitas, sucios mercados y la zona llamada "Makoroboi" de reciclaje a partir de latas y desechos, en donde se crean lámparas de queroseno y menaje de cocina.

Lo mejor de todo es el camping en una zona privilegiada de buenos hoteles, que nos permite disfrutar de un bonito paisaje del "Lago Victoria".

 

Mañana retrocederemos para entrar en el Parque Nacional del "Serengeti" por la puerta de "Ndabaka" y cruzarlo en dirección este, hasta "Seronera", en donde esperamos ver el millón y medio de ñues que que están en época de parir.

 

 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

15/02/2014

  Mwanza / Parque Nacional del Serengeti (Tanzania)

 

Después de una noche de música a tope en el propio camping y que se ha prolongado hasta las tres y media de la mañana, salíamos con destino al "Parque Nacional del Serengeti", tras varias vueltas por "Mwanza" a la caza de un cajero que no estuviese estropeado o que admitiese nuestra "Visa".

Un recorrido de 150 Km de buena carretera nos ha llevado hasta la entrada del parque, en el que hemos tenido que pagar 440 $ por la visita de dos días con camping. Son precios desorbitados que no son acordes con los servicios y dan ganas de pasar de largo sin entrar, pero ¡¡¡ ¿pero a dónde vas? !!! porque si a estos países les quitas la fauna no les queda absolutamente nada. Ya veremos cuando lleguemos a la costa lo que encontramos, porque si sigue esta tónica, será un desastre. Por lo menos Tanzania ha mejorado el nivel de Kenia en cuanto a infraestructuras y las instalaciones que hemos visto del parque son mucho mejores.

Habiendo entrado por la puesta oeste llamada "Ndabaka" que nos ha costado encontrarla al habernos pasado de largo, a pesar de haberla visto ayer, iniciábamos un recorrido de 145 Km por una pista de tierra, que se puede considerar de buen piso. Los guardas nos han dicho que se podía hacer en tres horas, ya que el límite de velocidad estaba en 50 Km/hora. Durante todo el trayecto no he bajado de 60 Km/hora según el velocímetro, pero después de dos horas y media según el cuenta kilómetros todavía me quedaba otro tanto de camino. Un cuarto de hora después entrábamos en "Seronera" cumpliéndose el tiempo estimado por los guardas, lo que quiere decir, que el cuentakilómetros del coche debe estar trucado y marca la mitad de los kilómetros que haces.

Durante este mítico recorrido de cruzar el Serengeti, hemos podido avistar: elefantes, ñues, jirafas y demás, pero seguimos interesados en los leones, rinocerontes, guepardos y leopardos, que son los más difíciles de encontrar y los que más se nos resisten.

En "Seronera" hemos contactado con un guía, que al igual que el maasai que nos acompañó en "Maasai Mara" también se llama "Ben", y mañana nos acompañará a buscar los grandes animales por la módica cantidad de 10 $, una tarifa increíblemente baja y desproporcionada respecto al dineral que hemos pagado por entrar.

Mañana esperamos al igual que en "Maasai Mara" disfrutar de los animales, que con el dineral que cuesta verlos, es lo menos que se puede pretender.

 

Ver reportaje de: Mwanza en Lago Victoria (Tanzania)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

16/02/2014

  Mwanza / Parque Nacional del Serengeti (Tanzania)

 

"El Serengeti", ese nombre mítico que evoca un paraje único en la tierra, lugar de grandes depredadores y el "Edén" para millones de ñues donde encuentran verde hierba en estos meses, para después migrar a "Masai Mara" en Kenia. Pues bien, tanto se nos habían llenado los oídos con alabanzas a este parque, que esperábamos algo más. Sabemos que ver animales tiene su punto de suerte y hemos visto: muchos hipopótamos, guepardos, jirafas, elefantes, etc., y hasta un león pero lejísimos. Tal vez pensábamos que se repetiría la fantástica experiencia de la leona y los cachorros de "Maasai Mara" y que sería más sencillo encontrárnoslos en la ¡¡¡ Meca de la fauna !!! pero no ha sido así y por ello esa pequeña sensación que tenemos de que no se han cumplido las expectativas.

Y no ha sido por no intentarlo, porque a las 6:30 h. de la mañana nos poníamos en camino para buscar a nuestro guía Ben e iniciábamos una ruta hacia el norte, para intentar encontrar los leones. Entonces ha sido cuando de lejos y medio escondida por la alta hierba, aparecía una leona. Seguido un bonito guepardo y después hemos tomado dirección a una zona denominada "Hipos Pool", en donde creo que hemos encontrado lo mejor del día. Decenas de grandes hipopótamos, algunos peleándose y otros abriendo la boca como bostezando, llenaban con sus enormes masas el paisaje del río. Durante el camino multitud de jirafas y antílopes se nos quedaban mirando y dando tumbos por la dura orografía continuábamos buscando leones.

Tras cinco horas de duro itinerario, hemos vuelto al camping para comer un poco y a las 3 de la tarde volvíamos a buscar a "Ben" para dar otra batida hacia otras zonas con el mismo propósito. Pero ha sido inútil abandonando el safari a las 6 de la tarde justo a tiempo para darnos una ducha y cenar oscureciendo ya. En ese momento he oído unos fuertes ruidos como si fueran ronquidos y he divisado dos guepardos a unos 100 m. Debían de ser una madre y su cachorro que se han colocado enfrente nuestro y han estado allí durante cerca de una hora, hasta que hemos terminado de cenar y ha oscurecido. Ahora cuando estoy aquí fuera escribiendo este diario, con mi linterna en la frente, supongo que no estarán muy lejos de aquí, pero no parece que sean peligrosos, porque enseguida procuran esconderse si te ven.

Ocho horas de conducir en tensión por estos caminos, cruzando ríos , sorteando agujeros y ramas, me han dejado muy cansado y ahora mismo me voy a meter en la tienda, donde creo que hoy voy a dormir de un tirón toda la noche.

Mañana abandonaremos el famoso "Serengeti" y entraremos en el "Ngorongoro" para hacer el último safari fotográfico de animales, para lo que entraremos en el famoso cráter que debe ser donde más fauna se condensa de todo África.

 

   
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

17/02/2014

  Parque Nacional del Serengeti / Parque Nacional del Ngorongoro (Tanzania)

 

Está claro que la suerte se hace de rogar y hasta el último momento no aparece. Ya nos habíamos resignado a ver un león de lejos y entre la maleza, cuando hoy dirigiéndonos a la puerta de salida llamada "Nabi", nos hemos acercado a una zona rocosa que resaltaba en la llanura del Serengeti, con la sorpresa de ver erigida sobre una roca, una leona oteando el horizonte, supongo que a la búsqueda de alguna ¡¡¡ golosina que llevarse a la boca !!!

Un justo premio a nuestro sacrificio de circular por una pista de tierra, por llamarle algo, en la que parecía imposible avanzar y que el coche no se desarmara por completo. Y así, durante cerca de 80 Km por la llanura sur del Serengeti. La totalidad de los coches que se usan aquí, son altos de tipo "Jeep" o "Land Rover" y me adelantaban a mucha velocidad. Visto esto, he subido de velocidad a fin de liberar algo de contacto con la rugosa pista y hermos notado menos el traqueteo, pero he aumentado el riesgo de salirme al perder estabilidad. En algún momento he bailado un poco pero he podido controlar el coche. Ir más despacio equivalía a ir saltando constantemente y con tantos kilómetros por delante y la hora fijada de salida del parque, justificaban ese pequeño riesgo. Aquí en los parques si te retrasas un minuto en salir, cumplidas las 24 horas que cubre la entrada comprada, te aplican directamente el coste de otras 24 horas. Vamos un auténtico robo. Aquí todo se limita a cobrar y cobrar, y en este caso por el propio gobierno.

Durante el trayecto hemos podido encontrar los ñues que nos faltaban, hasta el millón y medio que dicen que hay aquí. Rebaños de miles y miles de ellos pastaban con sus crías a lo largo de todo el horizonte.

Al final hemos llegado con tiempo a a la puerta de salida "Nabi" y hemos estado haciendo tiempo para entrar en el Parque Nacional del Ngorongoro, ya que como mañana queremos entrar en el cráter que debe ser el ¡¡¡ no va más !!! de animales, necesitamos un tiempo suficiente para recorrerlo y tener tiempo de salir del parque a la hora establecida. Así que cuanto más retrasemos la entrada hoy, dispondremos de más tiempo mañana. El coste de un día de visita es de 400 $ con acampada, por lo que conviene planificar bien la visita.

Cuando llegábamos al camping "Simba" cerca del cráter, ha comenzado a llover y ahora a 2.500 metros de altitud hace un frío que pela. Esperamos que mañana nos salga un buen día y pongamos broche final a estos safaris fotográficos con la imagen de un león macho, que el único que vimos en "Maasai Mara" en "Kenia", estaba ¡¡¡ espanzurrao !!! echando la siesta y casi no se le veía.

 

Ver reportaje del: Parque Nacional del Serengeti (Tanzania)

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

18/02/2014

  Parque Nacional del Ngorongoro (Tanzania)

 

Hoy hemos estado en el "Cráter del Ngorongoro" el lugar considerado como el de mayor concentración de fauna del mundo. Y será verdad, porque hemos visto animales de todo tipo: Rinoceronte negro, hienas, elefantes, chacales, etc., y hasta nueve leonas algunas con cachorros y un macho pero éste tan lejos que casi era irreconocible.

Con tanta concentración de fauna puede parecer que estás en un enorme zoológico por el que vas pasando por diferentes zonas en las que vas viendo la raza que lo ocupa, por lo que a nosotros nos ha gustado mucho más, "Masai Mara" en "Kenia" y aquí en el "Serengeti", donde debes ir a buscarlos y tener la suerte de encontrarlos, aunque al final veas menos animales que en el "Cráter de Ngorongoro".

A las siete de la mañana nos venía a buscar el guía llamado "Manuel", porque es obligatorio entrar en el cráter acompañado por un guía oficial, quien de entrada nos ha dado un poco la chapa sobre la historia y actividades de la "Asociación de Vida Salvaje" a la que pertenecía. Después del papeleo de entrada hemos descendido a la amplia zona llana donde desde ya a lo lejos se apreciaba la cantidad de animales que poblaban la zona. En ese momento se ha encendido un testigo naranja en el coche y ha empezado a echar mucho humo blanco. Hemos parado a otro guía/conductor para ver si me podía decir cuál era el problema y después de mirar el motor me ha dicho que era el líquido del turbo y que podía seguir sin preocuparme, ya que sólo debía llenar el depósito cuando saliera del parque. La verdad es que a partir de ese momento se ha apagado el testigo y no ha vuelto a encenderse en todo el día.

El problema ha debido ser el constante traqueteo por los infames caminos por los que hay que andar aquí, que con lo que cobran multiplicado por la cantidad de visitantes que tienen diariamente, da como para hacer autopistas por todo Tanzania.

A las cuatro horas de andar por allí y a la vista de que no iba a ser posible ver un león macho, y por la hora que ya era, hemos tomado dirección a la salida del cráter, en principio con mucho tiempo de margen para llegar a la puerta a la hora límite, pero era un camino tan desastroso que hemos tardado muchísimo en llegar. Cuando he parado para entregar los papeles de salida, he visto que traía una rueda bajísima de aire y le he preguntado a otro conductor si sabía cómo bajar la rueda de repuesto, porque estaba alojada debajo del coche. Realmente ha sido él quien ha cambiado la rueda y le he dado una buena propina que me lo ha agradecido efusivamente. ¡¡¡ Y más se lo he agradecido yo !!!

En la gasolinera el pueblo de "Karatu" me han arreglado los dos pinchazos que tenía la rueda aprovechando para mientras tanto que nos lavaran un poco el coche, porque estaba infame de polvo y barro, y no se podía tocar nada.

Aún hemos tenido otro incidente cuando hemos llegado a una zona que estaba cortada por obras aunque el piso estaba en condiciones de pasar. La desviación que habían hecho tenía tanta agua embalsada que sólo podían pasar los camiones y los "Land Rover" que son altos. He tenido que ir corriendo hasta el otro extremo de las obras que era donde estaban los trabajadores para decirles que no podíamos pasar por donde ellos querían y como éramos varios los que estábamos en la misma situación nos han dejado atravesar por la zona en obras.

¡¡¡ Vamos, un día de incidentes que se han ido resolviendo sobre la marcha !!! El tiempo continúa muy tristón y de nuevo han caído algunas gotas de lluvia. Abandonamos las visitas a los Parques Nacionales y nos dirigiremos a la costa.

 

 

Ver reportaje del: Parque Nacional del Cráter del Ngorongoro (Tanzania)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

19/02/2014

  Arusha / Moshi / Marangu (Tanzania)

 

Día de carretera y de aprovisionamiento de comida en las cercanías del monte Kilimanjaro, pero sin verlo porque las nubes lo cubrían en su totalidad. Hemos realizado apenas 120 Km que nos han costado tres horas entre desvíos por obras y cruzar el caótico Arusha, con sus miles de Matatus (Furgonetas de colectivos) que son el transporte público aquí.

En "Moshi" hemos parado en el supermercado "Nakumat" que es de Kenia y nos habían dicho que lo encontraríamos también aquí, porque en los de Tanzania no se encuentra ni hielo ni prácticamente comida para nosotros, que requerimos que se prepare rápidamente. Tampoco este "Nakumat" era como los de Kenia, pero al menos hemos encontrado hielo, tomates, cebolletas, pepinos y ¡¡¡ noodles !!! aunque bastante malos y que son nuestra gastronomía básica, cuando no encontramos un restaurante donde ir, que es la mayoría de las veces. Ahora estamos de suerte porque ayer en el camping tenían restaurante y pudimos cenar una hamburguesa que nos supo a gloria y hoy hemos estado en el restaurante de "John corner" cenando pescado del "Lago Victoria" y pollo.

Hemos encontrado un bonito camping en "Marangu" llamado ·"Coffee Tree" con un césped precioso y unas duchas de abundante agua caliente, en la que nos hemos hartado de quitarnos el polvo acumulado durante muchos días, a pesar de que nos duchábamos casi diariamente pero con un hilillo de agua fría. Así que hoy hemos aprovechado al máximo esta oportunidad que no sabemos si se volverá a dar.

La persona a cargo del camping nos ha acompañado a encargar la cena un par de horas antes, porque si no la encargas no te la preparan y nos hemos quedado a tomar una cerveza con su propietario "John", un enorme tanzano muy agradable con el que hemos estado hablando más de una hora sobre cantidad de temas que él dominaba: la vida en Tanzania, sistemas de pensiones, como afectó a España la Unión Europea, etc.

De vuelta para la cena, nos han dicho que ésta la habían preparado justo cuando nos acabábamos de marchar, a pesar de que les habíamos dicho las 6:30 h. como hora de cena. Así que nos ha tocado comer un pollo ¡¡¡ corricalari !!! que nos recordaba a los de "Madagascar" y un pescado espinoso y seco, todo ello cocinado una hora y media antes.

Un día tranquilo y ¡¡¡ limpio !!! muy poco habitual desde que entramos en Kenia y después en Tanzania. Queríamos haber visto por lo menos desde cerca el "Kilimanjaro" pero el tiempo lo ha impedido, incluso ha caído un fuerte chaparrón mientras tomábamos una cerveza. No pensábamos entrar en el Parque Nacional" porque la entrada conlleva seis días de estancia para aclimatación y cuesta unos 1.200 $ por persona. Nosotros como no queremos subir a la cumbre sino sólo verlo, no estamos dispuestos a pagar unos precios que no tienen ningún sentido.

Mañana llegaremos a la costa del Índico, para disfrutar de las, según dicen, playas de arena blanquísima y palmeras.

 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

20/02/2014

  Marangu / Pangani (Tanzania)

 

Otra jornada prácticamente en la carretera. Para hacer los 400 Km que separan "Marangu" de "Pangani" en la costa, hemos tardado más de seis horas por una carretera nacional, pero con once controles de policía, en tres de ellos nos han parado para enseñar la documentación y en uno nos han multado por ir a 60 Km/hora, cuando el límite era 50. Le hemos pedido un recibo por el pago de la multa y el policía se hacía el loco diciéndonos que no podía dárnoslo, porque los recibos los tenían en otro control. Era clara la intención de que se iba a quedar con el dinero, pero al final ha aparecido con un cuaderno de recibos y nos ha extendido uno. Nosotros tampoco hemos insistido mucho en exigir el papel de la multa, porque te pueden poner las cosas difíciles y tenerte horas buscándote las cosquillas. En este caso enseguida ha desistido de quedarse con el dinero y lo ha hecho todo oficialmente.

Vamos, un coñazo de viaje, en el que los autobuses de línea te adelantaban como locos, conduciendo con riesgo grave para los pasajeros, porque los trazados y el piso de las carreteras no dan para ir tan deprisa como iban. De hecho, ya hemos visto un coche con un buen golpe en pleno descampado porque se había salido, o lo habían sacado de la estrecha carretera, en la que los camiones son los amos, porque son los más grandes y ocupan carril y medio, debiéndote pegar a la cuneta, que no es otra cosa que una zanja más o menos profunda según te toque, cuando te cruzas con uno de ellos.

Si ayer las nubes cubrían la totalidad del "Kilimanjaro" hoy que incluso llovía cuando salíamos de viaje, no se veía ni donde podía estar. Sobre las 3:00 h. de la tarde llegábamos al camping llamado "Peponi", entre "Tanga" y "Pangani", que a su vez es un resort con bungalows y piscina que tenemos derecho de utilizar. Cuando hemos llegado estaba marea baja y la playa tenía una franja marrón de lodo de unos 200 m hasta llegar al agua, lo que te quitaba las ganas de bañarte. Cuando ha subido la marea, la cosa ha mejorado y quedaba una estrecha franja de 10 m de arena.

En el camping estaba un matrimonio alemán con su hijo que llevaban un camión 4W4 preparado que era una preciosidad. Lo habían llevado en barco hasta "Sudáfrica" y estaban recorriendo varios países hasta finales de junio que volverán a Alemania. Hemos coincidido también cenando y nos hemos contado nuestras experiencias, mientras saboreaba la mejor cena de este viaje: un pescado tipo pez espada con puré de patata y cerveza fría. Carmen ha preferido unos langostinos con arroz al coco que según ha dicho también estaban muy ricos.

Como mañana también estaremos aquí volveremos a disfrutar de una buena cena, de las que no se prodigan con mucha habitualidad. Si sale buen día haremos una excursión en barco hasta unos arrecifes cercanos para hacer snorkel, y pasar un día relajado, que buena falta nos hace.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

21/02/2014

  Pangani (Tanzania)

 

Una relajante, diferente y bonita jornada la de hoy en la que hemos disfrutado del Índico. Nos hemos apuntado a una excursión en un "dhow" que es una barcaza muy rústica con una vela y un tronco de árbol pelado por mástil , con muy poca aerodinámica, por lo que mover el trasto sólo con el viento es un auténtico martirio. Pero como se ayudaba a veces de un motor fuera borda, el viaje ha sido muy cómodo y agradable.

Después de desayunar con tranquilidad mi correspondiente huevo duro y el café con galletas , he ido al restaurante para conectarme a Internet y actualizar el web que llevaba varios días sin hacerlo, lo que me ha llevado casi dos horas, ya que la conexión a Internet iba realmente despacio, y descargar el correo de tantos días ha llevado su tiempo.

A las 12 h. montábamos en el dhow que nos esperaba a unos 200 metros mar adentro y al que hemos ido andando con el agua hasta las rodillas, acompañados de la familia alemana con la estuvimos ayer y coincidido en esta excursión sin haber comentado nuestro deseo de hacerla, y otra pareja de jóvenes: él también alemán que debe estar haciendo el Erasmus, en la ciudad de "Moshi" por la que pasamos antes de ayer, y su acompañante una joven china. Del grupo de siete personas, sólo la china y yo no hablábamos alemán, aunque educadamente las conversaciones normalmente se hacían en inglés. Un grupo muy agradable que es un aspecto muy importante para pasar un bonito día como así ha sido.

Al cabo de una hora llegábamos hasta un arrecife de corales en donde nos hemos sumergido en agua muy tibia y recorrido una pequeña zona, en la que lo principal eran los corales, ya que lo que se dice peces casi no había.

Después del baño que ha durado una hora, porque la temperatura del agua lo permitía, nos hemos dirigido hasta una lengua de arena de 100 m de larga que sobresalía del océano y en donde unos pescadores faenaban y recogían una gran red a base de fuerza humana, lo que ocupaba a dieciocho hombres que hemos contado. La verdad es que nos ha parecido que las capturas debían de compensar el gran esfuerzo humano que requería esta forma de pesca. Cuando han cargado toda la pesca en el dhow, se han montado los dieciocho hombres como han podido y se han marchado rumbo a la costa.

 

A nosotros nos han preparado un toldo sobre la arena para que pudiésemos comer a la sombra confortablemente las hamburguesas con bebida fresca que nos habían traído. Todo ello entre risas y un ambiente perfecto.

Al igual que ayer la cena ha sido estupenda y seguimos comiendo productos del Índico: calamares con arroz al coco para Carmen y pulpo con tomate y puré de patata para mí. Estamos tan a gusto aquí perdidos en la playa pero con un buen servicio que prolongaremos un día más nuestra estancia.

 

 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

22/02/2014

  Pangani (Tanzania)

 

Un día de total relajo, en el que sólo hemos dado una vuelta por la playa aprovechando la marea baja hasta un pueblo de pescadores en el que había cantidad de dhows (barcazas muy rústicas) y en donde hasta los niños las construían como juguete para hacerlas navegar por el mar.

El resto del día lo hemos pasado tumbados en la piscina leyendo y dejando pasar tranquilamente el tiempo, cosa que necesitamos tras los trepidantes días de madrugones para ver animales en la mejor hora o trasladándonos en coche por las duras carreteras del país

Nuestros vecinos alemanes se han marchado esta mañana y con ellos la mayoría de clientes de este camping/resort, porque ahora se respira mucha más tranquilidad y por tercer día consecutivo hemos cenado bien. Hay que aprovechar cuando se puede porque a partir de mañana que volveremos a Kenia, parando por la costa no sabemos que nos deparará el destino en cuanto a gastronomía. Así que ¡¡¡ que nos quinten lo bailao !!! por si empeora la situación.

Cruzaremos la frontera por "Horohoro" de segundo orden por la costa, porque en la parte tanzana ni tan siquiera está asfaltada la carretera. Esperamos no tener problemas para volver a Kenia, porque en estos países nunca se sabe lo que puede ocurrir con la documentación del coche, aunque en principio retornarlo a su país de origen no tiene porqué plantear problemas.

 

 
Ver reportaje de: costa noreste - De Tanga a Pangani (Tanzania)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

23/02/2014

  Pangani (Tanzania) / Tiwi (Kenia)

 

Después de tres días de vida relajada en el agradable camping de "Peponi", hoy volvíamos a la poca agradable pero necesaria actividad de cruzar fronteras, abandonando "Tanzania" y volviendo a "Kenia". Cruzar sin más no da problemas, aunque en las guías se desaconseje hacerlo por tierra, pero cuando llevas un coche con un permiso de exportación temporal y desconoces la burocracia de ambos países te puedes esperar cualquier cosa. Como así ha sido.

Tras un par de horas de viaje desde el camping, primero por una carretera sin asfaltar y después por otra asfaltada hasta la frontera de "Horohoro", pero con tantos pueblos en el camino con la obligación de reducir a 50 Km constantemente y sin ganas de que me volviesen a multar, llegábamos un poco hartos a la frontera de varias paradas en controles policiales, para enseñar todo tipo de documentación: la del coche, pasaportes, licencia de conducir, etc.

En la frontera tanzana hemos ido a "Inmigración" para visar la salida de los pasaportes y seguido a una oficina donde se han quedado con un documento del coche, lo que hemos pensado que sería el permiso de entrada y salida del vehículo en Tanzania. Seguido hemos ido a "Inmigración" de Kenia, con los pasaportes para sellar la entrada, después a una oficina en donde han tomado nota de los datos del vehículo. Todo iba sin problemas y con mucha agilidad y lo hemos comentado en la carretera cuando creíamos que ya habíamos entrado en Kenia. Pero no, estábamos equivocados, nos encontrábamos circulando unos 5 Km en tierra de nadie porque nos hemos encontrado con una valla cerrada y unas oficinas por las que teníamos que pasar.

Y allí ha empezado el lío. Nos han pedido la documentación de salida del vehículo y nosotros no teníamos ese papel, enseñándonos un modelo que no habíamos tenido en ningún momento. Y sin el mismo, no podíamos entrar en Kenía con el coche. ¡¡¡ Perfecto he pensado, ya me parecía a mí que esto no podía ser tan fácil !!! Hablando con el policía ha salido el tema de que en la frontera tanzana se habían quedado con un papel, y nos han mandado retroceder los 5 kilómetros de tierra de nadie hasta la oficina tanzana. Yo iba muy cabreado porque no tenía claro que se fuera a solucionar el tema. Había visto que el documento que se habían quedado en la frontera iba cosido a otro que nos han devuelto y en el membrete ponía "Tanzania" y no "Kenia". Hemos encontrado al policía que nos había atendido y le hemos explicado que revisara el documento que se había guardado porque lo necesitábamos para poder entrar en "Kenia". Y así era, se ha deshecho en disculpas porque se había confundido y nos lo ha devuelto. Vuelta otra vez a la frontera keniata y el mismo policía nos estaba esperando en la calle, quien sonriendo ha dicho, que los tanzanos trabajaban mal. Al final hemos entrado en "Kenia" y nos hemos sentido como en casa.

Una hora más tarde llegábamos a "Tiwi" dirigiéndonos al camping "Twiga Lodge" donde nos quedaremos hasta mañana, porque es el más cercano a "Mombasa" a donde iremos para conocer la ciudad.

 

 

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

24/02/2014

  Tiwi / Mombasa (Kenia)

 

Un espectacular amanecer y una banda de monos nos han despertado esta mañana en la playa de Tiwi. Una bonita zona principalmente cuando está marea alta, porque con la bajamar el agua se aleja por lo menos 400 metros y aparecen arrecifes de coral muy estropeado dando la sensación de suciedad.

Nos hemos dado un poco de prisa en desayunar y recoger porque nos habían aconsejado no llegar más tarde de las 9 h. de la mañana a coger el ferry, que es necesario para salvar un estuario que no tiene puente, ya en el mismo "Mombasa".

Los ferries que están continuamente cruzando, iban cargados de coches y gente hasta los topes, si bien nosotros no hemos tenido que esperar prácticamente nada para tomarlo. El viaje apenas dura diez minutos, pero si no quieres coger el ferry, tienes más de tres horas de conducir por pistas sin asfaltar. Curioso que no se haya construido un puente para salvar esta estrecha franja de agua, cuando lo que viene cobrando el gobierno sólo por temas de turismo durante tantos años, da para mucho.

En cuanto hemos entrado en "Mombasa" nos hemos acercado al hotel recomendado por Lonely Planet, llamado "Sentrim-Royal Castle " con la sorpresa de que las tarifas publicadas por la guía, se referían a clientes residentes, pero en nuestro caso me han dicho que me costaría 100 $ la noche. La necesidad que llevamos de estar por lo menos un día cómodamente y sobre todo limpios, me ha hecho aceptar aunque de mala gana, por aplicar dos tarifas distintas, una de ellas especial para ¡¡¡ tontos blancos !!!.

Pues bien cuando he ido a la caja para pagar me ha dicho el cajero que debía 130 $, porque éramos dos personas. Ahí ha llegado a tocarme la fibra y le he dicho que me devolviera los 100 $ que le había dado, porque me iba a otro hotel y que en Mombasa había muchos para elegir, cosa que ignoro, porque al no disponer de Internet durante días no dispongo de la información. El caso es que me han dicho que consultarían con la dirección del hotel y tras una espera han admitido hospedarnos por los 100 $.

Tras larguísimas duchas bajábamos a la recepción buscando su oficina de viajes, porque queremos visitar el archipiélago "Lamu", que según hemos leído es la ¡¡¡ joya de Kenia !!! y queremos disfrutar de su costa y conocer un poco la cultura Swahili. Una eficiente y sonriente señora nos ha reservado los billetes de avión desde "Malindi" a donde iremos mañana en coche, porque tiene alguna curiosa formación geológica que queremos ver. También nos ha reservado dos hoteles del mismo propietario para que podamos ver dos zonas de la isla: "Lamu" y "Shela" con unos precios muy buenos. Incluso han venido los propietarios de los hoteles a saludarnos porque viven en "Mombasa".

Cerrado el tema del viaje, nos hemos ido a realizar un paseo por un circuito a pie por "Mombasa", pasando por "Fuerte Jesús" y algunas calles con casas coloniales que no nos han gustado demasiado porque la mayoría están medio destartaladas.

Ante el agobiante calor de primeras horas de la tarde, hemos vuelto al hotel donde de nuevo nos hemos duchado para refrescarnos, hasta que ha bajado el calor y hemos vuelto a salir, para seguir viendo el centro de la ciudad y cenar un estupendo pescado y cordero en la terraza del hotel, con precios módicos. Por lo menos, las comidas nos cobran igual a todos, independientemente del color de nuestra piel, lo que es de agradecer, después de sufrir lo de las dobles tarifas.

 
Ver reportaje de: Playa de Tiwi (Kenia)
 
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

25/02/2014

  Mombasa / Malindi (Kenia)

 

Una vez visto lo poco que tiene de interés "Mombasa", cambiábamos la cómoda estancia en un buen hotel por los pocos y cutres Campings con los que cuenta Kenia. Pero como queríamos conocer "Malindi," que es la zona más turística y donde se concentran numeroso resorts a lo largo de una playa de arena blanca, algo mejor a las que hemos conocido hasta le fecha, nos poníamos en carretera temprano porque sólo salir de la ciudad nos ha llevado su tiempo. Cada kilómetro que avanzas lo cuentas porque se vuelve penoso por: el caos circulatorio, el riesgo que corres por estrechas carreteras y los continuos controles que hay. Hoy sólo nos han parado dos veces en los escasos 100 Km que hemos hecho, tardando tres horas.

Antes de entrar en "Malindi" nos hemos acercado a su aeropuerto, para ver si pasado mañana cuando cojamos allí el avión con destino a "Lamu", podemos dejar con tranquilidad el coche en el parking durante los tres días que nos ausentaremos, y si el parking nos parecía lo suficientemente seguro. Había una barrera de entrada en la que hemos parado para preguntar si podremos dejar el coche allí, y lo primero que han hecho ha sido hacernos bajar del coche y registrar hasta el motor. Eso sí, con gracia y amabilidad y a pesar de que nosotros les indicábamos que hoy sólo íbamos a preguntar cosas, ellos han continuado con su labor entre sonrisas. Al final, nos ha hecho gracia la situación y como queríamos estar a bien con ellos, hemos colaborado con las bromas, preguntándoles si nos van a registrar de nuevo cuando volvamos para coger el avión, y entre risas nos han dicho que sí. También nos han cobrado casi 1 € como entrada al aeropuerto, aunque no hemos hecho otra cosa que entrar y salir del parking, que nos ha dado la sensación de más seguridad que aparcar en el "Pentágono de Washington".

Después nos hemos puesto a buscar el único camping que queda en servicio en "Malindi" y que se encuentra dentro del "Parque Nacional Marítimo de Malindi", aunque por ahora no nos han cobrado la entrada al parque y sólo hemos pagado la estancia en el camping.

Mañana iremos a "Marafa" a unos 30 Km de aquí, para ver curiosas y profundas gargantas de arenisca, según cuenta la guía "Lonely Planet".

 

 
 
Ver reportaje de: Mombasa / Nyali Beach(Kenia)
 
 
Curiosidad: Una roca con cara de mujer en Mombasa (Kenia)
 

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

26/02/2014

  Marafa - Hell's Kitchen (Kenia)

 

Hell's Kitchen" o "Cocina del Infierno" es como se le conoce a esta depresión de arenisca erosionada por el viento y las estaciones de lluvia, y que nos ha gustado lo suficiente como para compensar el penoso viaje que hay que hacer a lo largo de unos 24 Km por una dura pista de tierra muy machacada.

Por lo menos hoy, hemos pasado un día agradable y variado con esta excursión mañanera apta sólo para ¡¡¡ sufridores de la carretera !!!, porque te tienes que perder por "Kenia" para encontrar esta curiosidad parecida a la que hace unos meses vimos en "Madagascar" y que se llamaba "Ankarokaroka Canyon - Parque Nacional de Ankarafantsika ", esta última más grande y más bonita. Pero lo de hoy nos ha sorprendido agradablemente porque nos esperábamos alguna mediocridad. "Kenia" en lo que se refiere a fauna estará muy bien, pero en cuanto a paisajes espectaculares poco tiene que ofrecer.

A media mañana llegábamos al pueblo de "Marafa" gracias a que tenía la ruta nuestro GPS, porque lo demás, no creo que hubiésemos sido capaces de encontrarlo. No había indicaciones de ningún tipo que te orientasen y como eran pistas de tierra, la cosa se complicaba aún más. Después ha resultado que el lugar estaba bien acondicionado con baños y hasta un pequeño restaurante. En la puerta, nada más pagar la entrada, se ha acercado un joven para prestarnos servicios de guía. En principio le hemos dicho que no era necesario y que sólo queríamos dar una vuelta para sacar algunas fotografías, pero tenía cara de bueno y nos ha dado pena. Poco trabajo tendrá en este apartado lugar y difícilmente podrá vivir de su profesión, así que lo hemos contratado por algo más de 4 € y nos ha acompañado en el recorrido. Con cortas frases nos ha explicado a ratos: cómo se había formado la depresión, algunas leyendas antiguas referidas a tiempos inmemoriales, y cómo la acción de los minerales modelaba las paredes con diferentes colores.

 

Una hora después, regresábamos al coche después de haber pasado un calor tremendo dentro de la depresión, donde el sol penetraba con auténtica saña. Hoy nos ha dicho que estaríamos a unos 42º, pero que se suelen alcanzar los 50º.

De vuelta a "Malindi" nos hemos acercado a ver el monumento, por llamarle de alguna forma, que "Vasco de Gama" construyó en 1498, y que consiste en un pedestal cónico con una cruz traída desde "Lisboa".

Para la hora de comer ya habíamos vuelto al camping en donde por la tarde nos hemos vuelto a relajar en una tumbona, disfrutando de la brisa marina que en esta costa es constante. Mañana cogeremos el avión con destino al archipiélago de "Lamu", para visitar la que dicen ser "La joya de Kenia".

 

Ver reportaje de : Hell's Kitchen / Depresión de Marafa - Malindi (Kenia)
arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

27/02/2014

  Malindi / Lamu (Kenia)

 

Abandonamos por unos días nuestra vida nómada de coche y tienda por la de hotel y visitas al "Archipiélago de Lamu". Un reducto de la cultura swahili que dominó toda la costa del Índico. Esta isla se caracteriza por mantener en la actualidad construcciones tradicionales, con puertas muy elaboradas y trabajadas y todo ello situado de una parte, en un paseo marítimo y de otra entre sinuosas y laberínticas callejuelas.

Con tranquilidad hemos abandonado esta mañana el camping del "Parque Nacional Marítimo de Malindi" para acercarnos al aeropuerto, donde al entrar y como ya nos avisaron, de nuevo han procedido a registrarnos el coche, a pesar de que algunos de los policías eran los mismos que lo hicieron anteayer. Sin problemas hemos aparcado el coche que estará allí durante los tres días de nuestra ausencia con la mayor parte de nuestro equipaje.

En media hora de vuelo aterrizábamos en la isla de "Manda" situada enfrente de la de "Lamu", siendo necesario coger un "dhow" u otra embarcación para llegar.

 

En el aeropuerto nos estaba esperando personal de la guesthouse "Stophower"en la que nos hospedaremos tanto en "Lamu" como en "Shela", ya que disponen de dos hoteles en las dos zonas más concurridas del archipiélago. Una pensión muy agradable con preciosas vistas al mar y de estilo tradicional.

Después de una ducha rápida y como ya era hora, hemos salido para comer en un restaurante del paseo que lo mejor que tenía era su situación y rápidamente volver al hotel para pasar las horas más calurosas del día, ya que al mediodía el calor es insoportable.

Cuando ya se volvía a poder respirar con la brisa marina, salíamos para visitar tanto la zona marítima como la parte interior, donde sus pobladores principalmente musulmanes, hacen su vida cotidiana. Mientras que a mí, este pueblo de "Lamu" me ha resultado agradable, tal vez porque he podido relajarme y olvidarme de las carreteras y pistas por las que llevamos muchos días viajando, a Carmen no le ha gustado tanto, sintiéndose incómoda en nuestro paseo del atardecer, tanto por la suciedad reinante como por el atuendo de las mujeres, la mayoría con rostro cubierto, que dan la sensación de que te están vigilando desde los dos puntos negros en los que se transforman sus ojos oscuros. Tal vez por no esperar esos atuendos tan cerrados y su importante número, nos ha sorprendido dándonos la sensación de que no estábamos en esta parte de África.

 
 

Mañana nos trasladaremos a "Shela" en la otra parte de la isla, donde parece ser que hay más infraestructura de hoteles y más occidentales disfrutando de sus playas.

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
   

28/02/2014

  Lamu / Shela (Kenia)

 

Nosotros no acertamos nunca con nuestros vaticinios. Ayer en "Lamu" pensábamos que hoy encontraríamos una zona mucho más agradable, ante lo que habíamos leído en las guías de que "Shela" había mejorado mucho porque numerosos occidentales habían comprado antiguas casa swahilis, reconstruyéndolas y dejándolas mucho más vistosas que las de "Lamu" y por lo que hemos visto así es, pero a "Shela" le falta el encanto de la vida diaria de una cultura. Aquí no hay más que: occidentales perdidos en los resorts o metidos en sus mansiones, una playa de más de 15 Km sin ningún encanto y un poblado poco agraciado sin ninguna infraestructura y sin practicamente calles. Únicamente caminos entre casas, transitadas por burros que son el ¡¡¡ Alma Mater !!! tanto de "Lamu" como de aquí. Sirven como: animales de carga y medio de locomoción porque no hay carreteras y tienen tal importancia en su economía que hasta disponen de una clínica especializada para solventar sus problemas de salud.

Para cambiar de población hemos tenido que coger un "dhow" que en quince minutos de navegación nos ha llevado al pie del hotel "Stophower", del mismo nombre que el de "Lamu". Después de hacer el registro y de intentar conectarnos a Internet sin conseguirlo a una velocidad mínimamente necesaria para descargar el correo, hemos optado por dejar la conexión para mañana que nos cambiarán de habitación a una que según nos han dicho tiene el router de Wi Fi dentro.

Después salíamos a ver el pueblo y la sorpresa ha sido que esperábamos por lo menos un paseo marítimo como el de ayer de "Lamu" y aquí no hay nada. Intrincados caminos entre casas sin una organización de calles, parecen ser la arquitectura vial de "Shela". Hemos bajado a la playa y echado a andar por la orilla en busca de un lugar apropiado con algo de sombra. Dos kilómetros después nos hemos dado la vuelta porque no tenía ningún encanto, optando por volver al hotel a comer y quedarnos a leer en la terraza que tenemos en la que sopla una maravillosa brisa.

 

 

Por la tarde, cuando ha bajado el calor salíamos al pueblo de nuevo para ver si éramos capaces de encontrar un cajero automático que según nos han dicho había. Haber cajero si lo había pero no aceptaba nuestras tarjetas. En esta segunda vuelta por "Shela", hemos podido corroborar que casi todas las casas pertenecían a: ingleses, franceses, italianos y hasta algún español, según nos han dicho. Todas ellas muy arregladas, pero difícil entender la lógica de comprarse aquí una casa, si no es para huir de la civilización.

 
 

Al atardecer hemos contratado otro "dhow" para ir a ver la puesta de sol, que nos ha obsequiado con un bonito paisaje en el que el protagonismo lo compartían: un sol muy limpio descendiendo en el horizonte y un "dhow" como parte inseparable del mar Índico.

 

 

arriba
-------------------------------------------------------------------------------
 

 

© Viendomundo.com
Volver
 
12ov